ASESINADOS 26 POLICÍAS AYER

ASESINADOS 26 POLICÍAS AYER

Un suboficial y 25 agentes de la Policía murieron durante un ataque de los frentes XIII, XVIII y XXXII de las FARC en la inspección de Churuyaco, municipio de Orito, al occidente del Putumayo. Los hechos se registraron a las 4:15 de la mañana de ayer sábado. Los agentes fueron sorprendidos por la guerrilla mientras dormían. En el puesto de Policía se encontraban 28 uniformados, dos de ellos quedaron heridos.

08 de noviembre 1992 , 12:00 a.m.

El sitio hace parte del Distrito Sur de la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol), donde se almacenan los crudos que se bombean de los pozos existentes en la zona.

La guerrilla se apoderó de 34 fusiles de la Policía, se llevaron radios de comunicación de la institución y de Ecopetrol.

La Policía y el Ejército explicaron desde Puerto Asís que no se pudo atender los llamados de emergencia que se hicieron desde Churuyaco a la madrugada, debido al mal tiempo que impedía el sobrevuelo de helicópteros. Los primeros refuerzos en llegar a Churuyaco lo hicieron apenas hasta las 7 de la mañana, según informó el alcalde de Puerto Asís, Jorge Coral Rivas.

Churuyaco hace parte del Distrito Sur de la Empresa Colombiana de Petróleos, Ecopetrol, de donde se extraen crudos que son bombeados a través del Oleoducto Transandino cuyo terminal está localizado en el puerto nariñense de Tumaco.

Ayer tarde el puesto fue visitado por el ministro de Defensa, Rafael Pardo Rueda, el comandante del Ejército Manuel Murillo González y el director de la Policía, general Miguel Antonio Gómez Padilla, quienes encontraron desolación y tristeza en el sitio de la masacre.

El sitio del ataque está a ocho horas por carretera de Mocoa, región limítrofe con Ecuador, y treinta minutos en helicóptero de Puerto Asís.

Mientras que los dos heridos fueron llevados hasta Puerto Asís, los cadáveres de los agentes muertos fueron evacuados de Churuyaco a las 2:30 de la tarde vía aérea y llevados a la morgue del hospital, San Francisco de Asís de Puerto Asís. Entrega de cuerpos La mayor parte de los uniformados son oriundos de distintas regiones del interior del país a donde serán remitidos hoy para que sus familiares les den sepultura.

Sus identidades son las siguientes: Cabo segundo Héctor Jaime Pescador Trejos. Agentes, Rafael Enrique Acuña Parra, Jesús Cerón Rosero, Antonio Chamorro De La Cruz, Sebastián Contreras Ramírez, José Ramiro Delgado Camuez, Alejandro de Jesús García Osorio, Luis Alberto Gil García, Alberto Gómez Mina, Carlos Humberto Jiménez Bañuel, Eliécer López Ariza, Wilson de Jesús Maya Maya, José Joaquín Meléndez Miranda, Javier Morales Vinasco, Wilson Mosquera Moreno, Hugo Libardo Ortega Quiroz, Humberto Orlando Ráquira Ráquira, Gildardo Rosero Mora, Harold Ruano López, Milton César Ruiz Orozco, Gil Mario Sánchez Barrantes, Martín Torres Ramírez, Roberto William Torres Samuet, José Henry Triana Correa, Giovanny Antonio Valencia Martínez y Juan Carlos Villota Brand.

Los heridos son Fabio Armando Benavides Marcillo y Germán Olier Morales García, el primero tiene un tiro en la espalda y el segundo, uno en la cabeza. Voceros del hospital regional de Puerto Asís indicaron que solo hasta las 2 de la tarde empezaron a recibir los primeros cadáveres de los agentes asesinados.

El golpe de la guerrilla perturbó tanto a los sobrevivientes que ni siquiera habían podido dar sus nombres ni los de sus compañeros caídos.

Además, la comunicación telefónica con la zona era imposible porque la guerrilla destruyó los equipos.

Entre tanto, en el Distrito Sur se realizaban trabajos de reparación de los tanques perforados.

Jorge Enrique Acero, gerente de Ecopetrol en Orito, población localizada a 35 minutos por tierra de Churuyaco, convocó la solidaridad de las gentes del Putumayo para continuar trabajando en la explotación del recurso petrolero en la región que es el que está constantemente amenazado por la guerrilla y que a su vez es la principal fuente de ingresos para el Putumayo.

Ayer en la tarde, tropas del Ejército adscritas al Comando Específico del Sur sostenían combates con una de las columnas guerrilleras que atacó a Churuyaco. El Comandante de la Policía Departamental de Putumayo, teniente coronel Alberto Ramírez Gómez, confirmó los enfrentamientos pero no reveló los resultados. Emboscada anunciada Desde el 23 de octubre pasado se presagiaba una acción violenta de la guerrilla en el Putumayo. Desde ese día y hasta el 29, el departamento estuvo aislado como consecuencia de la serie de amenazas de la guerrilla contra los transportadores.

