OTRA VEZ

OTRA VEZ

Como en el cuento de Cantinflas, ese gran artista mexicano a quien América no le ha rendido el homenaje que merece y quien decía, en sus reapariciones, de nuevo otra vez , los problemas internacionales se repiten con inexplicable frecuencia. La amenaza de otra conflagración entre Estados Unidos y los Emiratos Arabes de un lado, e Irak del otro, deja perplejos a quienes asistieron hace pocos años a una guerra en los ardorosos desiertos que separan a los Emiratos de Irak. Ese conflicto causó daños inconmensurables a los contendores y afectó a todo el mundo, porque la destrucción de los pozos petroleros, quizá los más ricos, puso los precios de los hidrocarburos por las nubes y minó la economía de los países exportadores e importadores. Volvemos los ojos al pasado y no podemos olvidar las batallas sobre Bagdad, los lanzamientos de cohetes contra Israel, los desiguales enfrentamientos con el poderoso conjunto de aliados y la espectacularidad del dictador iraquí, quien se lanzó a una pelea

11 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Es posible que esté ocurriendo algo parecido al caso de Cuba, y que la gravísima situación interna de Irak lleve a Hussein a intentar recuperar su decaído prestigio con actitudes arrogantes que, dentro de su manera de ser, pueden terminar por conducir otra vez al Golfo Pérsico y a todo el Medio Oriente a nueva crisis de imprevisibles consecuencias.

Pero puede también ocurrir lo que en el juego de cartas se llama un bluff . y que esta tragicomedia sea un acto más de la estrategia utilizada por los políticos en trance de desgracia. Los norteamericanos consiguieron en la primera vuelta un apoyo mundial que parecía improbable. Fue el comienzo de hostilidades bajo la bandera de la ONU, pero en realidad libradas por los Estados Unidos. Otra vez los aliados vuelven a anunciar su coalición, y bajo el mando indeciso del presidente Clinton todo puede esperarse. De igual manera salir bien o salir muy mal, porque al mandatario americano no lo guía un razonamiento político claro y cierto, sino el manejo de situaciones en las que combina las vicisitudes internas con las externas.

Todo este revoltijo originado en el Golfo Pérsico va a poner en ascuas a los interesados productores y consumidores de petróleo. Vendrán alzas. Y quienes juegan a la bolsa guerrera podrán centuplicar sus ganancias, o quizá perderlas.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.