VENDEDORES, MÁS ESTORBO QUE AYUDA

VENDEDORES, MÁS ESTORBO QUE AYUDA

A los compradores colombianos ya no les gusta que los vendedores les den explicación sobre los productos que van a adquirir. Opinan que estos son más un estorbo que una ayuda. Su principal preocupación radica en que la presencia de los vendedores reduce la libertad que tienen los consumidores de escoger los productos a su gusto.

14 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Los consejos que ellos dan no son ajustados a la realidad, pues al vendedor sólo le interesa obtener una comisión. Por ese motivo, el consumidor nunca escucha que un vendedor le diga que el vestido que se midió le queda feo, grande o pequeño. Esa es su talla , es la frase que el comprador escucha cuando sale del vestidor.

Según una investigación de mercado realizada por la Federación Nacional de Comerciantes (Fenalco), el 45 por ciento de las personas encuestadas consideran que los vendedores de los establecimientos comerciales son más un estorbo que una ayuda.

De acuerdo con los resultados de esta investigación, uno de los asuntos que más preocupa a los comerciantes radica en que no exista la capacitación adecuada a los vendedores para que estos cambien de actitud, y se conviertan en un orientador y no en negociantes a los que sólo les interesa salir de la mercancía, así el cliente sea engañado.

Opinan que es indispensable que los empresarios dediquen más tiempo a la capacitación de las personas que atienden sus establecimientos comerciales.

El trabajo se denomina Actitudes del consumidor colombiano frente al comercio , y recoge la información suministrada por 2.800 personas en ocho ciudades.

Dudan de la publicidad El estudio revela igualmente que la mayoría de los consumidores no creen en la publicidad, no tanto porque esta no sea efectiva, sino porque no dice la verdad sobre las bondades de los productos.

La encuesta de Fenalco consultó la opinión de 2.000 colombianos sobre el impacto que tienen los mensajes publicitarios, y encontró que el 73 por ciento de ellos considera que la publicidad no dice la verdad sobre los productos. Sólo el 25 por ciento le tiene confianza a los mensajes publicitarios.

Sin embargo, cerca de la mitad de los encuestados, el 40 por ciento, manifiesta que compra los productos motivado por la publicidad. El resto, 58 por ciento no define sus compras por lo que digan los avisos en los diferentes medios de comunicación.

Se detectó que la mayor aceptación a la publicidad se encuentra entre las personas menores de 40 años.

Una de las principales conclusiones del estudio es que buena parte de los colombianos consideran la publicidad como un engaño. Esta situación afecta a los productos que tienen calidad certificada debido a la generalización que la gente tiende a hacer de los defectos de otros productos.

Los consumidores tampoco están de acuerdo en que los productos de ahora son mejores que los de antes. Este concepto fue expuesto por el 54 por ciento de los encuestados.

Así mismo, tres de cada cuatro consumidores estiman que el aumento de los precios no va ligado a la mejora de la calidad de los productos y servicios ofrecidos por los comerciantes.

Mala imagen Pero los consumidores no sólo tienen dudas de la calidad de los productos, sino sobre la conciencia social de los empresarios colombianos, especialmente de los comerciantes.

El informe señala que aunque en la mayoría de los casos es posible demostrar la sensibilidad social de los empresarios, la comunidad es pesimista frente al apoyo que puedan recibir de este sector.

Pese a los aspectos negativos que se detectan en el comercio, los empresarios salen bien librados al momento de analizar la incidencia que tienen los consumidores en el resultado de su negocio.

La mayoría de los ciudadanos consultados considera que los comerciantes tienen un buen concepto de los compradores, a los cuales califican como la base de su actividad, puesto que si no hay clientes, tampoco habrá comercio.

Es también mayoritaria la opinión de los comerciantes que trabajan con el criterio de que el cliente siempre tiene la razón.

Así mismo, el 70 por ciento de los consumidores confiesa ser fiel con los establecimientos que prestan un buen servicio, bien sea en atención o en precios.

La encuesta revela igualmente que la atención en los establecimientos privados es mejor que la que se ofrece en las cajas de subsidio familiar. El 72 por ciento de los encuestados así lo señala.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.