EN CAMIÓN SE LLEVARON $ 24.000 MILLONES

EN CAMIÓN SE LLEVARON $ 24.000 MILLONES

Mientras los espectadores del Teatro Royal del sector céntrico de Valledupar se entretenían en la tarde del domingo con la película En busca del oro perdido, enfrente, en el Banco de la República, un grupo de hombres también buscaba el oro de las consignaciones de fin de semana de las entidades bancarias del centro y norte del Cesar, y del sur de La Guajira. Aunque no se ha establecido oficialmente el monto de lo robado, la Policía lo estimó en 10.000 millones de pesos, lo que de confirmarse convertiría a este en uno de los robos bancarios más grandes en la historia del país. Tampoco se sabe cuántos hombres intervinieron en el robo; la Policía calcula que debieron ser unos seis.

19 de octubre 1994 , 12:00 a.m.

Lo sorprendente de todo es que no se activó el sistema de seguridad de la entidad. Al parecer, sólo se violentó la bóveda principal, instalada en el sótano, con equipos de soldadura autógena y seis cápsulas de oxígeno, elementos que debieron ingresar en el mismo vehículo en que sacaron el dinero, un pequeño camión del que tampoco se tienen mayores pistas.

Por las versiones de los testigos, el dinero fue sustraído del banco en un camión Dodge 300, de color rojo, que ingresó a la entidad a las 6:30 de la mañana del domingo y salió a las 12:00 de la noche.

Las directivas del Banco de la República, encabezadas por su gerente local, Marco Emilio Zabala Jaimes, han guardado hermetismo sobre la situación y las autoridades han retenido preventivamente a cinco personas, entre ellas tres de los inspectores de protección de la entidad (vigilantes empleados del Banco de la República que hacen turnos de ocho horas) y dos trabajadores de una compañía de aire acondicionado que le hizo mantenimiento al equipo la tarde del sábado. Así mismo, se han realizado veinte allanamientos a diferentes lugares de la ciudad.

Los tres inspectores de protección del Banco de la República son Winston Tarifa, Pedro Arias y Dimael Ramírez. Un cuarto inspector, Mario De la Hoz, que presta su servicio a la entidad, no se vinculó a la investigación porque terminó turno a las 6:00 de la mañana del domingo y nuevamente se reportó a las 2:00 de la tarde del lunes.

Una fuente de la Policía señaló que no se descarta la complicidad del personal que sabe del manejo electrónico. Agregó que no se explica cómo la entidad bancaria que cuenta con mejor seguridad en la región (el Banco Emisor), sea precisamente la asaltada y en una cuantía elevada. Hace 15 días, una comisión del Banco de la República de Bogotá llegó a hacer revisión técnica a los equipos de seguridad.

En la investigación intervienen la Policía, el Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), las fiscalías 14 y 15, y seis detectives de la Dirección de la Policía Judicial e Investigación (Dijin). Ayer llegó el jefe de Seguridad Nacional del Banco de la República, capitán de fragata (r) Luis Virgilio Abella Díaz, a apersonarse de la investigación. Mientras, la seguridad del banco fue reforzada con personal de Barranquilla.

Insólito robo La edificación de cuatro plantas del Banco de la República de Valledupar está situada en la calle 16 con carrera 9, en el sector bancario de la ciudad. La bóveda principal se encuentra en el sótano y allí se tiene acceso a través de un ascensor, al cual se ingresa accionando una clave secreta.

Los ladrones no violentaron ninguna de las puertas de entrada y según los inspectores de protección no se notó nada anormal por las pantallas de televisión, colocadas en el segundo piso y desde donde se accionan las puertas de entrada a la edificación.

Según una fuente, que no quiso ser identificada, el portón, por donde supuestamente ingresó el camión, se controla desde la central de alarmas en el segundo piso, donde está el inspector de protección de turno.

El millonario robo fue descubierto a las 2:00 de la tarde del lunes festivo, cuando el inspector de protección, Pedro Arias, que estaba amarrado, logró soltarse y hacer presión en los vidrios para avisar a un agente de la Policía que presta su servicio las 24 horas del día en las afueras de la entidad.

Tras la inspección de la bóveda por miembros de la Fiscalía, se encontraron 23 botellas de oxígeno (17 de 60 libras y 6 de 40), una botella de acetileno, más de 35 metros de cable trifásico, dos compresores de aire, un extractor de aire, un mazo, un par de guantes quirúrgicos, un barretón, destornilladores, pinzas, llaves de tubo, alicates y forros plásticos negros.

El comandante de la Policía, coronel Humberto De los Ríos, señaló que este es uno de los robos más insólitos que se ha cometido en el Cesar, en donde en este año han sido asaltadas las sucursales de Corpavi de Valledupar y la Caja Agraria en San Diego. Recordó que después del hurto al Banco Ganadero de El Copey (Cesar), de donde se llevaron 14 millones de pesos hace 15 días, no se había reportado una situación similar.

