CALDERA VENEZOLANA BAJO PRESIÓN

CALDERA VENEZOLANA BAJO PRESIÓN

Venezuela está temerosa. La posibilidad de un estallido social, que pareció disiparse durante los primeros meses de Gobierno del Presidente Rafael Caldera, inquieta otra vez a todos. Los propios ministros admiten que bajo los pies de Venezuela hay una bomba social a punto de estallar.

21 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

De estallido social también hablaron en las últimas horas la Iglesia Católica, el Ministro de la Defensa, y dirigentes políticos moderados. El propio Presidente Rafael Caldera, en visita al interior del país, hizo veladas referencias a la situación y pidió superar las rencillas y vivir en paz.

Según informes de inteligencia, las consecuencias serían peores a las del Caracazo del 27 de febrero de 1989, considerado el peor estallido de violencia social de Venezuela. Uno de estos informes, publicado por un diario, advierte, incluso, de la posibilidad de guerra civil.

Para los autores del informe, la continua y constante siembra de odio y la búsqueda de chivos expiatorios dentro de los sectores empresariales y financieros, podría convertir un nuevo sacudón en una lucha eminentemente clasista, durante la cual los pobres saldrían a cazar a los ricos y no necesariamente se rebelarían contra el Gobierno, sino contra aquellos que han sido señalados como responsables de la injusticia social, de la corrupción, del saqueo del erario público, de acaparadores, mafiosos y hampones .

Fantasía tropical El Ministro del Interior, Ramón Escovar Salom, cambió de parecer y en reunión del Gabinete de Seguridad reconoció que estamos ante una emergencia nacional de seguridad .

Dos días antes dijo que los informes de inteligencia no son palabra santa , y que la posibilidad de una revolución social en Venezuela es una fantasía tropical .

Para Escovar, están fracasadas las personas que estén pensando en tomar el poder por la vía de la revolución social, pero admitió que hay gentes interesadas en aprovecharse de las circunstancias para hacer estallar un sangriento conflicto social.

La inquietud ciudadana tiene que ver con lo ocurrido en Maracaibo, Valencia y Caracas, donde hubo reiterados actos de violencia durante los últimos días, protagonizados por estudiantes.

Sin embargo, a muchos preocupa más el clima de deterioro de la economía.\ Según el Ministro de Cordiplan (equivalente a Planeación Nacional), Werner Corrales, el desempleo es de 13.5 y el subempleo superior a 50 por ciento, y el ingreso de los venezolanos viene en deterioro creciente desde hace 17 años.\ Además, Corrales habló de que la pobreza crítica alcanza cifras de 60 por ciento.

El salario promedio es de 27.000 bolívares (120.000 pesos colombianos), y pese a que los precios de algunos alimentos están controlados, el incremento de la inflación deteriora aún más las economías familiares.

A lo anterior se debe sumar el desabastecimiento notorio en muchos artículos de primera necesidad, incluidos alimentos básicos como la leche, los huevos, el pollo y el café, y las alzas en todos los útiles escolares.

Tradicionalmente moderado en sus declaraciones públicas, el partido Acción Democrática (AD), opositor en teoría, pero en la práctica colaborador del Gobierno, dijo temer una revolución originada en una insurrección popular que pueda acabar con el sistema democrático.

Triple conspiración Según Humberto Celli, alto dirigente de AD, hay una triple conspiración impulsada por militares alzados en armas el 4 de febrero de 1992, encabezados por el coronel Hugo Chávez Frías, la alta oficialidad militar, para preservar sus privilegios y posiciones jerárquicas , en reacción a la conspiración de Chávez, y el pueblo insurrecto.

Celli dijo que la situación es tan grave que un estallido social pondría en peligro el mismo sistema democrático.

El propio Hugo Chávez ha alertado que el país puede estar a las puertas de un nuevo caracazo , como se llamó el levantamiento.

El Ministro de la Defensa, general Rafael Angel Montero Revette, acusó incluso a banqueros, militares descontentos y grupos de izquierda, de estar tras los hechos de violencia de los días recientes.

Pero admitió otros orígenes, y dijo que a pesar de que en Venezuela hay derecho al reclamo , eso no quiere decir que se permitirá que se reclame en forma violenta .

El aumento de la tensión social también ha preocupado a la Iglesia y esta semana el secretario general de la Conferencia Episcopal, monseñor Mario Moronta, urgió a las autoridades a buscar los mecanismos para que no se acrecienten las posibles causas que puedan dar origen a una nueva explosión social .

Al enumerar esas posibles causas, Moronta señaló en primer lugar la especulación en los precios y el desabastecimiento de ciertos productos alimenticios.

El ex presidente provisional de Venezuela y ex presidente del Congreso, Octavio Lepage, afirmó que el sacudón pudiera ser mucho peor que el del 27 de febrero de 1989.

Finalmente, el ministro de Coordinación y Planificación, Werner Corrales, informó de que el presupuesto de la nación para 1995, de unos 15.800 millones de dólares, está siendo reestructurado para que pueda cumplir con todos sus compromisos de su deuda a pesar de la profunda crisis económica por la que pasa.

El laureado compositor Simón Díaz, el de Caballo Viejo, fue dramáticamente gráfico en su apreciación: Está haciendo bastante calor y hay muchos fósforos encendidos .

Preocupa la delincuencia Caracas (Efe) La delincuencia es el problema que más preocupa a los venezolanos, por encima del coste de la vida y del desempleo, según una encuesta publicada ayer por un diario caraqueño.

El 45 por ciento de los consultados consideraron que la inseguridad es el más grave problema que padecen los venezolanos, seguido por el coste de la vida (26 por ciento) y el desempleo (13 por ciento).

La elección de la delincuencia como principal factor de preocupación para los ciudadanos encuentra fundamento en hechos como las 40 muertes violentas, la mayoría a tiros, registradas en Caracas el pasado fin de semana.

La cifra promedio de asesinatos, sólo los fines de semana, en la capital venezolana se sitúa en torno a las 30 personas, mientras que los asaltos y robos de vehículos se cuentan por centenares.

Otras carencias como la falta de agua, la pésima educación, la crisis sanitaria, o el ineficiente transporte urbano aparecen relegados a puestos secundarios con porcentajes que en ningún caso superan el 4 por ciento.

La encuesta, efectuada por la empresa Mercanálisis y publicada por El Universal, recogió la opinión de los habitantes de Caracas y de las principales ciudades del país, donde la inseguridad, sin llegar a los niveles de la capital, también representa un grave problema.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.