CONMOCIÓN NACIONAL EN SUIZA

CONMOCIÓN NACIONAL EN SUIZA

El miércoles pasado era, sin lugar a dudas, uno de los días más negros de Suiza desde el año 1291, cuando se fundó la patria del queso, de los relojes y del chocolate. La misteriosa muerte de 48 miembros de la Orden del Templo del Sol en dos idílicos pueblos de la parte francesa de Suiza, es motivo de conmoción nacional.

10 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Para el país es un choque impresionante, la masacre todavía es el tema de las discusiones en toda la nación. La televisión, las cadenas radiales y la prensa sólo se ocupan de la Orden del Templo del Sol y su increíble fin.

Hoy los suizos se preguntan, cómo pudo ocurrir este drama de muerte en un país educado, que es económica y socialmente equilibrado? por qué los habitantes de los dos pueblitos no se daban cuenta de la secta? Cheiry y Les Granges son dos pueblos pequeños donde la población de caballos, vacas, gallinas y cabras, es mucho mayor que la de humanos. Es una hermosa región de agricultura llena de bosques, montañas y aire limpio y saludable. Mejor dicho, es un pequeño paraíso.

Y, hasta el miércoles pasado, la paz y la felicidad vivían también en Cheiry y en Les Granges.

Nuestro pueblo siempre era tranquilo, nunca pensábamos que aquí podría pasar algo tan terrible , dijo Serge Thierrin, secretario del alcalde de Cheiry, donde fueron encontradas 23 víctimas.

Un hombre del pueblo, de 46 años de edad se daba cuenta el sábado de que dos de los muertos eran sus hijas de 18 y 20 años de edad. Yo sabía que mis hijas eran parte de una secta, pero no sabía dónde se encontraban y tampoco sabía lo que hacían. Nunca pensé que su fanatismo podría causarles la muerte .

En Les Granges, algunos de los habitantes habían dicho, meses antes del drama, que en la casa donde fueron encontrados los otros 25 muertos podrían vivir algunos drogadictos. Pero eso no es nada extraño en Suiza: este país es desde hace pocos años el centro de heroína y cocaína de Europa.\ Joachim Mller, sacerdote y especialista en sectas comentó: Suiza es un país donde se puede vivir tranquilamente y cada uno va por su camino. Si alguien vive en una casa, muchos vecinos no se dan cuenta. Este anonimato es perfecto para una secta. Se pueden hacer locuras casi sin peligro .

Elsbeth Baker otra especialista en sectas culpa a Suiza de lo ocurrido. El Estado, mejor dicho los políticos y la Iglesia, no saben nada de sectas y por eso ocurrió esta masacre. Mucha gente pierde la fe en Dios y en la Iglesia Católica o Protestante. Muchos jóvenes buscan hoy su suerte en las drogas o en una secta .

El gobierno tiene que reaccionar después de este drama, el pueblo se lo pide eso también. Pero ahora mismo nadie sabe cómo. Suiza da la impresión de ser en estos días una nación desamparada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.