QUÉ LÍO CON LOS BILLETES ROBADOS!

QUÉ LÍO CON LOS BILLETES ROBADOS!

Tener billetes de 2.000, 5.000 y 10.000 pesos se volvió un problema. Varios establecimientos comerciales de la Costa Atlántica, e incluso de Bogotá y otras ciudades, decidieron no recibir billetes de estas denominaciones, y prefieren que los clientes paguen con sencillo o en cheque. El pánico ocasionado por el robo de 24.000 millones de pesos al Banco de la República de Valledupar comenzó a generar congestiones en los sitios de pago de los establecimientos comerciales del país y en algunos bancos, principalmente de la Costa Atlántica.

23 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

En el centro de Barranquilla están vendiendo fotocopias laminadas de la lista de series de los billetes robados, para que la gente no se deje engañar al momento de recibir vueltas o pagos por cualquier concepto. La situación es tal, que al robo del siglo ya le salieron compositores. Varios grupos vallenatos sacaron canciones alusivas al hecho.

Por otra parte, respecto a los robos en los bancos, expertos en seguridad bancaria sostienen que en el sistema financiero hay deficiencias y que es apático para compartir información vital.

Es muy probable que la mayor parte de los bancos -dice un veterano jefe de la División de Seguridad- tenga en el registro de cuentahabientes a más de uno de sus propios asaltantes. Muchos de los asaltos se inician con la apertura de una cuenta y de allí hacia adelante los delincuentes conocen hasta el horario de salida de las secretarias.

Billetes se vuelven todo un encarte Tener billetes de 2.000, 5000 y 10.000 pesos se convirtió en un lío. El robo al Banco de la República, en Valledupar, ha originado tal desconcierto que muchas personas evitan realizar transacciones en efectivo.

Y es que el temor a que le metan gato por liebre se ha generalizado, porque nadie estaría exento de recibir uno de los billetes robados hace ocho días. Claro está que si toma las precauciones del caso no lo podrán estafar.

Aunque el mayor impacto del robo de los 24.000 millones de pesos al Emisor, se ha sentido en la costa Atlántica, prácticamente no hay ninguna ciudad del país donde no se estén tomando medidas.

La más efectiva es verificar los números de series de los billetes para comprobar que no corresponden a los que se robaron. Las entidades financieras comenzaron a efectuar esta dispendiosa labor, porque saben que si se dejan meter dinero falso , simplemente perderán la plata.

Pero las personas que intenten cambiar estos billetes se les podría complicar la vida. De acuerdo con una orden impartida por la Fiscalía 15 de Valledupar los bancos y demás entidades financieras tienen la obligación de recolectar todos los datos de las personas que intenten consignar los billetes robados.

Por eso la gente tiene que andar con las pilas puestas y si es posible llevar los números de series de los 24.000 millones hurtados al Emisor. Pero tampoco se puede llegar al extremo de dejarse invadir por el pánico y rechazar los billetes de 2.000, 5.000 ó 10.000 pesos.

Hay quienes están evitando ir a cajeros electrónicos por temor a que les entreguen uno de los billetes hurtados. Sin embargo, esto es prácticamente imposible que suceda.

En los grandes almacenes de cadena e incluso en las centrales de abastos, como Corabastos se están formando verdaderos líos con la verificación de las series de los billetes, ante el temor de los comerciantes de ser estafados.

Caos bancario Uno de los sectores que comenzó a recibir el impacto del síndrome del robo del siglo es el sistema financiero, porque tendrá que decomisar los billetes falsos y entregarlos a la Fiscalía.

La Asociación Bancaria y de Entidades Financieras (Asobancaria) había advertido acerca de los traumatismo que se podrían generar teniendo en cuenta que los cajeros de los bancos tendrán que revisar cada billete de 2.000, 5.000 0 10.000 pesos.

Por eso los cliente tendrán que armarse de paciencia y soportar filas más largas a las que habitualmente están acostumbrados, en espera de que los cajeros revisen su dinero.

Pero no solo el sistema financiero está pagando el pato por el robo al Banco de la República. También el comercio organizado y todas aquellas personas que realicen transacciones en efectivo comenzaron a tener dificultades.

Ya incluso algunos establecimientos no querían recibir pagos con billetes de las denominaciones mencionadas. Muchos prefieren recibir cheque o tarjetas de crédito o débito.

Claro que este es un caso extremo porque con sólo verificar el número de series podrían obviarse estos inconvenientes.

No es para tanto A pesar del temor que ha despertado entre la ciudadanía el robo de los 24.000 millones de pesos, el Banco de la República considera que no es para tanto. EL gerente del Emisor, Miguel Urrutia había dicho a EL TIEMPO que es poco probable que el dinero robado se utilice, por ejemplo, para compra de cervezas, servicios de taxis, cuadernos escolares o compras menores.

Lo más probable es que los asaltantes intenten deshacerse del dinero por otros medios. Sin, embargo, por los casos presentados en la Costa Atlántica parece que están cambiando al menudeo.

Hay quienes opinan que es factible que ante los dispositivos de seguridad que se han adoptado, los ladrones prefieran guardar el botín por un buen tiempo y comenzar a cambiar los billetes dentro de unos meses, aunque corren el riesgo de que sean descubiertos con las manos en la plata .

Para el Emisor, así como para el Gobierno el millonario robo no debe causar pánico en la población teniendo en cuenta que el 92 por ciento de los billetes que hay actualmente en circulación no son nuevos ni robados.

Aunque la autoridad monetaria está analizando posibles soluciones como es el caso de realizar nuevas emisiones de billetes con diferentes características, estas podrían demorar mucho tiempo y no tendrían en la práctica mayor resultado. Por lo tanto lo mejor es que la gente sea cautelosa.

Hallan medalla de Banrepública Barranquilla En un allanamiento a una residencia en Soledad (Atlántico), la Policía detuvo a una persona e incautó dinero y varios elementos que, al parecer, se relacionan con el asalto al Banco de la República de Valledupar.

La Policía informó que en el barrio Santa Inés de Soledad se incautaron una medalla de oro, conmemorativa de los 50 años del Banco de la República, equipo de acetileno, medidores, pistolas de soldadura, relojes, joyas, cámaras de video, fotografías y 1 200.000 pesos.

Las series de los billetes no coinciden con las del Banco Emisor de Valledupar.

La persona retenida fue identificada como Celina Zapata, quien fue puesta a órdenes de la Fiscalía.

El operativo se cumplió en la tarde del viernes. Entretanto, la Policía continúa con los allanamientos a diferentes establecimientos de Barranquilla y Soledad.

(RECUADRO MAC)

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.