EE.UU. AMENAZA A COLOMBIA

EE.UU. AMENAZA A COLOMBIA

Volvió a estallar la guerra bananera mundial. Esta vez el primer cañonazo lo disparó Estados Unidos a la Unión Europea (UE). Pero las esquirlas son tan fuertes que ya las empiezan a sentir los exportadores colombianos. La amenaza de Estados Unidos fue contundente: si los europeos insisten en aplicar acuerdos de cuotas bananeras, se restringirá el mercado estadounidense para los productos de la Comunidad.

19 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

La UE respondió con otro cañonazo. Dijo que si hay restricciones, no firmará el Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT).

De paso, Estados Unidos le apuntó a Colombia. Amenazó con restricciones si el país pone en marcha un sistema de cuotas firmado con la UE.

El representante comercial, Mickey Kantor, acogió las demandas de las transnacionales Chiquita Brands y Banana Hawai, que señalaron los sistemas de cuotas como perjudiciales para sus intereses.

Las empresas recibieron el apoyo de 65 congresistas y el gremio agrícola estadounidense.

Una vez más los productores colombianos de banano sienten pasos de animal grande . Existe la preocupación de que se cierre el mercado de los Estados Unidos donde se comercializa alrededor del 52 por ciento de la fruta nacional.

Los Estados Unidos amenazaron a los Europeos con la aplicación de restricciones comerciales sin insisten en los acuerdos bananeros.

La amenaza es tan fuerte que ya se está sintiendo en Colombia y no sólo afectaría a los productores de banano. Otros sectores exportadores podrían salir perdiendo.

Es la primera vez que Colombia se ve amenazada por Estados Unidos en momentos en que vuelve a agudizarse la guerra mundial del banano que enfrenta a dos grandes: la Unión Europea (UE) y Estados Unidos.

Según las empresas estadounidenses Chiquita y Banana Hawai, las cuotas bananeras establecidas por la UE no las favorece. Por el contrario, aseguran que desde julio de 1993 han perdido el 50 por ciento del mercado europeo, porción que han ganado empresas europeas.

Por ello, las empresas se quejaron ante el representante comercial, Mickey Kantor, y le pidieron que tomara medidas al respecto.

Kantor decidió aplicar la resolución 301, que es un arma letal que posee Estados Unidos para restringir la entrada de productos a su mercado.

Por qué un conflicto entre la UE y Estados Unidos afectaría a Colombia? Colombia, Costa Rica, Venezuela y Nicaragua firmaron un acuerdo en marzo de este año, denominado Marco , que les permitirá colocar en 1995 cerca de 1,1 millones de toneladas de banano.

Este acuerdo tampoco es aceptado por Estados Unidos porque considera que también les quita mercado a sus comercializadoras de banano.

El acuerdo marco debía entrar a regir el primero de octubre pasado, pero se aplazó para enero de 1995. Por ello, Kantor advirtió a los cuatro países que si ponen en práctica este esquema les aplicará la 301.

Cómo funciona Si se aplica la 301 a Colombia, sus principales productos de exportación se verían amenazados con restricciones en el mercado estadounidense.

Estados Unidos podría establecer aranceles altos o prohibir la entrada de productos como café, el mismo banano, frutas, o textiles.

La resolución 301 la tiene protegida Estados Unidos como algo muy preciado, hasta el punto de que está por fuera de las normas del Acuerdo General sobre Aranceles y Comercio (GATT).

La 301 fue expedida por el Gobierno de Estados Unidos en la década de los setenta. Surgió para atacar principalmente a Japón.

Sin embargo, nunca ha sido usada. Estados Unidos la esgrime cada vez que se enfrenta comercialmente con cualquier país.

Es decir, la ha puesto sobre el tapete como amenaza antes de aplicarla con vigor, porque en conflictos comerciales recientes con la UE), Japón, Brasil y la India estas naciones prefirieron negociar antes de que se les cerraran los mercados estadounidenses.

Los casos No es la primera vez que los europeos sienten el peso de la 301. La UE fue obligada a abrir sus mercados a las oleaginosas (soya y girasol) estadounidenses, ante la amenaza de aplicar aranceles retaliatorios del 200 por ciento para las exportaciones francesas de vinos y aceites.

Tampoco los japoneses se han salvado. Este año, la poderosa nación asiática tuvo abrir sus mercados a las empresas de computadores y de teléfonos celulares de Estados Unidos, bajo amenazas de imposición de barreras a diversas manufacturas.

Brasil y la India no han escapado a la amenaza de la 301 . En ambos casos, estuvieron de por medio los computadores y la propiedad intelectual. Las dos naciones cedieron a las presiones de Estados Unidos y abrieron sus mercados.

La resolución 301 puede activarse de dos maneras: por iniciativa del Gobierno o por solicitud del sector privado.

En el caso del banano, se pidió la aplicación de la norma por demandas elevadas por dos transnacionales, con el apoyo de 65 congresistas y del gremio agrícola estadounidense.

Sea cualquiera de los dos casos, el Departamento de Comercio primero inicia lo que denomina la investigación , período que puede durar uno o máximo dos años, en el cual examina y comprueba si la nación objeto de posibles retaliaciones sí realiza prácticas comerciales que afectan a Estados Unidos.

Esta etapa es la del tire y afloje , en la que los negociadores estadounidenses plantean sus demandas y ponen sobre la mesa las cartas con las posibles retaliaciones.

Como ha ocurrido en otros casos, una vez expuestas las amenazas, Estados Unidos concede un margen de tiempo para que las naciones objeto de la 301 se acomoden a sus exigencias y si no aceptan, entonces llegara el bombardeo de agresiones.

240.000 personas viven del banano Unos 40.000 empleos directos y más de 200.000 indirectos genera la agroindustria del banano en Colombia.

Las plantaciones de la fruta ocupan un área de 40.000 hectáreas entre Urabá y la zona de Santa Marta.

Urabá participa con el 65,5 de las hectáreas y el resto corresponde al departamento del Magdalena.

La guerra bananera que surge de nuevo entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE) ha comenzado a preocupar a los productores de la fruta.

Según el presidente de la junta directiva de la Asociación de Productores de Banano de la zona del Magdalena (Guineos), Rafael Pérez Dávila, la situación que se presenta en estos momentos es muy grave .

El dirigente gremial aseguró que las amenazas de Estados Unidos en caso de que entre en vigor el acuerdo marco con la UE y Colombia, son delicadas porque en el caso del Magdalena la supervivencia de esa agroindustria depende de que al productor se le complete su ingreso con el valor de la cuota a la UE.

Pérez Dávila calculó ese ingreso adicional en más de cinco dólares por caja.\ Colombia tiene una cuota asignada por la UE de 22 por ciento, dentro del acuerdo marco , que debe entrar a regir en enero de 1995.

Según Pérez, si se frustra ese acuerdo sería un golpe para los productores de la región, lo que obligaría al cierre de ocho mil de las 16.000 hectáreas en producción.

De las hectáreas que saldrían, cerca de ochocientas son de usuarios de la reforma agraria, que dedicaron sus tierras adjudicadas a sembrar la fruta.

En el Magdalena la mayoría de productores son pequeños, y se estima que alcanzan a 1.200.

En el caso de Urabá, su única fuente de ingresos y de generación de empleos es la agroindustria de la fruta. Un cierre de las exportaciones sería un golpe duro para la zona.

Urabá vive problemas sociales grandes, acentuados por la acción de grupos guerrilleros y paramilitares. Buena parte de su aún escasa infraestructura de servicios públicos ha surgido por las inversiones bananeras.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.