LOS BANQUEROS SE PONEN LAS PILAS

LOS BANQUEROS SE PONEN LAS PILAS

Ante la alarmante ola de asaltos las entidades financieras no se han quedado quietas. Por el contrario, desde hace más de un año vienen adelantando conversaciones con los organismos de seguridad del Estado a fin de poner en marcha medidas de prevención. Una de ellas es establecer un sistema de patrullaje especializado, al estilo del que funciona en México, país que ha logrado reducir en cuatro y cinco veces los asaltos bancarios.

23 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

La Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria) ha sido el gremio encargado de adelantar las conversaciones con la Policía Nacional y la Alcaldía Mayor de Bogotá.

Inicialmente se tiene pensado en una especia de vigilancia privada que podría ser financiada en parte por las propias entidades financieras. Este cuerpo élite realizaría rondas permanentes a las diferentes sucursales bancarias.

Aunque las conversaciones han avanzado, sólo hasta 1995 comenzaría a operar un sistema de esta naturaleza, que podría ser una solución teniendo en cuenta que en Bogotá funcionan cerca de 1.500 sucursales de entidades financieras que atienden permanentemente al público. A nivel nacional el número de sucursales podría superar las 3.000.

Así mismo, se ha pensado en la posibilidad de que las entidades financieras cuenten con una persona encargada de la seguridad interna y externa, que tendría entre otras funciones clasificar a la oficina por el tamaño y el número de empleados, localizar las zonas según sus riesgos, conocer la historia de cada sucursal y en general coordinar todo lo relacionado con la protección de empleados y entidad.

La cooperación y la puesta en marcha de nuevos sistemas de seguridad se hace necesario teniendo en cuenta que los robos van en aumento. De acuerdo con las cifras manejadas por la Asobancaria en 1991 se registraron 194 asaltos, que representaron pérdidas superiores a los 3.000 millones de pesos para las entidades financieras. En 1992 el monto robado ascendió a 4.100 millones de pesos.

En 1993 se registraron 371 atracos con pérdidas superiores a los 7.000 millones de pesos. Los datos recolectados en 1994 indican que hasta septiembre del presente año se habían presentado un total de 184 casos de asaltos bancarios con pérdidas por más de 6.000 millones de pesos.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que las entidades financieras son objeto de otra serie de robos y son todos aquellos fraudes internos, los que se realizan con cheques falsos, o mediante la estafa en cuentas corrientes o cuentas de ahorro y los fraudes electrónicos, que representan también pérdidas cuantiosas para el sistema.

Esta clase de fraudes dejan pérdidas similares a las de los asaltos bancarios. Precisamente la Asobancaria creó un departamento de administración de riesgo que se encarga de analizar las clases de riesgos en operaciones bancarias.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.