PADRE: QUÉ ES LA VOLUNTAD DE DIOS

PADRE: QUÉ ES LA VOLUNTAD DE DIOS

Así, a quemarropa, me preguntó un buen amigo, sentados a la mesa en una agradable reunión familiar. No dudo de que a usted, sin ser muy buen amigo de Dios, le gustaría saber un poco cómo funciona la voluntad de Dios, por si las moscas por aquello que dice Gabo, que no cree en Dios pero que le tiene mucho miedo. Le doy el resumen de lo que respondí a mi amigo. Empiezo aclarándole que no es la voluntad de Dios, ya que suelen circular muchos errores al respecto, errores de los que se siguen muy graves consecuencias, como las que se seguirían de unos obreros que no entendieran o malinterpretaran las órdenes del ingeniero arquitecto.

23 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Le adelanto una segunda aclaración: le voy a dar la respuesta católica, a dicha pregunta, no la protestante, ortodoxa, musulmana o judía, ya que cada una ofrece su propia interpretación de la voluntad de Dios. Compare y ensaye.

Ante todo, la voluntad de Dios no es predeterminista. Si fuera predeterminista equivaldría a creer que Dios determina con anticipación no sólo la suerte final de cada ser humano sino cada uno de los eventos que nos acontecen. La libertad humana sería un engaño y un juego de niños. Papá-Dios lo determina todo pero le hace creer al hijo que él toma las decisiones. Si la Biblia enseña que no se mueve la hoja de un árbol sin la intervención divina y que todo lo conoce Dios de antemano, quiere decir que cuenta con todo e interviene en todo, como Dios que es, pero dejando a salvo la libertad humana. Cada cual carga con el peso y las consecuencias de sus decisiones! Segundo. Nada de cuanto mal sucede en la naturaleza o en el hombre, es causado por la voluntad de Dios. Qué tal! Un Dios en quien cupiera una sombra, no más de mal, no sería Dios. No se por qué malicia innata, se nos antoja que Dios anda repartiendo males. Pensamos, cuando aparece cualquier mal, que Dios le dio origen: Dios, el año 1985 echó a rodar el Nevado del Ruiz cuesta abajo y arrasó a Armero y sus 25 mil habitantes . Dios mató a mi hijo . Dios me envió este cáncer que me devora y así por el estilo. No, no y no, por amor de Dios! No sería Dios! Dios no es causa de ninguno de los males que suceden. Todo lo contrario. El propósito de la Biblia de la primera a la última página, es demostrarnos que Dios es bueno, porque no sólo es autor de todos los bienes, sino porque transforma en bienes todos los males que nos sobrevienen.

Tercero: La voluntad de Dios no es algo así como un diario secreto, en el cual tuviera ya escritas y escondidas bajo llave las órdenes del día para todos y cada uno de los seres humanos, y que la habilidad de sus amigos consistiera en sacarle los secretos - como el estudiante chupa le saca al profesor las preguntas del examen-. No, la voluntad de Dios es más misteriosa y amorosa que esos trucos.

Viniendo a lo positivo, a lo que Sí es la Voluntad de Dios, cabe distinguir, como sucede con un buen gobernante, entre el proyecto global de gobierno de toda la humanidad, y la providencia sobre cada persona.

San Pablo en sus maravillosas cartas, en especial en la carta a los Romanos y en la carta a los Efesios, nos revela el plan general que Dios despliega sobre toda la humanidad: Dios quiere seriamente salvarnos a todos por medio de su hijo Jesucristo, para reunirnos en familia de Dios, gozando en su vida eterna. En alguna forma, que no nos dio a conocer, Dios, como buen Padre quiere la salvación de todos los hombres y le ofrece a cada uno la oportunidad de conocerlo y salvarse. Otra cosa es que algunos no aprovechen esta oportunidad. Tontos. Espero que usted no sea uno de ellos.

Cuarto, al hacerlo Dios a usted libre, quiere que use y ejercite su libertad. De este hecho siempre ha sido consciente la Iglesia católica y así lo ha enseñado siempre. Fue San Agustín quien enseñó sabiamente: Quien te creó sin tu ayuda no te salvará sin ella .

En la misma línea, y para que no nos durmamos sobre los brazos del fatalismo, la fe católica enseña que todo ser humano tiene que hacerse responsable de los dones que recibió y ponerlos al servicio de sus hermanos. No existe más que esta vida, y en ella tenemos que luchar y trabajar para responder al amor a Dios.

Pero, y aquí viene quizás lo más original del cristianismo. Dios no precede sino para ayudar a elegir y aprobar el plan de vida de cada uno y lo que va a decidir en cada situación. Nos dio, es cierto, la capacidad para discernir, deliberar y conocer lo que más nos conviene. Pero de tal modo que lo que pensemos y decidamos hacer sensatamente, esa es la voluntad de Dios. No precede sino que ayuda y aprueba.

Según esta explicación, caiga en la cuenta de su delicadísima responsabilidad: lo que usted deje de hacer por los demás, lo deja de hacer Dios! En este sentido le somos necesarios a Dios. Asómbrese! Si Moisés, si María Santísima, si el mismo Jesús, no le hubieran respondido afirmativamente a la invitación de Dios a colaborarle en realizar su Voluntad, por otro cauce correría hoy la humanidad.

Piense ahora en la parte que le corresponde a usted en la transformación del mundo, de su ciudad, de su hogar, de su vida. Lo que usted se resuelva a hacer sensatamente, esa es la Voluntad de Dios. Manos a la obra!

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.