NOBEL PARA LAS LETRAS JAPONESAS

NOBEL PARA LAS LETRAS JAPONESAS

El escritor japonés Kenzaburo Oe, galardonado ayer con el Premio Nobel de Literatura, es el principal representante vivo de la narrativa japonesa, esencialmente preocupada por la transcendencia última del hombre, que surgió en su país a raíz del desastre de la Segunda Guerra Mundial. Heredero de la tradición simbólica de la literatura de su país, y centrado en diseccionar los recovecos de la individualidad y las contradicciones de los sentimientos y pensamientos del hombre, Kenzaburo Oe encabeza la tendencia filosófica y simbólica de la novelística de Japón que sucedió en los años sesenta a la generación narrativa del otro gran escritor japonés contemporáneo: Yukio Mishima.

14 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Conocedor a la vez de los patrimonios culturales de Oriente y Occidente, Kenzaburo Oe nació en 1935 en la ciudad de Ose y estudió literatura francesa en la Universidad de Tokio, logrando reunir en su obra tanto el secular simbolismo japonés, en forma renovada, como el legado metafísico de la literatura de Occidente deudora, entre otros, del legado poético de William Blake.

La influencia del visionario y británico Blake, condensada en una valoración del sentido metafísico de la vida, de la perspectiva cósmica del individuo, y de la dualidad de la lucha entre el bien y el mal reflejada en la vida y ambiciones del hombre, es perceptible en los libros de Kenzaburo Oe. La suya es una obra que se expresa siempre con un lenguaje directo alejado de lo superfluo.

Esta sobriedad de lenguaje corre pareja en el trabajo del autor galardonado con el Nobel con una profunda reflexión acerca de los a menudo terribles contrastes de los sentimientos y sensaciones humanas, manifestada a través de un simbolismo narrativo donde no caben los abalorios y artificios estéticos.

Mestizaje literario Experto en la herencia literaria del otro gran escritor japonés galardonado con el Premio Nobel, Yasunari Kawabata -que logró la distinción en 1968-, Kenzaburo Oe se dedicó muy pronto a intentar superar el lenguaje de aquel, más lírico e impreciso, para realizar un mestizaje firme y original de las modernas narrativas de Japón y Occidente, mestizaje en el que pueden incluso rastrearse reflejos de los mejores instantes de Kurt Vonnegut y Malcolm Lowry.

Conocedor también de los aportes a la literatura japonesa de escritores de posguerra como Rinzo Shiina, Taijun Takeda, Kobo Abe, Hirosi Noma y Shoei Ooka, el autor ahora ganador del Nobel persiguió la construcción de un estilo personal a fuerza de lo impersonal de éste, alejado de los aspectos formales del japonés literario clásico.

Distinguido con el Premio Akutagawa en 1958 al inicio de sus trabajos literarios, y con el Premio Tanizaki en 1967 por su obra El juego del siglo, Kenzaburo Oe sólo cuenta con una novela publicada en español: Una cuestión personal -merecedora del Premio Schinchosha-, que, escrita en 1964, fue traducida al castellano por Yuna Kim e impresa en sendas ediciones por las casas Anagrama y Círculo de Lectores (la edición de Anagrama fue distribuida en Colombia a comienzos de los 90).

En esta única novela traducida al castellano, el autor presenta el tránsito personal de su protagonista -que ansía un viaje iniciático por Africa- como toda una parábola sobre la distancia entre la realidad y el deseo que aqueja al hombre; la imposibilidad de fijar planes concretos de superación individual, y la facilidad con la que el ser humano puede deslizarse hasta el lado más oscuro de su alma.

Otras de sus obras llevadas a diversos idiomas europeos, como Inundación en mi alma, Juegos contemporáneos y El jugador de béisbol, participan de similares desasosiegos ante la incertidumbre que rodea, no ya a las acciones del hombre, sino incluso al lugar que éste ocupa en el seno de un mundo que, evidentemente, no gira a su alrededor.

Considerado en su momento por Yukio Mishima como cúspide de la literatura japonesa actual , el autor de Una cuestión personal deja entrever en parte de su obra por un lado el sesgo erótico habitual en la mejor narrativa japonesa, agudizado por una visión destructiva de éste, y por otro, la limpieza estética, la serenidad y la capacidad de reflexión simbólica propias de la tradicional poesía de su país.

Un premio de todos En su casa de Tokio, Kenzaburo Oe se mostró orgulloso de que el más alto galardón de la Literatura mundial se diera a las letras japonesas. Considero que el nivel de la literatura japonesa es alto. Pudo haber sido tan bueno que recibieran el premio Kobo Abe o Shohei Ooka -dijo-. Si me lo dieron a mí por ser más joven, también es en aprecio de todos los autores modernos japoneses. La literatura japonesa ha sido galardonada con el premio. Creo que esto hará brillar también el futuro de otras literaturas de Asia .Interrogado sobre su recurso literario entorno del bombardeo atómico de Hiroshima y Nagasaki y la amenaza de la aniquilación nuclear, Kenzaburo aseguró haber sentido la importancia de que el ser humano recuerde estas tragedias.La mayoría de los japoneses, más que pronunciarse sobre el significado y crítica de las dos únicas bombas atómicas arrojadas en el mundo sobre objetivos civiles, dejan el asunto en manos de los historiadores y psicólogos. Por eso creo que tengo que seguir recurriendo a este asunto hasta mi muerte , enfatizó.El escritor aseguró ser algo más que un escritor. Soy también un ávido lector de autores como el peruano Mario Vargas Llosa, o el alemán Gunter Grass .Comentó además que la obra que prepara en la actualidad será la última , tras lo cual quiero buscar un nuevo género de literatura. Y puesto que pienso pasar el resto de mis días leyendo libros para conseguirlo, tengo que agradecer la ayuda pecuniaria del premio , bromeó Oe, para referirse a los 950.000 dólares, que recibirá el 10 de diciembre en la entrega de los Nobel.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.