FONTANELLI LOGRÓ LA DUODÉCIMA ETAPA PARA SU EQUIPO ESTE AÑO

FONTANELLI LOGRÓ LA DUODÉCIMA ETAPA PARA SU EQUIPO ESTE AÑO

No hubo tiempo para entregar declaraciones a los medios de comunicación. Apenas se bajó del automóvil número uno del equipo ZG Mobili-Selle Italia- Bottechia, el team manager y director técnico Gianni Savio eludió hábilmente los micrófonos, las grabadoras y las libretas de apuntes y emprendió veloz carrera. Discúlpenme, por favor. Voy a felicitar a Fontanelli y ahora vengo a hablar con ustedes , dijo en un claro español con acento. El afán se justificaba. No solo porque este italiano, enamorado del ciclismo colombiano, había conseguido la duodécima victoria de su equipo este año en Colombia, sino porque había cumplido con el objetivo que se había trazado en su participación en el Clásico RCN-Caja Popular Cooperativa 45 años: ganar dos etapas. Y el artífice de esa alegría era, precisamente, Fabiano Fontanelli.

10 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Desde mucho antes del comienzo de la primera etapa, programada sobre 166,7 kilómetros entre Neiva y este puerto, e espigado italiano de 29 años era el favorito. Por fortaleza, por potencia, por experiencia, por habilidad, el dorsal número 114 acumulaba el mayor número de boletas a ganador. Y no defraudó. Ni él ni su equipo.

La orden era trabajar a bloque para buscar la victoria con Fabiano. Cacaíto Rodríguez, Roberto Menegotto y Daniel Hirs eran los encargados de llevar el peso de la carrera en la primera parte. Al final, debían hacer el relevo Raúl Montaña y Stefano Colage. Todos los muchachos cumplieron a la perfección y por fortuna conseguimos la victoria , dijo emocionado.

Pero más allá del éxito, que eleva el palmarés de su escuadra en pruebas criollas, Savio estaba desbordante de alegría por la labor de los colombianos Nelson Cacaíto Rodríguez y Raúl Montaña en función de su compañero. Cacaíto viene resentido en una rodilla y esta mañana se acercó al carro varias veces a contarme que no soportaba el dolor. Sin embargo, como todo un profesional, puso todo su inmenso corazón al servicio de Fontanelli y trabajó muy bien. Raúl, mientras, se sobrepuso a la gripa que desde hace una semana lo mortifica y también fue fundamental , explicó.

Con esta, el corredor oriundo de Salarolo (cerca de Ravena, la tierra de Dante Alighieri), completó seis éxitos: uno en la Clásica Néctar, dos en la Semana Bergamasca, uno en los Valles Mineros (España) y dos más en el Clásico RCN. Estoy muy contento con él, pues este es el primer año en el equipo -venía del Navigare-. Es un corredor que encaja perfectamente en el estilo que me gusta: corajudo, generoso, con gran determinación para conseguir la victoria y aplicado para seguir las instrucciones .

Después se perdió entre la multitud, en busca de la piscina del Hotel Bachué, donde comenzó su relación íntima con el ciclismo colombiano: allí fue que supo de la existencia de su consentido, Raúl Montaña Herrera.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.