CÁRCELES: SE PAGA HASTA POR UNA CARTA

CÁRCELES: SE PAGA HASTA POR UNA CARTA

Las cárceles son prácticamente repúblicas independientes donde se registran altos grados de corrupción, violación de los derechos humanos, tráfico de influencias, despilfarro de los presupuestos, y en donde los guardianes cometen toda clase de atropellos. Esta es la principal conclusión de una investigación adelantada por la Procuraduría General de la Nación en las cárceles del país.

11 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

El informe sostiene que en aspectos administrativos las tres fallas más comunes están relacionadas con la omisión de deberes por parte de la guardia, lo que ha permitido la fuga de presos.

La segunda falla está relacionada con la violación de los derechos humanos, especialmente por malos tratos y agresiones de palabra y obra; y tercero, el cobro de dinero, tanto a los internos como a sus familiares, para permitir visitas o tramitar peticiones ante las autoridades.

Se presentan altos grados de corrupción: del guardián depende en la mayoría de los casos que una carta salga de la prisión con destino a la familia, que una acción de tutela llegue a un despacho judicial, que las quejas sean oídas y que la alimentación sea suministrada , sostiene el informe de la Procuraduría.

A favor de los carceleros, el informe dice que los guardianes son otra población reclusa en los penales. Las condiciones de sus albergues, en la mayoría de los casos, es infrahumana; la carencia de personal hace necesaria la prestación de turnos agotadores, y los salarios recibidos apenas cubren las necesidades de una familia .

Otro problema grave en las cárceles es el hacinamiento. Así por ejemplo, la cárcel de Bellavista en Antioquia fue construida para albergar a 1.500 reclusos, pero en la actualidad soporta a 3.226.

El inconveniente de la superpoblación carcelería se agrava, dice el informe, porque la mayoría de las cárceles tiene un deficiente servicio sanitario, médico y laboral.

Para que un recluso pueda acceder al trabajo necesita de muchas influencias, intrigas y desafortunadamente de dinero , además, los talleres están mal dotados y no ofrecen ningún tipo de seguridad laboral para el interno, asegura el Ministerio Público.

En cuanto al manejo de los presupuestos, el informe dice que los dineros no se utilizan en obras nuevas, sino en remodelar las viejas, que son en su mayoría obsoletas e inseguras.

El Ministerio Público dice, también, que las administraciones planean, coordinan, proyectan e inician, según su criterio, obras que las nuevas administraciones interrumpen, suspendiendo o paralizando indefinidamente los contratos .

No hay, además, grandes inversiones en programas de rehabilitación, y el presupuesto se gasta, casi en su totalidad, en gastos de funcionamiento y alimentación de los reclusos.

El documento de la Procuraduría dice, finalmente, que se están aplicando los procedimientos establecidos por la ley para la firma de contratos.

Se están presentando continuos fraccionamientos y ejecución de presupuestos sin tener en cuanta que estos deben ser anuales , dice el Ministerio Público.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.