CONDENADA LICORERA DE BOYACÁ

CONDENADA LICORERA DE BOYACÁ

Por incumplir un contrato de distribución exclusiva de licores en Estados Unidos, el Tribunal Contencioso Administrativo de Boyacá condenó a la Industria Licorera a pagar 736.440 dólares (603 608.317 de pesos). Las partes en litigio apelaron la decisión ante el Consejo de Estado. El fallo en primera instancia no obliga por ahora a la destiladora a responder por su falta. De ratificarse la decisión en el alto tribunal administrativo se verían afectados los recursos que la empresa traslada cada año para la Salud, según expresó el gerente José Ramos Pedraos.

22 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Todo el licor que debía salir del país con destino a varias ciudades de Estados Unidos está añejándose en las bodegas de la destiladora.

Según la empresa productora la presentación del producto no fue aceptada en Estados Unidos por no cumplir con especificaciones requeridas en el mercado internacional. Una vez decidan la demanda, las autoridades judiciales ordenarán qué destino toma el licor.

La Comercializadora Arbeláez y Cía, instauró la acción judicial porque la industria les incumplió en otorgar de manera exclusiva la distribución del producto en los Estados Unidos. El convenio fue suscrito el 30 de julio de 1985 y tenía una vigencia de dos años. La Comercializadora realizó los estudios de mercadeo y finalmente la destiladora no suministró el producto como lo había acordado.

La mayoría de la Sala Administrativa consideró que no existía caducidad de la acción, a diferencia del magistrado ponente Fernando Olarte, quien consideró que sí había caducidad y por ende no se admitía demanda.

Olarte sintetiza su salvamento de voto en: La demanda se presentó después de los dos años de haber ocurrido el incumplimiento, se tiene que la acción estaba caducada . El salvamento de voto podría salvar en el Consejo de Estado la condena contra la Licorera.

Las consideraciones de la sala son: la Industria Licorera adelantó la licitación y selección de proponentes comercializadores, pero en un instante ignoró a la contratista Arbeláez y Cía, por completo. Incurrió en incumplimiento de obligaciones contraídas con la empresa comercializadora y por ello se condena a la Licorera .

El fallo fue proferido el 22 de septiembre y apelado por ambas partes dentro del término legal. La Licorera apeló mediante su apoderado Gustavo Humberto Rodríguez.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.