EN CÚCUTA, UN CANDIDATO POCO SANTO

EN CÚCUTA, UN CANDIDATO POCO SANTO

La presencia de la guerrilla se siente en Cúcuta, aunque sus miembros no muestran la cara. Pero cuando se menciona el nombre de Pauselino Camargo Parada, muchos lo asocian con los grupos alzados en armas. Lo paradójico es que este hombre de 35 años acaba de dejar las sotanas sacerdotales para dedicarse a la política. Aspira a la Alcaldía de la ciudad.\ Algunos lo acusan de ser aliado de la guerrilla; otros de promover el rechazo, en algunos casos violento, de las gentes de los barrios populares a los candidatos de partidos tradicionales.

11 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

La candidatura del sacerdote ha sido la más polémica en la ciudad en la corta historia de las alcaldías populares.

Para empezar, Camargo contrarió a sus superiores y se lanzó a la alcaldía de Cúcuta, lo que de inmediato armó fuerte polémica entre sus seguidores, los sectores políticos y los católicos que lo respectaban como ministro de la Iglesia pero que no comparten su aspiración política.

Camargo niega las acusaciones de que le marcha a la guerrilla y de jugarle sucio a los otros candidatos. Dice que son armas poco nobles de sus opositores, quienes aspiran a conquistar a las 150 mil personas que habitan en las ciudadelas Juan Atalaya y La Libertad, donde ejerce su ministerio.

Sin embargo, los opositores del sacerdote recuerdan las actividades recientes de él.

Los cucuteños lo recuerdan como uno de los principales promotores de la marcha nocturna el año pasado por la Avenida Quinta (que es como la carrera séptima de Bogotá). Se trató de una protesta con discursos de corte izquierdista en protesta por los problemas de la ciudad.

El cura se camufló con bluyines y ropa deportiva y fue uno de los principales instigadores de la toma , recuerda un jefe político local.

El obispo Rubén Salazar Gómez le negó la dispensa para lanzarse a la política, pero no hizo caso. Abandonó la sotana y la parroquia de la ciudadela Juan Atalaya, la zona más pobre de la ciudad, en la zona sur.

La actitud de Camargo ha sido criticada por algunos clérigos de otras parroquias, que recuerdan, además, que siempre asumió una posición beligerante, desde el púlpito, en las iglesias de los barrios Antonia Santos y Villa Esther.

El clérigo se defiende: los gobiernos locales no les cumplían a las comunidades. Cuando alguien reclama en el país por aquellas personas que no tienen voz de inmediato se le tilda de subversivo y eso ha hecho carrera en la sociedad colombiana .

Sin embargo, su actitud va más allá del discurso pasivo, dice un aspirante al Concejo que por temor prefiere permanecer en el anonimato. Y recuerda el caso del candidato liberal al Concejo, Oscar Hernando Rossr, que entró a la ciudadela Juan Atalaya en plan de Campaña.

Sucedió hace un par de semanas. El candidato no pudo avanzar mucho dentro del barrio porque varios hombres le quitaron el carro y lo conminaron a retirarse. Al día siguiente le devolvieron el vehículo.

Los otros candidatos se quejan de que grupos de hombres, como una especie de milicianos, presuntamente con la complacencia del sacerdote, no les permiten la entrada al barrio. Esos hombres, con sus armas, amenazan a la gente , dice uno de ellos.

Alberto Ramírez Moros, candidato a la Alcaldía por el Partido Liberal, se quejó de que simpatizantes del sacerdote viven intimidando con armas de fuego a los electores. Inclusive, dice, no ha podido entrar a los barrios populares debido a esas amenazas.

Camargo figura como uno de los favoritos para ganar las elecciones. El otro candidato más opcionado es Pedro León Peñaranda Lozano, liberal apoyado por un movimiento suprapartidas de liberales y conseradores.

El cura dice que las maquinarias políticas mantienen en estado de postración a la ciudad y que su interés es servir a la comunidad.

Dice que su aspiración se basa en buscar el cumplimiento para la ciudadanía, pues las administraciones han dejado a la comunidad huérfana en materia de obras.

Reconoció que cuando fue párroco de Antonia Santos la subversión se tomó el templo y quisieron que él les acolitara ciertos movimientos, pero siempre he tenido claro qué es lo que debo hacer y cual es mi posición en la sociedad colombiana .

En sus declaraciones le pidió a los grupos armados que dejen que la paz entre al país y a la región porque Colombia no puede seguir derramando la sangre de sus hijos . Además, descalificó la actitud de la guerrilla y dijo que algunos grupos se han convertido en atracadores del pueblo .

Así mismo, desmintió las acusaciones que le hacen a sus seguidores en el sentido de que intimidan a la población de barriada para que voten por él. Eso es una calumnia porque la ciudadanía está recibiendo a quien llegue , dijo.\ Además, añadió que la parte política se gana con las ideas. En la ciudad han querido presentar que el padre Pauselino ha cerrado la frontera de los barrios para algunos candidatos. Lo que pasa es que algunos candidatos se encargaron de cerrar sus propias fronteras porque no prestaron los servicios que requería la ciudad .

El dice con inocultable orgullo que no ha tenido que invertir en imagen, porque no es candidato de una maquinaria, sino de una pequeña comunidad que me postuló y ese grupo es el Frente Cívico Independiente Popular . Por este rubro, asegura, solo se han invertido diez millones de pesos.

Pero esa es una de las principales críticas de sus opositores. Dicen que se aprovecha de la imagen y de la cercanía que le dan la Iglesia con la feligresía, para capitalizar todo políticamente.

Su administración, dice Camargo, tendrá un carácter gerencial, por lo que no se va a manejar alegremente como dicen sus opositores, sino que la va a gobernar con autoridad y todo el peso de la ley.

Pero muchos piensan si esa autoridad será la misma que aplicó el año pasado, durante una visita de la entonces primera dama Ana Milena Muñoz de Gaviria.

Durante una inauguración, el sacerdote se estaba extendiendo en su discurso y la señora de Gaviria intentó irse porque la iba a dejar el avión. Un asistente recuerda que él la obligó a quedarse, un tanto a la fuerza, hasta que terminó la ceremonia.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.