PÁNICO ENTRE EMPRESAS TEXTILERAS

PÁNICO ENTRE EMPRESAS TEXTILERAS

A las dificultades que afronta la industria textil por causa del contrabando y en general por las prácticas de comercio desleal, se añadió esta semana un ingrediente más que podría tener repercusiones mayores. La confusión generada entorno al eventual concordato de las tres principales textileras del país, generó pánico entre los empresarios del sector, pues bien saben la sensibilidad que despierta una información como esta, que incluso puede traducirse en un problema de desconfianza de parte de la banca y los mismos proveedores de la industria.

18 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Como era de esperarse, los productores textiles salieron de inmediato a desmentir la información atribuida a la Superintendente de Sociedades y que alcanzó a ser difundida por algunos medios de comunicación.

René Gómez Domínguez, presidente de Coltejer, aseveró que esta compañía está lejos de una situación concordataria y en un comunicado de prensa despejó las dudas que pudieron crearse entre acreedores y accionistas.

Nunca ha sido política de la empresa ni de sus accionistas llegar a condiciones extremas en su manejo que puedan lesionar los intereses de sus acreedores, lo cual ha sido demostrado en situaciones difíciles presentadas en el pasado . Agregó el presidente de la textilera que Coltejer continúa con su plan de reconversión industrial con el apoyo de sus accionistas y la comunidad financiera nacional e internacional con el fín de mantener su competitividad dentro del esquema de apertura económica .

Para aclarar las dudas que se pudieran crear entre los acreedores, también la Asociación Colombiana de Productores Textiles, Ascoltex, se pronunció y en un comunicado señaló que la solidez de las industrias les ha permitido sortear las dificultades .

Otra textilera importante, Tejidos Unica de Manizales, también aclaró. Hernán Darío Sierra, presidente de la compañía dijo que la industria textil no solo tiene problemas con la apertura, sino también con declaraciones de funcionarios públicos que conocen muy poco el tema. Unica está en franca recuperación, luego de un proceso de reestructuración.

Con natural preocupación, la recién posesionada Superintendente de Sociedades, Olga Forero de Silva, debió salir a aclarar tan delicado asunto.

Los efectos Como una extraña coincidencia, la acción de Coltejer bajó en la bolsa de Valores de Medellín, justamente al día siguiente del malentendido. La acción que estaba en 131 pesos, descendió el jueve a 120 pesos. Esto es una baja del 8.4 por ciento, bastante considerable, mientras se negociaron, ese mismo día, 215.000 acciones, una operación representativa, no muy frecuente en la textilera. Son unos 25 millones de pesos.

Entre tanto, las acciones de Tejicondor se negociaron a 225 pesos, mantiéndose estable y Fabricato no registró operaciones.

Para Carlos Andrés Villa de la firma Corredores Asociados, no puede decirse que hubo pánico por la información acerca de un concordato. Hay confianza en los inversionistas en las empresas, si hubiera un pánico las acciones caerían .

Según Villa, la baja en el mercado del Coltejer, no se debe a la información que se creó, pues el índice de la bolsa ha tendio una tendencia a la baja en todas las acciones. Esto se ha presentado en acciones diferentes a las textileras, incluso Argos, Caribe y Suramericana.

Normalmente los inversionistas grandes no son especuladores y tienen una visión y concepto del negocio a largo plazo. Saben y conocen la industria y no liquidan una inversión por temores .

Difícil momento La situación no es para alarmarse, pero la industria textil sigue atravesando serias dificultades.

En el primer semestre del presente año, las cinco principales textileras del país registraban pérdidas por 23.877 millones de pesos.

Aumentan pérdidas Miradas las cifras, sin ajustes por inflación para tener una perspectiva más objetiva de la real situación de la industria textil, las cinco principales compañías aumentaron sus pérdidas en el primer semestre de este año con respecto a 1993.

Fibratolima pasó de unas pérdidas (sin ajustes) de 2.558 millones de pesos a 4.303 millones. Coltejer aumentó sus pérdidas de 10.113 millones de pesos a 11.0123 millones en el corte semestral. Fabricato registró pérdidas por 4.490 millones de pesos en los primeros seis meses de este año, cuando en el mismo período del año pasado estas ascendían a 2.001 millones. Tejicóndor pasó de 639 millones en pérdidas a 2.288 millones. Unica alcanzó pérdidas por 1.783 millones.

Estas mismas cinco compañías (Fibratolima, Coltejer, Fabricato, Tejicóndor y Unica) presentaban a junio de 1994, deudas por 223.933 millones de pesos. El nivel de endeudamiento, sin embargo, descendió de 40.6 en junio del 93, a 38.4, al corte del primer semestre de este año.

Este subsector (las cinco anteriores) representa en la industria textil el 44.6 por ciento del total de la producción de telas del país.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.