Otra sombra ‘para’ en clan Gnecco

Otra sombra ‘para’ en clan Gnecco

Lo que acaba de decirle un testigo a la Corte Suprema Justicia sobre las presuntas relaciones de Lucas Gnecco, ex gobernador del Cesar, con un narcotraficante al servicio de ‘Jorge 40’ es el capítulo más reciente en una historia que la justicia intenta reconstruir: la del papel que jugó el clan de los Gnecco Cerchar durante el apogeo de las Auc en la Costa Atlántica. (VER CUADRO: LA CONSOLIDACIÓN DE LOS 'PARAS' EN EL CESAR)

28 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Los investigadores tienen claro que no hay procesos contra la familia por sus presuntas relaciones con ese grupo ilegal, pero también saben que su destino se cruzó varias veces con el de las Auc.

De descendencia italiana, los Gnecco se establecieron en Valledupar después de haber vivido en La Guajira. En la década del 90, Jorge Gnecco, logró el control de la política en gran parte del Cesar, La Guajira y Magdalena.

‘Jorgito’, como muchos le decían, era el motor del poder de la familia. En un ascenso fulminante logró llegar a la Asamblea del Cesar y luego llevó a sus hermanos Lucas, el mayor de los tres, a la Gobernación del departamento (en dos períodos), y José Víctor, que se cambió el nombre por Pepe, al Senado.

Al mismo tiempo, ‘Jorgito’ vivió una racha de éxitos en negocios de transporte. Pero algo cambió drásticamente el 11 de agosto del 2001. Ese día, Jorge fue asesinado en Bosconia (Cesar) por ‘Jorge 40’, que acordó el crimen con los jefes paramilitares Salvatore Mancuso y Carlos Castaño.

Mancuso declaró hace 10 días que el asesinato se realizó porque Jorge creó un grupo que secuestraba y mataba a nombre de las Auc, pero sin su consentimiento.

Pero, algunos creen que hay razones más oscuras detrás del crimen por la forma como lo asesinaron. Según las autoridades, en una conversación interceptada al capo Scali Natali, señalado socio de Mancuso, el narcotraficante señala que a Jorge “le sacaron los ojos estando vivo”.

De socios a enemigos El hecho llama la atención pues, según Mancuso, Jorge era su socio. De hecho, lo describió como uno de los primeros promotores de las Auc.

La misteriosa ruptura de esa alianza de la ‘parapolítica’ parece repetirse en el caso de su hermano Pepe, secuestrado por los ‘paras’ en el 2004.

Otro hecho grave tuvo que haber pasado entre él y los ‘paras’, ya que en octubre del 2001, dos meses después del homicidio de su hermano, Pepe había apoyado el polémico pacto secreto de Ralito, también revelado por Mancuso.

En su momento, ‘Jorge 40’, que lo liberó, dijo que Pepe y varios miembros de su familia eran “delincuentes de cuello blanco”. Las causas del secuestro aún son confusas.

A estos hechos se suma ahora la declaración del testigo Jaime Charris, que dijo que Lucas Gnecco mantenía “negocios” con Jorge Hernández, ‘Boliche’, narcotraficante al servicio de ‘Jorge 40’ y hoy protegido por la justicia de E.U.

“Incluso, la mayoría de carros y algunas propiedades de Lucas –declaró Charris– se las vendió a ‘Boliche’, y a veces se las recibía como parte de pago del flete que ‘Boliche’ cobraba por kilo de cocaína”.

Ahora, la justicia deberá establecer si el ascenso al poder de esta familia se benefició de algún pacto con las Auc, que luego se frustró. De hecho, el senador Álvaro Araújo, miembro del otro clan del Cesar que se enfrentó a los Gnecco, dice que estos llevaron los ‘paras’ al departamento.

Araújo es investigado en la Corte por esas presuntas alianzas que las Auc hicieron con políticos para dominar esta región, uno de los reinos más blindados de los ‘paras’.

Nueva versión contra Maloof El testigo Jaime Charris no solo salpicó con su versión a Lucas Gnecco.

También habló del senador Dieb Maloof, investigado por la Corte por presuntos nexos con ‘paras’.

Dijo que el narcotraficante ‘Boliche’ también era “muy amigo” del senador.

“‘Boliche’ directamente no le patrocinó la campaña a él, pero una vez se lo presentó a ‘Jorge 40’, yo los llevé, y por intermedio de ‘40’ y él, recibió dinero para patrocinar la campaña”. Dijo que la cita se dio en Valledupar.

Incluso, contó que ‘Boliche’ y el senador eran vecinos y “se visitaban constantemente”. Después dijo que se reunieron nuevamente, en una finca en San Ángel, y esta vez ‘Jorge 40’ estaba uniformado y acompañado de otros ‘paras’. La cita, dice, se desarrolló en un ambiente amable y de ‘camaradería’. Después dijo que asistió con ‘Boliche’ y Maloof a una tercera reunión, esta vez en una finca en Tierralta (Córdoba) con unos ‘duros’.

“Allí se reunía ‘Boliche’ con el estado mayor de las Auc para arreglar cuentas. Estaba ‘don Manuel’, ‘Jorge 40’, ‘don Adolfo’, ‘don Julián’ y ‘el Profe’”, explicó el testigo.

El senador ha negado todas las acusaciones en la Corte.

TRES HERMANOS QUE MANEJARON AL CESAR Pepe Gnecco.

Ex senador. Firmó el pacto secreto de Ralito del 2001. Será llamado a declarar. Tras su secuestro detuvieron al ‘Flaco’, sindicado de manejar el envío de drogas del ‘para’ Hernán Giraldo.

Lucas Gnecco. Fue Gobernador en 1991 y 1997. Condenado a 42 meses por despedir empleados que no apoyaron la candidatura de su hermano Pepe. Está acusado de firmar contratos irregulares.

Jorge Gnecco. Asesinado en el 2001. Levantó en Santa Marta un emporio con 100 tractomulas. Adquirió el contrato de transportar carbón de las minas del Cesar a puertos del Magdalena

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.