CUIDADO CON EL NIÑO !

CUIDADO CON EL NIÑO !

Desde finales de la administración Gaviria, cuando se mencionó la posibilidad del regreso del fenómeno de El Niño , se ha dicho que el país está preparado y que no hay peligro de un nuevo racionamiento de energía. Esta semana, cuando un grupo de científicos estadounidenses advirtió que podría haber fuertes cambios climáticos por ese fenómeno, el nuevo Gobierno ha reiterado que no hay problema . El ministro de Minas y Energía, Jorge Eduardo Cock, repitió el viernes que los embalses están bien, que la generación de energía ha aumentado considerablemente y que, además, se iniciará un plan para estimular el ahorro de energía. Es más, está pensando en un programa para castigar, con mayores precios, a quienes la derrochen.

23 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Sin lugar a dudas, resulta estimulante ver que el Gobierno se esté interesando en el tema. Pero, la verdad, la amarga experiencia que vivió el país con el apagón, con un alto costo para la economía y la inversión, debería ser suficiente para pensar más a fondo en el tema y adoptar, a tiempo, las medidas preventivas que se consideren necesarias. El país pagó un costo en su crecimiento económico de 1,0 por ciento, que equivale, como mínimo, a dejar de generar una riqueza equivalente a 500 millones de dólares.

La advertencia de los científicos estadounidenses es contundente. En diciembre próximo o a comienzos de 1995 podría repetirse el fenómeno de El Niño , con fuertes cambios de temperaturas. En unos países habría inundaciones por torrenciales lluvias y en otros, por ejemplo, en Colombia, podría registrarse otra sequía, como lo ha confirmado el Instituto del Medio Ambiente (Ideam), antiguo Himat. Y el llamado de atención recuerda que en los últimos años las pérdidas de los países afectados superaron los 8.000 millones de dólares (la mitad de la deuda externa colombiana).

Es cierto que el sistema eléctrico del país ha mejorado y que los embalses y el sistema de generación térmico han aumentado su capacidad. En total, hoy se cuenta con una oferta de energía que supera en 21 por ciento la que se tenía en 1992, cuando se presentó el racionamiento. Pero sería bueno tener claro si eso es suficiente para enfrentar otra sequía y, además, el notable crecimiento del consumo, generado por la mayor actividad económica que registra el país.

Como el dicho reza que guerra avisada no mata soldado , bien vale la pena que el Gobierno, las empresas de energía y el propio Congreso hagan un análisis detenido de la situación actual y de las perspectivas, para evitar sorpresas. Y hay que hacerlo, porque el Ministro ya reconoció que eventualmente sería necesario adoptar medidas temporales especiales (léase racionamiento).

Para comenzar, se puede pensar en tomar una decisión inmediata sobre la propuesta de castigo para quienes se pasen de los consumos promedio, en ordenar a todas las entidades del Estado que no malgasten energía (como lo denunció Minminas), y en hacer un seguimiento minucioso del comportamiento de los embalses. Además, se debe garantizar que se cumplan de manera estricta los programas de inversión en los proyectos de generación, tanto de energía hidroeléctrica como térmica.

Pero hay algo aún más importante. Es preciso que se avance más en el control de las pérdidas de energía, tanto las técnicas (por malas redes de transmisión) como las negras (por robos), que siguen rondando una quinta parte de lo que genera el país. Y, de otro lado, abrirle más las puertas al sector privado para que entre de lleno en el negocio de la generación.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.