Consejos para manejar en la ciudad

Consejos para manejar en la ciudad

Parte de la dificultad de conducir en Bogotá se debe a la cantidad de vehículos de todo tipo y al desastroso estado de la malla vial. Vigile todo lo que se mueva.

06 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Muchos dicen que quien maneja carro en Bogotá lo puede hacer en cualquier parte del mundo, lo cual no es del todo cierto, pues si bien algunos conductores tienen habilidades sobresalientes al volante, la gran mayoría no cumple con las normas de tránsito, o no tiene el concepto de usar adecuadamente, por ejemplo, los carriles de una vía rápida.

Es por esa razón que un conductor colombiano promedio tendría serias dificultades si manejara en Inglaterra, Estados Unidos o Alemania, países con reglas muy claras en cuanto a manejo se refiere.

Existe un sistema muy sencillo, llamado Smith (http://smith-system.com), que da pautas básicas para conducir y que debería ser transmitido en las escuelas, para que desde temprana edad los niños conozcan el concepto de manejar responsablemente.

Estos son algunos de esos consejos, que vienen como anillo al dedo en ciudades como Bogotá, en la cual el tráfico y la congestión son caóticos.

1. Vea siempre lo que está pasando adelante. Mire todo lo que hay a unos 300 metros hacia el frente o por donde el carro vaya a pasar en los próximos 15 segundos. Mire la gente, los animales, los vehículos y el paisaje (no se trata de entretenerse con el paisaje sino de ver que no hayan obstáculos como árboles, derrumbes, piedras, etc.).

2. Obtenga un panorama amplio de visión. Deje espacio entre su carro y el vehículo de adelante. Dos segundos de distancia son buenos para reaccionar, tres son mejores y cuatro son perfectos para evitar accidentes.

3. Mantenga los ojos en continuo movimiento. Siempre mire los espejos, hágase un panorama de lo que está pasando a su alrededor. Cada 10 segundos es un buen lapso para mirar los tres espejos.

4. Deje siempre una salida. El espacio con el carro de adelante es clave para hacer una maniobra de emergencia, pero si tiene a alguien al lado es mucho más difícil. Por tal razón, trate de no ir pegado a otro carro y que los carriles de los lados estén vacíos.

En Bogotá es complicado hacer lo anterior y mucho más guardar la distancia, pues no falta el ‘vivo bobo’ que se cambia de carril para ocupar el espacio que se ha dejado.

5. Asegúrese de que otros lo vean. Las direccionales, las luces, el pito (solo para emergencias, no cuando el semáforo está en amarillo) y las manos son muy importantes para hacerse ver y para respetarlas en caso de que sea otro quien las use. Un giro sin direccional es tan peligroso como pasarse un semáforo en rojo.

Lastimosamente, en Bogotá es normal que cuando alguien pone la direccional para cambiar de carril, los demás vehículos aceleran para cerrarle el paso y así no dejar que haga la maniobra.

CONSEJOS TÍPICOS PARA BOGOTÁ 1. Espere siempre lo peor. Es muy importante analizar, en cuestión de milésimas de segundo, a la persona que está manejando otro vehículo al lado nuestro: los movimientos de las manos, sus intenciones, el tipo de conducción, si zigzaguea, etc.

2. En una intersección donde no haya señal de Pare, deténgase. En los cruces en que la señal de Pare es para el otro, trate de detenerse y verificar que el otro no haga caso omiso de dicha señal. En Bogotá hay ‘esquinas de la muerte’ conocidas por todo el mundo pero que no cuentan con semáforos debido a que con frecuencia las luces son puestas en puntos donde no se requieren, por ejemplo en cruces a la derecha o intersecciones antes de un puente.

3. En una salida o cambio de carril por un separador, también mire al frente. Muchos de los accidentes tontos se presentan cuando un auto estrella al de adelante por pensar que ya había arrancado, pero que sin embargo frenó de manera intempestiva.

La mayoría de las veces el que viene detrás tan solo mira quién viene por el carril al que piensa pasar y se olvida del que va adelante. Para evitar eso, es necesario combinar la mirada hacia delante y hacia atrás y nunca avanzar sin mirar hacia dónde se mueve el carro.

4. Mire siempre los pies del peatón. No sólo las intenciones de los carros son claves, la gente que se pasa la calle sin mirar, los que están caminando en las aceras, los que van a salir detrás de un camión de reparto, las bicicletas y motos en zigzag, los animales sueltos, etc.

5. Si está dando reverso, mire hacia atrás. Es una costumbre muy típica dar reverso solo mirando a los espejos. Usar solo los espejos es más difícil y también mucho más inseguro.

6. Ojo, los carros se ruedan. Sobre todo si arrancan en subida, como en algunos semáforos en la Circunvalar.

Asesoría: Andrés Jaramillo Botero, gerente de Colserauto

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.