EN BENEFICIO DE LOS EXPORTADORES

EN BENEFICIO DE LOS EXPORTADORES

El ministro de Hacienda ha hecho grandes esfuerzos fiscales para complacer a los exportadores y ha devaluado el peso en contra de la corriente. Como la mayoría de la gente no se ha dado cuenta del generoso beneficio que les ha otorgado el Gobierno a los exportadores o del mecanismo utilizado para llevar a cabo la transferencia, nadie ha criticado la medida. Esto ha envalentonado al presidente de Analdex, quien sigue pidiendo más, sin reconocer que el Gobierno ya ha hecho una multimillonaria transferencia de recursos del bolsillo de los contribuyentes al de sus afiliados. El mecanismo que se ha utilizado es el siguiente: El Gobierno, a través de la Tesorería General de la República, ha estado adquiriendo divisas en el mercado, gastándose sus reservas de efectivo a fin de depreciar el peso y de fortalecer el dólar. En consecuencia, una gran parte de sus disponibilidades de recursos está ahora en cuentas del exterior, a tasas de interés muy bajas. Pero como al mismo tiempo hay que paga

14 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Conviene discutir entonces si este objetivo es alcanzable, pues de lo contrario se estarían desperdiciando los recursos financieros que se están destinando para este fin. La política no sería sostenible, si el Gobierno necesita los recursos que está invirtiendo en el exterior y va a tener que traerlos en el corto plazo o si tiene que colocar TES para mantenerlos afuera. Si tiene que reconvertirlos a pesos se va a revaluar el peso inmediatamente; si sube la tasa de interés como consecuencia de las colocaciones de los TES, se revalúa al cabo de seis meses. Entonces sería válido preguntar para qué se hizo la operación y quiénes se beneficiaron, pues todo lo que se habría logrado en ese caso sería hacer más ricos a unos pocos particulares, a costa de subir las tasas de interés y desacelerar la inversión privada.

Para suavizar este resultado, al ministro de Hacienda puede tentarlo la posibilidad de persuadir al Banco de la República para que adquiera esas divisas, sin pasar por el mercado. En ese caso la revaluación no se sentiría inmediatamente, ni se le podría atribuir al Gobierno la presión alcista sobre las tasas de interés, pues sería el Banco el que tendría que captar recursos en el mercado para borrar la huella de este pecadillo. Pero inevitablemente se sentiría la revaluación, vía la tasa de interés real y por la inflación que generaría el Banco con su acción. Este dilema moral se le puede presentar a la Junta del Banco de la República antes de fin de año. Mientras tanto, los especuladores andan felices trayendo divisas para invertirlas en TES o en OMAS. Como el desenlace es predecible, ellos saben que no tienen pierde. Lo que los vaivenes les reportan son utilidades.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.