Secciones
Síguenos en:
OJO A LA CAMPAÑA DE APOLINAR

OJO A LA CAMPAÑA DE APOLINAR

Apolinar Salcedo se conoce de memoria el centro de Cali. Su ceguera no le deja ver los colores ardientes de estas calles, pero le permite sentir el calor de sus gentes. Además, desde que decidió lanzar su candidatura al Concejo de la ciudad, los amigos se le multiplican en cada esquina y en los buses de transporte urbano, los cuales se convirtieron en su mejor arma política.

Lo que faltaba; otro ciego que se sube a pedir limosna , fue lo que escuchó Apolinar la primera vez que se subió a un bus por razones políticas. Pero este hombre negro, que quedó ciego a los siete años tras sufrir un accidente, no se amilanó. Por el contrario, se aferró con fuerza al pasamanos y expuso con entusiasmo sus ideas y conceptos.

En esa primera ocasión sentí una pena tremenda, pero finalmente las personas se sorprendieron al enterarse de que soy abogado, con postgrado en administración pública y con una amplia lista de cargos públicos en las dependencias de la Gobernación y en la Alcaldía .

Aunque la campaña de Apolinar recibió el aval del senador Jairo Klopatofsky, también limitado físico, los recursos económicos no alcanzaron para colocar afiches y pancartas por toda la ciudad. Por eso, en vez de aumentar la contaminación visual, decidió realizar una agresiva promoción de sus propuestas en los buses.

La última semana de su campaña piensa subirse diariamente a unos 200 buses, pagando en todos, eso sí . Además, cerca de 15 limitados físicos, que trabajan con él, realizarán la misma labor distribuidos en parejas junto con los colaboradores, que no tienen ninguna limitación, y quienes se encargan de repartir los volantes de publicidad entre los pasajeros.

A pesar de las incomodidades de trabajar en estos vehículos, Apolinar se hace el de la vista gorda y todo lo toma con humor. Por eso, le pregunta a sus acompañantes mientras el bus avanza que si ya pasamos frente a tal edificio , que hace rato, le responden, ah sí? , lo que pasa es que no lo veo .

La verdad es que no ha sido muy difícil el trabajo en los buses, aunque me gusta más conversar con la gente en las esquinas y tocando puertas de casa en casa , dice Apolinar mientras camina por una calle que nace en la Plaza de Cayzedo, en el centro de la ciudad, y en donde los minutos le alcanzan para detenerse a comprar un casete de cumbia, contar los billetes con sus manos, regalar calcomanías y saludar a gritos a un tal manolo , que le contesta desde el otro lado de la calle: qui ubo, doctor .

Según Apolinar, ningún ciego puede detectar la nomenclatura de los billetes con sólo tocarlos, pues explica que el secreto está en saberlos organizar en el bolsillo para saber cuáles se entregan a la hora de pagar, el resto es pura chicanería para impresionar .

Sin embargo, acepta que su limitación ha abierto los ojos de sus manos, lo que le permitió descubrir una estafa de licor con estampillas reutilizadas cuando trabajaba como supervisor de Rentas de la Gobernación.

Apolinar explica que las estampillas rencauchadas se sienten como papel tostado al tocarlas con los dedos, debido a que para despegarlas de las botellas originales de aguardiente se utilizan procedimientos a base de calor.

Este episodio lo ayudo a ganarse la confianza de sus superiores, que en un principio se mostraron reacios a aceptar que un invidente fuera capaz de desempeñar el cargo.

Esa discriminación que aún persiste en la sociedad, es la que Apolinar piensa combatir en el Concejo, pues como el dice la ceguera es física, pero no mental . Así mismo, trabajar por mejorar la vivienda, disminuir la inseguridad y acabar con la polución y los problemas ambientales.

La experiencia y la dedicación serán sus bastones para evitar que le metan goles a su gestión, dice y explica que eso se resume en lo que un conocido suyo dijo alguna vez: vote por el que no ve, para ver si acabamos con todos esos politiqueros que se roban todo lo que ven .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.