DE LA ROSA AL BANANO

DE LA ROSA AL BANANO

Luego de la zancadilla de las flores, viene el resbalón con el banano. Los gringos definitivamente ni rajan ni prestan el hacha. Invocan a gritos la libertad de mercado, pero cuando ésta perjudica a sus productores o a sus multinacionales, chillan y amenazan. Lo que sucede ahora con el banano es bien diciente. Estados Unidos le ha advertido a la Unión Europea (UE) que si aplica acuerdos de cuotas bananeras con Colombia, Venezuela, Nicaragua y Costa Rica, restringirá el acceso de productos de la Comunidad Europea al mercado estadounidense. Y también les ha notificado a estos cuatro países que podrán sufrir represalias comerciales si ponen en marcha el sistema de cuotas firmado con la U.E., que les permitirá aumentar su exportación de banano a Europa.

20 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Todo porque las multinacionales que controlan la comercialización del producto, encabezadas por la Chiquita Brands, se consideran perjudicadas por un acuerdo que pretende corregir una injusta discriminación contra los productores latinoamericanos de banano.

El manejo del mercado estaba totalmente en manos de los intermediarios, que lo manipulaban a su antojo. La caja de banano, por ejemplo, se cotizaba a 18 dólares, de los cuales no le entraban sino 4 al exportador colombiano. Vino entonces la protesta de Colombia que dio lugar a la larga y complicada negociación con la U.E. para quitarles poder a las multinacionales intermediarias y garantizar un precio más justo para productores y exportadores.

A este proceso se opusieron los países centroamericanos -Guatemala, Honduras, Panamá- donde las multinacionales bananeras ejercen una desmedida influencia, y Ecuador, donde un mismo empresario maneja la exportación y comercialización del producto. Pese a la división latinoamericana, Colombia y sus tres aliados lograron negociar un acuerdo con los europeos para que sus productores reciban un porcentaje mayor del precio de la venta del banano en ese Continente.

Con este porcentaje se quedan hoy las multinacionales, que por eso han puesto el grito en el cielo. La Chiquita movilizó a decenas de congresistas y ha logrado que el Departamento de Comercio de E.U. respalde oficialmente sus quejas. Quedamos, pues, advertidos: si aplicamos el acuerdo del banano con los europeos, habrá restricciones a los productos colombianos en E.U.

Y así no se puede. Cómo pretende E.U. que Colombia fomente sus cultivos legítimos y se libere de la tiranía económica de productos como la coca, si se dedica a entorpecer los esfuerzos que ésta hace por fortalecer su economía legal?.

El caso de las flores es otro ejemplo ilustrativo. E.U. cede ante el lobby local de floricultores y protege a sus productores más ineficientes castigando a los exportadores colombianos con toda suerte de impuestos antidumping .

Y es así como en menos de dos meses, por presiones internas de intereses particulares, Washington ha descargado un tremendo garrotazo sobre dos de nuestros productos más importantes de exportación, como son flores y bananos.

Razón le sobraba al presidente Samper cuando, en su discurso ante las Naciones Unidas, denunció cómo se están cerrando la puertas para nuestros productos agrícolas. El neoproteccionismo en boga entre las potencias económicas, que impide la posibilidad de libre comercio en los países en desarrollo, se camufla hoy tras las más diversas artimañas comerciales y restricciones no arancelarias.

Samper dijo en su discurso que había contado nada menos que 192 barreras que se aplican a los productos latinoamericanos: exigencias fitosanitarias, etiquetados ecológicos, moscas del Mediterráneo... Fórmulas casi surrealistas que parecen sacadas del diccionario fantástico de Borges . Por algo esta fue la parte más aplaudida de su intervención. Porque toca un punto real y sensible en la discriminación comercial que enfrenta el mundo en desarrollo para acceder a los mercados de Estados Unidos y Europa. Mientras persistan estas barreras, todo el bla bla bla sobre libre comercio no será sino eso.

En el caso de Colombia, golpes como los que reciben las flores y el banano tienen repercusiones particularmente graves. Somos, como no cesan de recordárnoslo los amigos del Norte, un país cada vez más dominado por la economía del narcotráfico. Cómo dejar de serlo, cuando se socava de esta manera nuestra economía legítima; mientras la coca parece ser el único cultivo de exportación que no sufre restricciones. Se las birla todas porque es un producto ilegal de gran demanda y por eso mismo uno de los negocios más rentables del mundo.

Las medidas contra las flores y el banano van a generar un agudo desempleo con todos sus perturbadores efectos sociales. En las zonas bananeras de Urabá y Ciénaga, afectadas de por sí por un grave problema de violencia, la perspectiva de miles de personas adicionales sin trabajo es francamente aterradora.

De este ejército de desempleados se beneficiará en primer lugar la guerrilla, que se mueve a sus anchas por estas regiones y verá aumentada su capacidad de reclutamiento. Los desplazados de sus trabajos podrían igualmente ingresar a los grupos paramilitares que también pululan en la zona como reacción a la presencia guerrillera. O dedicarse simplemente a robar o secuestrar.

Un primer resultado de las presiones de las multinacionales bananeras será, pues, el de agudizar los factores de inseguridad en un país al que ya no le cabe más violencia. Otro efecto previsible será el de suministrarle más mano de obra barata, o inclusive la experiencia de empresarios quebrados, al boyante negocio del narcotráfico. Que se burla de restricciones fitosanitarias y barreras arancelarias. Y que atraerá cada vez a más colombianos despojados de sus fuentes legítimas de producción o de trabajo.

Pero, tranquilos, que aquí seguiremos en la lucha para liberar a los pobres consumidores gringos de la tiranía de la droga colombiana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.