Una fuente de la Seccional de Policía Judicial e Investigación (Sijin) de Valledupar informó que hasta el momento no se han elaborado retratos hablados de los asaltantes, pues los testigos han variado la versión, ya que en un principio señalaron que los hombres tenían apariencia del interior del país y después se retractaron al señalar que no alcanzaron a verles los rostros.

También el Cafetero Otro robo, en una cuantía estimada en más de doscientos millones de pesos, se produjo ayer en las instalaciones del Banco Cafetero de Pereira.

El informe entregado por el comandante de la Policía Risaralda, teniente coronel Gonzalo Jiménez Díaz, señala que un grupo de delincuentes, tras someter al vigilante de esa institución, Rubiel Giraldo Osorio, de 29 años, quien fue encontrado atado, procedió a abrir la caja de consignación nocturna utilizando dinamita de mecha lenta y taladros.

Al hermetismo guardado por los funcionarios bancarios se suma el misterio que ronda sobre la manera como pudieron ingresar los asaltantes a las dependencias, ya que no fueron violentadas las cerraduras ni se activaron las alarmas del lugar.

De manera precautelativa fue detenido el vigilante Rubiel Giraldo.

Ladrones de bancos, hay de todos los estilos Asaltantes de bancos hay de todo tipo y de todos los estilos: desde los que llegan con el arma en la mano a plena luz del día, hasta los que secuestran a un directivo de la entidadad, pasando por los que esperan pacientemente al cierre del establecimiento o al fin de semana para cometer el delito.

El asalto más común, dicen las autoridades, es el de la toma de la sede bancaria con todo y clientes adentro.

Este tipo de delincuentes no son especialistas, imponen el miedo y el éxito de su operación depende de su rapidez.

A este grupo pertenecen los asaltantes que se quedan robando bancos y cada vez se profesionalizan . Ellos operan con cierta cotidianidad y el lapso entre un robo y otro depende de cuánto les dure el dinero.

Un segundo grupo de asaltantes lo conforman organizaciones que realizan labores de inteligencia: ubican un banco, su número de empleados, las medidas de seguridad, las vías de llegada y salida y saben el tiempo que se demorará la Policía.

Labor que puede durar entre 7 y 15 días y que va más allá del robo porque tapan las posibles pistas que dejaron o preparan un segundo asalto.

Entre un 10 y un 20 por ciento de los bancos asaltados una vez, en menos de seis meses, vuelven a ser robados.

Este tipo de asaltos son seguros, lo único que los estropearía sería un hecho fortituo como la presencia de una patrulla.

Hay grupos que buscan entrar al banco con amigos, empleados que son cómplices o por la fuerza, utilizando la retención de personas.

En Bogotá, por ejemplo, se han presentado varios asaltos en los que el gerente del banco es secuestrado antes del atraco y bajo presiones de asesinar a un familiar es obligado a abrir la caja fuerte.

Un cuarto grupo de asaltantes es el de los ladrones talentosos como los del Banco de la República en Pasto, en 1977, quienes construyeron un túnel de casi 50 metros de la largo y robaron 82 millones de pesos.

Los delincuentes que integran estos dos últimos grupos se dedican exclusivamente al robo de banco, dice el jefe de seguridad de una entidad bancaria. Generalmente roban un banco y se pueden demorar hasta seis meses o un año en realizar otro asalto.

Bancos han perdido más de $ 11.000 millones Unos 11.190 millones de pesos le ha costado a las entidades financieras colombianas los robos, estafas y falsificaciones realizadas en los nueve primeros meses del año.

De acuerdo a un estudio de la Asociación Bancaria y de Entidades Financieras de Colombia (Asobancaria), en el último trimestre del año este tipo de siniestros ha tenido un costo de 1.548 millones de pesos, en sólo el 30 por ciento de las entidades financieras. El volumen de pérdidas podría ser mayor, sí se tomara en cuenta todo el sector.

Además, la cifra aumentará a un récord al finalizar el año, teniendo los dos asaltos del pasado fin de semana al Banco de la República en Valledupar y a un cajero automático del Banco Cafetero en Pereira, por unos 100 millones.

El robo a la sucursal del Banco de la República ha sido considerado por las autoridades como el más grande al ente Emisor en toda la historia del país.

Los siniestros no sólo incluyen hurto sino estafa a cuentas corrientes, a cuentas de ahorros, a tarjetas de crédito y débito, falsificación de cheques y títulos valores, fraudes internos y terrorismo.

Sin embargo, el hurto es el peor dolor de cabeza de los bancos y las corporaciones de ahorro y vivienda.

Según Asobancaria, por hurto simple y calificado las entidades perdieron unos 6.099 millones de pesos entre enero y septiembre, es decir, el 54 por ciento del total de los siniestros.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.