Secciones
Síguenos en:
LA TELEVISIÓN

LA TELEVISIÓN

Pobre ministro de Comunicaciones. Apenas salió a proponer cómo debiera quedar organizada la televisión en Colombia, se le vino encima el basilisco del canal uno porque no propuso lo que le habían dicho que propusiera. A eso están quedando reducidos los ministros, o hacen exactamente lo que les dicen los interesados en las leyes que le proponen al Congreso, o tienen que resignarse a que los vapuleen unos profesionales en abuso verbal, varias veces a la semana de 7 a 9 a.m., frente a varios millones de oyentes. Se ha pasado de un sistema político en el cual los deliberantes estaban vinculados a los partidos a uno en el cual la deliberación y la evaluación de la gestión gubernamental provienen de una sola empresa. A finales de los años 70 ya nos preocupaba que el papel de los partidos lo estuvieran desempeñando gremios como la Andi y la SAC o Fedemetal. Se hablaba entonces de que se estaba organizando un estilo corporativista que llevaba a que las decisiones políticas se adoptaran con

Esta tendencia se ha agudizado y se ha llegado a la situación actual, en la que tanto los gremios como los partidos han perdido poder político y capacidad deliberatoria y están siendo remplazados directamente por propietarios de grandes empresas. Ellos y sus agentes han adquirido el poder de veto y la capacidad de influir sobre el Gobierno y el Congreso que no tiene ningún otro grupo social en Colombia. Ello lleva a que el debate y el proceso de tomar decisiones del Gobierno se oriente, en muchos casos, simplemente a buscar un equilibrio entre intereses privados muy particulares, casi personales.

El problema con un sistema político sintonizado para favorecer prioritariamente intereses particulares específicos, o para no antagonizarlos, es que pierde su carácter democrático como representante del interés general. De qué nos sirve votar a favor de perencejo, o elegir a fulanito, si no le responden al público sino a los dueños de unas empresas porque les financiaron la campaña, o sencillamente porque les da miedo que los ataquen todas las mañanas? De qué nos sirve tener buenos ministros si los van a vetar porque sus políticas no siguen directamente la orientación que desea esta o aquella empresa? Es posible que por tolerar esta incursión abierta de los intereses particulares en la vida política nacional, la sociedad colombiana está permitiendo que su sistema de gobierno evolucione hacia un totalitarismo comercial.

Esto hace que el debate sobre la participación del sector privado en la televisión sea materia de la mayor importancia política porque no sólo están en juego la libertad de expresión y el control de los medios de comunicación, sino la organización social del futuro. Por la creciente importancia que tiene la televisión como medio forjador de opiniones y como fuente de influencia política, es indispensable que se diversifique el control de los espacios en las horas de mayor audiencia y que sea obligatorio que los noticieros obedezcan a orientaciones diversas. Para preservar el pluralismo, debe quedar absolutamente prohibido que un mismo grupo controle más de un noticiero, directa o indirectamente.

Adicionalmente, el Gobierno debe quedar obligado legalmente a intervenir cuando quienes controlan un noticiero se apoderan de otro por medios indirectos. En estos casos se deben prever sanciones severas para el ministro de Comunicaciones que no lo haga, cuando hay indicios de que dicho control se está ejerciendo. Un indicio perfectamente admisible podría ser, por ejemplo, que el propietario de un noticiero invite a miembros del Gobierno a cocteles en otro noticiero.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.