COLOMBIA Y EL REINO UNIDO

COLOMBIA Y EL REINO UNIDO

Colombia antes de Gaviria era un país cerrado, monacal, que ignoraba el mundo externo y era ignorado a su vez por ese mundo externo. La apertura, con todas sus reformas, colocó a nuestro país en el escenario mundial, así su significado y trascendencia no hayan calado aún en la conciencia colombiana.

11 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Las pocas y concentradas opciones de comercio internacional, con sus dependencias, muchas veces oprobiosas, se transformaron en oportunidades ilimitadas, repartidas en todos los países del orbe. Que los colombianos todavía no se percatan de lo que esto significa, ya es otra cosa.

Para aprovechar este inmenso escenario y traducirlo en comercio e inversión, es elemental crear bases de amistad, confianza y lealtad.

En otras palabras, nuestro país, en cabeza de sus personeros, del gobierno y de los hombres de negocio, tienen que salir a campo traviesa por todos los lugares del mundo a conquistar la amistad de otros países y de sus hombres de negocios, para convencerlos de que Colombia y los colombianos son aptos para comerciar y para recibir inversiones externas, así sean en Joint Venture o en forma independiente.

Yo tengo para mí que el gobierno ha estado cumpliendo con este elemental principio y ha abonado el terreno en muchas partes para que el proceso comercial y de inversión se inicie.

Es el caso del Reino Unido, donde he sido testigo y protagonista al mismo tiempo.

La visita del presidente Gaviria a Londres en 1993 fue un éxito con pocos precedentes. El gobierno británico fue espléndido y las presentaciones del Presidente en los diferentes foros fueron excelentes. Paradoja: mientras Gaviria triunfaba en Londres, los colombianos denigraban de él y de su visita.

Durante 1994 muchos foros de corte económico se llevaron a cabo en la capital inglesa para mostrar la realidad de Colombia y las oportunidades que nuestro país ofrece para el comercio y la inversión en el extranjero. Todos ellos fueron grandes éxitos que contribuyeron al cambio notable de nuestra imagen en el Reino Unido.

Dos ministros se han convertido en las estrellas de estos encuentros: Santos y Hommes. Ambos con un excelente inglés y dominio absoluto de los temas y del auditorio. Santos tiene todo el estilo y elegancia que lo acercan al talante británico y Hommes, imbatible conceptualmente y con un humor a flor de labio que conquista de inmediato a la concurrencia.

Todo esto combinado con la gestión de la Embajada ante la prensa, los industriales, el mundo financiero y el Foreign Office, han estado convenciendo a los británicos de que Colombia es el país que puede servir de base para su gran acercamiento a Latinoamérica, propósito fundamental de sus autoridades.

De hecho, las inversiones británicas en Colombia son cada día mayores. Las frecuentes visitas de ministros y empresarios, certifican la confianza que Colombia está ganando en todo el Reino Unido.

Para rematar, el embajador británico en Colombia, Sir Keith Morris, ha desempeñado una gestión excepcional y ha sido uno de los grandes protagonistas en ese excitante proceso de amistad y de negocios.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.