SANTA FE LLORA SU DESGRACIA

SANTA FE LLORA SU DESGRACIA

Nadie explica el bajón futbolístico experimentado por Santa Fe para caer vapuleado el domingo frente al Medellín 5 a 1. Pero la mayoría cree que es un problema que se genera en la administración del club y que viene de años atrás.

11 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Jamás la hinchada de Independiente Santa Fe se sintió tan impotente para evitar el desastre. Por eso, las lágrimas fluyeron por miles de rostros el domingo en El Campín, porque ya ni los gritos parecían animar a los jugadores que, con más pena que gloria, se dejaban apabullar por Independiente Medellín 5 a 1.

En verdad, dan ganas de llorar porque no hay nada en el mundo que a uno le duela más que una derrota del equipo amado. Uno puede cambiar de mujer, de político, pero jamás de equipo. Y siento muchísima tristeza, no solo por mi equipo, sino por la afición de Bogotá, que ha respondido en la medida en que ha habido buenos cuadros, que se merece siempre estar en un cuadrangular final , dijo Guillermo Cortés, La Chiva , ex presidente de la institución cardenal.

En el seno directivo, la situación era inexplicable. No se arrean las banderas, pero ya se nota un halo de escepticismo al mirar el objetivo de clasificar para la semifinal.

Ahora ya no podemos hacer nada. Qué sacamos con licenciar a un técnico o a los jugadores? Yo no pierdo la fe, auncuando veo muy difícil la clasificación. Lo mejor es esperar a que termine el campeonato el 6 de noviembre , afirma Enrique Villamizar, el presidente.

El máximo dirigente de la escuadra prefirió abandonar el estadio cuando faltaba un cuarto de hora. Generalmente, ocupa una silla en platea, al lado de sus amigos, porque considera que en el palco se corren mayores riesgos. El le hizo caso a su esposa y salió cuando el partido estaba 4 a 1.

Alvaro Aldana, quien recientemente volvió a su cargo en el Banco Ganadero, ya entregó su fe: No hay nada que hacer. Fue increíble e inexplicable el bajón que tuvo el equipo en general. Y pienso que le será muy difícil levantar el estado anímico. Hubo algunos que trataron de exponer garra y pundonor, pero otros... .

Para el hincha raso, fue un golpe mortal. Merece que los cuelguen a todos... No hay derecho a perder de esa manera cuando se pelea una clasificación , decía Jorge Ramírez, tratando de aguantar su bronca. Yo los he visto perder muchas veces, pero siempre fue con las botas puestas. Ahora parecía un entrenamiento del Independiente Medellín. Que los cambien a todos para el 95: a los jugadores, al técnico y a los dirigentes , agregó.

Y allí es donde se inicia un juicio de responsabilidades porque una institución como Santa Fe no puede quedarse de la fiesta de fin de año dos veces consecutivas. El año pasado luchó para no ir al descenso, y ahora tiene la frustración porque se queda del bus de la semifinal.

La gente está equivocada , dice Efraín Pachón Roncancio, quien estuvo al frente del club entre 1985 y 1989, cuando salió la última gran camada de jugadores de las divisiones inferiores. Aquí, cualquiera piensa que puede ser dirigente. Pero estar en un cargo directivo en el fútbol demanda más trabajo que cualquier otra empresa. Es más agotador que otro puesto. No es simplemente llegar a figurar y pensar que las cosas se hacen solas .

Y lanza su juicio: Aquellos que tanto me criticaron en mi administración ahora tendrán que rendir cuentas. Dijeron que compraron las acciones en 750 millones de pesos, y se les dejó un jugador que vendieron en 2.400 millones de pesos. En dónde está la inversión? Cuál es el chiste de manejar un club así? No volvieron a promocionar jugadores y acabaron con las divisiones inferiores .

Guillermo Cortés, por su parte, no cree en administraciones malintencionadas. Les ha ido mal -dice-, pero creo que se ha hecho con buena voluntad.

Yo creo que es una mezcla de todo: administración y fútbol. Para empezar, es más difícil armar un equipo de fútbol que un sancocho. Y eso, mucha gente no lo entiende, cree que es así sin tanto esfuerzo.

Ahora es más complicado con esos cuentos de tácticas y fórmulas que han limitado mucho las capacidades de los futbolistas. Y no hubo un delineamiento muy claro en la dirección, porque está comprobado hasta la saciedad que una escuadra se arma con veteranía y juventud y no mandando a unos muchachos a la guerra para ver qué sale.

También prometieron estos directivos una democratización del club. Yo sé que es difícil porque aquí se mueven las instituciones alrededor de un equipo y no al contrario, que un equipo haga parte de una institución. Simplemente, hay que tratar de reacomodar la situación, tener jugadores de jerarquía y devolverle la alegría a la capital del país .

Vieja gloria de la institución y reciente director de divisiones inferiores, Hernando El Mono Tovar se lamenta de la suerte de su equipo del alma. Desde hace un par de años se convirtió en crítico agudo de los dirigentes porque dejaron acabar la semilla que había sembrado en cinco años.

Y qué quieren si acabaron con el patrimonio del club? Solo es cuestión de hacer una lista para ver cómo desperdiciaron la platica del Tren Valencia. Y de ese dinero no hubo ni un peso para las divisiones inferiores , dice Tovar.

La gente, con el paso de los años, se va a dar cuenta del trabajo que se realizó en los años 80... De allí salieron Eduardo Niño, Wilmer Cabrera, Freddy Rincón, Fabián Martínez, Alfonso Cañón, Francisco Wittinghan, Adolfo Valencia, Fernando Hernández, toda una excelente camada de futbolistas que le dieron categoría a la institución. Ahora uno ve que traen marcadores de punta, volantes por montones, delanteros de todas partes, mientras los muchachos han ido desapareciendo. Se acabó con la base y, obviamente, la construcción se vino a pique .

Esto es muy simple -dice Alfonso Hurtado, gerente general de Hurtado Hermanos-. Es culpa de la administración, de los dirigentes que no han sabido motivar y conducir al equipo. Y se refleja en que los jugadores dan la sensación de no querer seguir. Bajan los brazos muy fácilmente .

Esta hinchada, acostumbrada a sufrir y a gozar, a morir pero con la última gota de sudor en el terreno, parece desilusionada... Un fenómeno raro en Santa Fe.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.