Entonces, el frente XXXII de las FARC conminó a las 14 empresas de carga y pasajeros a paralizar actividades o en caso contrario serían convertidas en objetivo militar. Los propietarios de buses y taxis de servicio urbano en Mocoa y Puerto Asís guardaron también sus vehículos durantes seis días. Las pérdidas económicas fueron cuantiosas.

A mediados de año la subversión en Putumayo dijo mostrarse interesada en los diálogos y liberó a tres policías y tres militares que estaban secuestrados desde el año pasado.

Hace casi un año, el 19 de noviembre, un suboficial y nueve agentes murieron en un ataque de la Coordinadora Guerrillera entre Mocoa y Villa Garzón. El grupo policial regresaba de cumplir una misión antinarcóticos. Ataca el ELN Finalmente, desde Cesar se informó que un agente de la Policía Nacional resultó herido en enfrentamiento con la guerrilla, pero logró frustrar, junto con sus compañeros, la destrucción de un banco en este departamento. Entre tanto, otra entidad fue atacada.

Los atentados fueron perpetrados en forma consecutiva a las 4 de la madrugada de ayer por el frente Camilo Torres Restrepo del Ejército de Liberación Nacional (ELN), informó el Comando de Policía.

En Pailitas, estalló una bomba de bajo poder en la sede del Banco Ganadero, ubicado a diez metros del cuartel de la Policía. Los daños en la edificación fueron calculados en más de un millón de pesos.

Mientras, en San Alberto, el agente Carlos Alberto Jiménez López, resultó gravemente herido con esquirlas de granada al contrarrestar un intento de los subversivos por atacar las instalaciones del Banco de Bogotá.

Los uniformados hicieron frente al grupo de unos siete sujetos, quienes lograron escapar sin conseguir su cometido.

En los dos municipios se desplegaron operaciones combinadas entre la Policía y el Ejército, para controlar la situación, en tanto que el comercio suspendió actividades. El desangre cotidiano Enero 26 de 1992: En el sitio Los Mangos, Jurisdicción de Yondó (Magdalena Medio Antioqueño) en una emboscada realizada por 50 guerrilleros del XXIV frente de las FARC fueron asesinados 6 soldados y un suboficial del Batallón antiaéreo Nueva Granada, que vigilaban las torres de ISA. El hecho se produjo hacia las 4:30 de la madrugada y el combate duró 3 horas.

Abril 13 de 1992: Cerca de 150 guerrilleros atacaron el puesto de policía de Silvana, en jurisdicción del municipio de Gigante (Huila) y asesinan a ocho uniformados de la institución.

Agosto 14 de 1992: Un suboficial, 6 agentes de la Policia y otros dos heridos fue el saldo de un ataque a patrulla cerca del aeropuerto de Cravo Norte (Arauca). El hecho se produjo a las 10 de la mañana cuando los agentes se disponían a hacer un relevo de guardia en el aeropuerto local. El fue atribuido al frente Domíngo Laín del ELN.

Septiembre 5 de 1992: Nueve policías antinarcóticos y 5 agentes bachilleres murieron al ser atacada una patrulla en el perímetro urbano de Villavicencio, en la vía que conduce al aeropuerto Vanguardia. Los hechos se produjeron a las 6:45 de la mañana.

Octubre 20 de 1992: Un suboficial y 8 soldados murieron, otros 6 heridos al ser emboscada la patrulla en que viajaban en el sitio Las Mirlas a 20 minutos de Barrancabermeja. Condicionan protección a Ecopetrol Si en treinta días la Empresa Colombiana de Petróleos (Ecopetrol) no ha construido viviendas dignas y seguras para los miembros del Ejército y la Policía que cuidan sus instalaciones, el Gobierno se verá en la obligación de retirarle la protección , le dijo ayer a EL TIEMPO una fuente de entero crédito del Ministerio de Defensa.

Las habitaciones en donde vivían los agentes de la Policía que fueron muertos ayer en una incursión guerrillera a una central de almacenamiento de Ecopetrol en Putumayo, eran chozas de metro y medio cuadrado.

En cada una de ellas dormían tres agentes. Las camas estaban compuestas por una tabla y un colchón. No tenían un lugar de alimentación.

Según los testimonios recogidos por este diario en el lugar de los hechos, diariamente era enviado un policía hasta Orito, a treinta minutos, a traer alimentos.

En viviendas como esa no se puede meter a un ser humano, y menos cuando éste tiene el compromiso de cuidar una riqueza .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.