Secciones
Síguenos en:
Padres, no tenemos toda la culpa, pero sí la solución

Padres, no tenemos toda la culpa, pero sí la solución

Los hijos son hoy mucho más poderosos y beligerantes que las generaciones anteriores no solo porque los padres seamos más deficientes, como dicen muchos. Son así, ante todo, porque estamos reinventando la forma de ser padres en un mundo globalizado y frente a un entorno virtual, muy diferente a aquel en que crecimos.

Como resultado, nuestra forma de actuar es a menudo inconsistente y desacertada. Y sus efectos se manifiestan en actitudes tan insólitas de parte de nuestros hijos que dan lugar a que erremos más y a que nos culpen más, lo que aumenta nuestra inseguridad y nuestra falta de cordura.

Así, es evidente que, a medida que los padres estamos más confundidos, los hijos están más descontrolados y ansiosos; mientras más nos sentimos culpables y somos más permisivos, ellos son más desconsiderados y beligerantes; a medida que los sobreprotegemos más, ellos son más inútiles; a medida que nos igualamos con ellos, ellos son más irreverentes; y entre más ocupados vivimos, ellos viven más solos y apegados a los medios y a los ídolos que estos les presentan.

Aunque queremos que ellos sean más obedientes, nuestra forma de proceder está provocando resultados indeseados porque nuestra inconsistencia como padres los llena de incertidumbre y ansiedad.

La solución no es seguir trabajando muy duro para pagar buenos colegios que nos eduquen a los hijos, entrenadores deportivos que los animen a hacer algo, profesores que les arreglen sus limitaciones de aprendizaje; artefactos electrónicos que los entretengan o psicólogos que les compongan su autoestima.

Necesitamos trabajar en nosotros mismos, los baluartes de esa estructura tambaleante e incongruente que se supone debe contenerlos. Nuestra incoherencia y nuestra debilidad deterioran la imagen íntegra y sólida que nuestros hijos necesitan percibir para admirarnos y sentirse seguros. Somos nosotros, más que ellos, los que tenemos que “arreglarnos”.

Para ofrecerles a los hijos un clima más armónico y estable, debemos cuestionarnos, reflexionar y confiar en nuestro sentido común con el fin de hallar en nosotros la respuesta que buscamos afuera.

Y hacer los cambios que nuestro corazón nos indica, porque ahí está la sabiduría que nos ayudará a superar nuestras crisis en un mundo en crisis.

www.angelamarulanda.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.