FALTÓ MÁS PURGANTE

FALTÓ MÁS PURGANTE

Y el liberalismo, después de muchos dolores de estómago, decidió purgarse. Falta le hacía al desvencijado partido de gobierno al que se había arrimado -y se arrima todavía- mucho vivo corrompido. Era hora también de una pequeña maquilladita antes de las fiestas del próximo domingo, para que los electores no digan que su bandera no es la de la moralización. Está por verse la continuidad que tenga la valiente, aunque obvia, decisión de expulsar del liberalismo a 30 de sus miembros, muchos de ellos ex congresistas y uno que otro aspirante a gobernador. Ya hemos visto en otras oportunidades cómo el colegaje entre congresistas y políticos termina enredando los tímidos procesos de depuración. Nadie creía que ésta DLN iba a tener el valor de hacerlo. Ojalá no por oportunismo electoral o por mejorar las apariencias sino porque de verdad tiene el propósito político de hacerle limpieza permanente al liberalismo. Que se hace aún más imperativa cuando la gente del común lo percibe como un parti

23 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

No es que la corrupción y la indelicadeza sean exclusivamente liberales. Igual ocurre entre los conservadores y los nuevos movimientos. Hasta la guerrilla, que se dice pura y ataca tanto la inmoralidad de la clase política, también está podrida. Lo que sucede es que en el liberalismo -por tener las mayorías y llevar tantos años en el poder- es donde esos pecados son más frecuentes. Se ha tornado en un partido tan laxo y tolerante que si a alguien hay que responsabilizar de la mala fama que tiene la política es a ese partido.

Puede que no tenga el alcance de unas manos limpias pero la expulsión de varios indeseables es un buen comienzo. Es una clara advertencia a quienes siguen aprovechando de cargos públicos a los que llegan arropados en lo que hoy no es más que un chiro rojo viejo y manchado. Ojalá no agoten en poco tiempo sus arrestos los jóvenes jefes liberales. La tarea que han emprendido, de ser exitosa, sería una parte vital en la estrategia de sobre vivencia del liberalismo como colectividad. La otra es una renovación ideológica que aún se ve pobre y distante.

Lo que hay de valioso en la expulsión de tanto liberal indelicado o con rabo de paja es que por fin parece haber voluntad política para aplicarle unos lavados a ese partiddentro? Nadie niega el coraje de los directores por cumplir con los estatutos, pero lo valiente es no dejar llegar al partido a quienes tienen muchas cosas que explicar o sacar a quienes, ya adentro, tienen cuestionables actuaciones o defienden oscuros intereses. Esa feria de avales a tanto candidato a corporaciones que no tienen nada qué mostrar distinto a sus gordas chequeras y sus dudosas conexiones, dice todo lo contrario de lo que persigue esa purga que anunció el jueves la DLN. Hay que ver la calidad de algunos de los aspirantes liberales a los concejos municipales, a las JAL o a ciertas gobernaciones y alcaldías.

La verdadera salvación del liberalismo, no importa que las ideas se demoren en llegar, es ser muy exigente en las condiciones, sobre todo morales, de quienes se nombren o aspiren a representar al liberalismo en el gobierno o en las corporaciones públicas. La sociedad se habituó a un partido que miraba para otro lado antes de asumir posiciones fuertes y radicales cuando muchos de sus jefes tenían problemas con la Justicia o se rodeaban de personajes de dudosa ortografía.

La purga se aplaude, pero se quedó cortica. La cosa irá bien el día que le saquen tarjeta roja a tanto urbanizador pirata, contrabandista, negociante y simpatizante de los narcos que aún se ufana de ser liberal.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.