Una fiera que regresa en paz

Una fiera que regresa en paz

“La soledad me apabulló. Era una persona arrogante. Decía: ¿por qué me miran, para qué me llaman, por qué me molestan? ¿Acaso no soy igual a todo el mundo? No sabía lo que era la humildad y no aprecié el sentimiento de los que me querían”.

02 de enero 2007 , 12:00 a.m.

Quien habla es María Eugenia Parra, la actriz chiquinquireña, de 44 años, que tuvo su época de gloria hace algo más de 15, cuando protagonizó las novelas La pantera y Asunción.

Hoy está de regreso en la televisión, sin bulla , después de ocho años (sin contar un personaje pequeño en Padres e hijos que hizo por tres meses).

“De la época de La Pantera tengo recuerdos lindos. Me fascina recordar cómo los hombres se enamoraban de mí… era maravilloso. No supe manejar la fama, pero hoy en día soy consciente de lo que pasa y no me afano por tener tanta popularidad”, dice.

La actriz tuvo que superar la soledad y un intento de suicidio por la depresión de sentirse abandonada. Estuvo internada varios días en la Clínica Reina Sofía con tratamientos siquiátricos porque se sentía en el vacío total.

“Me dio una depresión muy fuerte. Vivía sola. No tenía esposo ni novio, me alejé de mi familia, de mis amigos y me sentía abandonada”, cuenta.

Ahora no goza del reconocimiento de la gente, ni encarna papeles principales, pero tiene la fortuna de sentirse renovada, sosegada y equilibrada en sus emociones. “Ya sé que no puedo volver a ser la protagonista que fui y no sufro por eso. Ya no tengo la frescura que tenía en esa época. Uno crece y se marchita”, admite.

Parra se alejó de la vida pública luego de coprotragonizar Tabú. En ese momento, sus amigos y su familia, incluidos sus 13 hermanos, ya le habían reprochado su altivez y ella se sentía desprotegida.

Entonces, se radicó en Estados Unidos durante un año y medio. Se refugió en casa de uno de sus hermanos e intentó estudiar inglés, pero le quedó grande, según dice, así que regresó a Bogotá, viajó a Pereira donde otro hermano y se animó a volver a actuar.

“Hablé con directores de teatro y les dije que quería participar en obras”.

Finalmente, la llamaron para El Engaño, novela en la que actualmente hace el papel de Lida, la mejor amiga de la mamá de la protagonista (Ana Lucía Domínguez). “Grabé 52 capítulos y van ocho al aire. Estoy feliz porque puedo abrir puertas de nuevo, tengo muchísima fe en el 2007, que me va a traer cosas muy positivas y volveré a estar vigente", dice. .

SUS AÑOS EN TV María Eugenia Parra siempre quiso ser actriz y pudo lograrlo al cumplir 15 años. Estudiaba secretariado en el Sena, se dio cuenta de que había un taller de actuación y cambió de curso. Se olvidó del secretariado y empezó a hacer de extra en ‘Los cuentos del domingo’. Después se matriculó en el grupo de teatro de Paco Barrero y ahí trabajó cerca de cinco años.

Hasta que, con la ayuda del veterano actor Edgardo Román, l e llegó su época dorada. Pasó por los elencos de ‘El confesor’, ‘Los colores de la fama’, ‘Carmentea’, ‘Que no le pase a usted’, ‘Dialogando’, ‘La Pantera’, ‘Asunción’, ‘Soledad’, ‘El pasado no perdona’ y ‘Tabú’, entre otros.

Estuvo a punto de casarse, pero nunca lo hizo, ni tuvo hijos.

''Me fascina recordar cómo los hombres se enamoraban de mí. No supe manejar el éxito, pero eso no me afa na.

María Eugenia Parra, actriz

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.