RESURRECCIÓN DE LOS MAINFRAMES

RESURRECCIÓN DE LOS MAINFRAMES

Dentro de las materias informáticas, predominan la de los microcomputadores, la de los sistemas operacionales y las herramientas de productividad de Microsoft y la de los lenguajes visuales de programación. Pero estos no son los únicos temas sobre esta materia que tienen una gran importancia. Existen algunos equipos que casi nadie ha oído mencionar pero que, por su mayor antigedad, les hace merecer un gran respeto y les otorga una gran tradición.

10 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Me refiero por supuesto a los grandes computadores o mainframes, con los cuales se puede hacer una analogía con los ex presidentes de Colombia que han sido relegados al cajón de los recuerdos gracias a las jóvenes figuras que actualmente dominan la política en nuestro país.

No se puede olvidar que fueron los precursores de esta revolución que tanto ha cambiado nuestra forma de vivir y de trabajar. El primero de esta especie fue desarrollado en la Universidad de Pensilvania para procesar los datos del censo a finales de la década de los 40. Era un mamotreto de un tamaño tal que ocupaba un espacio equivalente al de unos cinco cuartos, y su consumo de energía era tanto, que cada vez que se prendía se iba la luz en las ciudades aledañas. Los rápidos adelantos de la tecnología permitieron recorrer en pocos años las generaciones de computadores de las que tanto hablan los libros, hasta llegar a lo que hoy se consigue en el mercado.

En la investigación del mercado de la informática realizada por IDC de Colombia y que publicó la sección Computadores hace unas semanas, se puede apreciar que la venta de mainframes subió de tres en el 92 a 12 el año pasado.

No se puede desconocer que en este mundo de telecomunicaciones, de dinero electrónico, de reservas en avión y compras desde el hogar, de televisión interactiva, los grandes computadores tiene un papel que cumplir. Por más servidores poderosos que tenga una red de computadores, muy difícilmente se podrán procesar los millones de transacciones diarias que caracterizan a las multinacionales y empresas financieras. Sólo lo puede hacer un equipo con jerarquía. Es aquí donde hay que acudir al que tiene el poder, la velocidad y la capacidad de hacerlo: al señor mainframe.

Como grandes servidores de datos, como equipos centrales para almacenamiento y procesamiento de datos históricos, como los cerebros importantísimos de las más grandes empresas que operan en el mundo e innumerables usos más, estos equipos salen a sacar la cara por la informática en los momentos difíciles. Como ocasionalmente lo hacen, con elegancia y jerarquía, nuestros ex presidentes.

Los mainframes, que muchos creían muertos y enterrados, entre los cuales me contaba yo, están resucitando para asumir el rol que la historia les ha deparado. Estos cerebros de cabeza blanca y caspa en sus hombros están ahí para apoyar en forma única muchos de los procesos informáticos más importantes del mundo. Ellos, recogiendo algo que oí no hace mucho, no son dinosaurios en extinción sino en proceso de adaptación. Y cuando se hayan ambientado y encontrado su nicho, se erigirán para ocupar el puesto que merecen y harán temblar la tierra.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.