DIOS SALVE A...

DIOS SALVE A...

20 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Inglaterra y su monarquía, tradición, elegancia, buena clase, parecen simbolizar ese estilo de vida imposible de irrespetar por quienes han seguido históricamente la trayectoria del pueblo que se asienta en las Islas. Hoy vemos con dolor y a veces con repugnancia el debate suscitado en torno de la familia real. Surgen consejas, historias más propias de clases sin cultura ni tradición y todo ello conforma un dilema que van a afrontar los ingleses. Su realeza ha encabezado batallas admirables de Inglaterra para defender los principios democráticos. La monarquía les gusta a sus súbditos en una inmensa mayoría, pero claro, existen núcleos -muy pequeños hasta el momento- que la combaten, le critican sus excesivos gastos, les molesta su pompa.

La prensa, o parte de ella calificada en el mundo como de características sensacionalistas y repugantes, ha contribuido a fomentar las indiscreciones de la familia real, y hoy el manto que cubre a la monarquía la hace ver oscurecida con exageración. Por esa razón, desde esta América democrática, republicana y sin nobleza de verdad, gritamos a coro Dios salve a la monarquía , porque ella simboliza para el mundo entero el poderío que encarnó el imperio británico en su pasado.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.