LA OLP ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

LA OLP ENTRE LA ESPADA Y LA PARED

El atentado del pasado miércoles en Tel Aviv, ciudad donde un terrorista suicida del grupo palestino Hamas detonó una bomba en un bus repleto de personas matando a 21 pasajeros, ha puesto al proceso de paz entre Israel y la OLP en una coyuntura difícil. Hanan Ashrawi, negociadora de la OLP en los inicios del proceso y ahora opositora moderada del líder palestino Yasser Arafat, responde a varias de las inquietudes sobre este tenso momento.

23 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Qué puede decir usted a aquellos israelíes que ven sus peores temores convertidos en realidad: que Gaza bajo el gobierno de la OLP se ha convertido en otro Líbano, en una cuna de terroristas? Se sabía que cualquier oposición violenta que quisiera poner en entredicho la promesa de llevar estabilidad a los israelíes hecha por la OLP haría lo que ha hecho el grupo Hamas y después se iría a ocultar a Gaza. Este era un problema inevitable, del cual se advirtió a los líderes de la OLP, al aceptar las prioridades israelíes en el proceso de paz.

Pero la analogía Líbano es falsa. Gaza es un barril de pólvora y un desastre económico. Siempre fue un error aceptar el gobierno de la OLP únicamente ahí sin garantías más amplias que establecieran la integridad territorial para los palestinos también en la Ribera Occidental (Cisjordania).

El proceso de paz, que prometía ayuda masiva, debió haber sido un vehículo para la solución de los problemas de Gaza. En lugar de esto, el acuerdo de paz ha ejercido enormes presiones sobre Gaza, creando más problemas. Gaza se ha transformado en una prisión masiva que los israelíes pueden abrir y cerrar a voluntad. Más del 35 por ciento del territorio ha sido confiscado para asentamientos israelíes.

Y aún así, nada ha cambiado en las desesperadas vidas cotidianas del pueblo. Debemos analizar causas de la angustia y la insatisfacción en Gaza en lugar de hacer analogías que oscurezcan los verdaderos problemas.

Mientras los israelíes están diciendo que Arafat no puede cumplir su promesa de controlar al grupo Hamas, el escritor palestino Edward Said dijo que la autoridad palestina es poco más que un gobierno Vichy cumpliendo órdenes de Israel. Está llevando las cosas demasiado lejos? El cielo sabe que las condiciones sociales en Gaza ya son suficientemente malas, pero el acuerdo de paz ha impuesto todavía mayores restricciones a la OLP, que apenas ha tenido tiempo de comenzar el proceso de rehabilitación y transformación, de pasar de la mentalidad revolucionaria a la construcción del Estado. Y encima de todo tenemos la lucha política interna en Gaza, con Hamas aumentando sus esfuerzos violentos por acabar con el proceso de paz y restarle poder a la OLP.

En este contexto, es injusto decir que la autoridad palestina es un gobierno de Vichy. Ha pasado poco tiempo para emitir un juicio parecido. Al mismo tiempo, el grado de intervención israelí en los asuntos de Gaza es tan grande que está menoscabando a la OLP frente a su propia gente.

Cada paso del proceso de paz, aún no completamente implementado en lo que respecta a los palestinos, está sujeto a la aprobación de Israel.

Los israelíes continúan ignorando el problema más fundamental de todos si quieren la paz: la legitimidad social de la Autoridad Palestina. Pero no podrá producirse tal legitimidad cumpliendo a los israelíes, sino cumpliéndole a su propia gente. Si esta legitimidad se ataca continuamente, también se ataca a la autoridad de la OLP para controlar Gaza y para producir estabilidad. Se está responsabilizando a la OLP de sus obligaciones ante Estados Unidos, ante Israel, ante los estadounidenses... ante todo menos ante los mismos palestinos.

Y ahora, luego de los ataques recientes, la OLP deberá tomar partido por los israelíes o por Hamas? La OLP está en una situación muy peligrosa, entre la espada y la pared. Aceptó obligaciones ante Israel y ante la Comunidad Internacional con el acuerdo de paz. Si las cumple atacando al Hamas, haría un gran daño a su posición frente a los palestinos. La decisión que tiene que tomar la OLP es si hará regir sus prioridades, enfrentando el verdadero interés y los derechos de los palestinos y recuperando así su popularidad, o si responderá a las presiones para actuar en favor de Israel.

Entonces, la OLP está atrapada entre la legitimidad internacional de cumplir con sus promesas o la legitimidad local de cumplir con su pueblo? Muchos de nosotros lo vimos venir cuando nos opusimos a la firma del acuerdo de paz: es la Autoridad Palestina un gobierno que puede cumplir con sus obligaciones ante la comunidad mundial? Algunas personas están sugiriendo que la única forma de que la OLP recupere su popularidad interna y controle al Hamas sería recurrir de nuevo a la Intifada. Qué piensa al respecto? Bueno, no creo que existan las condiciones objetivas para reincidir en la Intifada. Y si fuera a intentarse algo así, Quien podría evitar un desastre total? El proceso de paz, que a pesar de todas sus fallas es aún la mejor opción, quedaría completamente destruido. Y quién se beneficiaría de ello? El mayor problema es que tanto el lado israelí como el palestino han limitado estrechamente sus opciones y no tienen ninguna alternativa diferente. Ambos lados, Rabin y Arafat, se dejaron arrinconar por las presiones y deben sostener el actual acuerdo de paz para permanecer en el poder.

La única salida es un acuerdo más expansivo que el actual, un acuerdo que no transforme a la OLP en un instrumento de la seguridad israelí, un acuerdo que amplíe la responsabilidad y por ello la capacidad de respuesta para la Autoridad Palestina.

Cuál es la opción de la OLP ahora? La única opción que tiene es aquella con la que ya ha tomado partido: el acuerdo de paz con Israel. Dentro de este contexto, la OLP tiene que dejar de mostrarse tan defensiva; tiene que hacer más para demostrar que puede cumplir con su palabra con Israel.

Por ejemplo, la Autoridad Palestina debe distinguir en sus acciones de control entre la facción militar y política del Hamas. En ellas, debe evitar cualquier acto que viole los derechos de los palestinos, como sería el prohibir el derecho a la asamblea pública o a la filiación política.

Gran parte del descontento que existe en Gaza en la actualidad viene de la continua detención de palestinos por parte de Israel, la falta de fondos para realizar cambios que efectúen la vida diaria del pueblo y la continua confiscación de tierras para asentamientos israelíes. Esto debe resolverse con la mayor urgencia.

Subordinar todas estas preocupaciones palestinas a la prioridad de la seguridad israelí es sólo asegurar una amenaza continua para esta misma seguridad. Los israelíes todavía no realizan la transformación de su mentalidad de ocupación a la de una nueva sociedad. Sólo tal cambio de estado mental por parte de Israel puede salvar a la OLP y salvar el proceso de paz.

(*) Hanan Ashrawi fue la principal vocero de la delegación palestina durante las conferencias entre árabes e israelíes que comenzaron en Madrid en 1991. A fines de 1993 renunció a su papel para organizar una comisión independiente de derechos humanos. Políticamente, se le considera oposición moderada a Arafat.

(C) 1994. New Perspectives Quarterly. Distribuido por Los Angeles Times Syndicate.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.