Secciones
Síguenos en:
UN CASO COMO PARA IMITAR

UN CASO COMO PARA IMITAR

En 1990 a través de un concurso de empresas comunitarias promovido por la alcaldía de Cartagena surgió la idea de crear la Cooperativa Ingeril Cooingcar Ltda. La idea fue promovida ante los estudiantes de la Universidad local, pero se carecía de recursos. Iniciar no fue fácil, sobre todo porque el acceso al crédito era limitado y se trataba de una empresa nueva que tenía que ganar mercado. En realidad se empezó con una donación de 20 sacos de cemento, que sirvieron para mezclarlos con arena y sacar los primeros bloques.

Meses después, cuando Cooingcar era una realidad, los esfuerzos se hicieron evidentes y por intermedio de la Organización de las Naciones Unidas se obtuvieron 220.000 pesos, cifra que luego se engruesó con una donación de la compañía Shell-Hocol por dos millones de pesos.

Así se logró la compra de una mezcladora y una rana vibrocompactadora, que permite producir diariamente 900 bloques de cemento.

Tres ingenieros y nueve asociados no profesionales son quienes comandan la cooperativa, que ya extendió su radio de acción a los trabajos de topografía y diseño.

La historia, relatada en la publicación corporativa de la compañía Shell, es uno de los muchos ejemplos para imitir existentes en Colombia. En Cartagena- por ejemplo- la cooperativa Ingeril se ha convertido para los profesionales recién egresados en una alterantiva laboral.

Fusión Aunque el mercado es competido y las cosas no son fáciles, este proyecto cooperativo tiene grandes aspiraciones hacia el futuro. Cartagena, como muchas otras ciudades del país, tiene un déficit grande de vivienda.

La idea es seguir creciendo para aumentar la disponibilidad de materiales y contribuir al desarrollo de programas sociales de vivienda.

Paralelamente a Cooingcar ha crecido la Cooperativa Constructora de Bolívar Ltda. Las dos han compartido los mismos contratistas y se han colaborado en el suministro de materiales. Ahora están proyectando fusionarse para obtener mayores facilidades en el crédito y garantías en el pago de salarios.

Este tipo de programas, que se han desarrollado con donaciones y contrapartidas no sólo contemplan el crédito, sino también la capacitación, la asesoría y la orientación del ahorro.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.