LA ÉPOCA DESCONOCIDA DE FRANCOIS MITTERRAND

LA ÉPOCA DESCONOCIDA DE FRANCOIS MITTERRAND

Pocas veces la palabra escrita ha suscitado tanta polémica como en el caso de Une jeunesse francaise (Una juventud francesa), de Pierre Pean, libro que da luz sobre un periodo poco conocido de la vida de Francois Mitterrand, presidente de Francia, desde 1934 a 1947. Por qué esas fechas? Según Pean, estos son los años en que Mitterrand pasa del anonimato a la Historia . Y este paso, implica otro a nivel político: el paso de un monarquismo conservador al socialismo francés.

13 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

El libro comienza, pues, en el momento en que el joven Francois viaja por primera vez a París desde Angouléme, proveniente de una familia pequeño-burguesa de provincia de tendencia naturalmente conservadora. Mitterrand tiene 17 años y un tren gris lo lleva hacia la capital. Es el mes de octubre de 1934.

Pero Mitterrand, aunque hijo de un medio conservador y católico, no era de todos modos alguien de extrema derecha , y se lo declara a Pean: yo me crié en el horror de la Acción Francesa (grupo de extrema derecha), pero no porque fueran de derecha sino porque estaban excomulgados . En cuanto al antisemitismo Mitterrand también fue claro con Pean: mi madre decía que tanto Cristo como la Virgen eran judíos , por lo que la familia del presidente se oponía a la segregación antisemita y a los anti-dreyfusianos.

Pero a su llegada a París, Mitterrand se une al grupo de los Voluntarios Nacionales, un cuerpo dirigido por el coronel Le Rocque que no se distinguía propiamente por sus ideas socialistas. Refiriéndose a él, Mitterrand le dice a Pean: Encontré que ese personaje era injustamente tratado, que sus palabras contradecían la reputación que se le había creado. No era ni fascista ni antisemita... Y me sedujo. Estuve varias veces con él en un café del Boulevard Saint Germain .

Esas palabras le costaron a Mitterrand gran parte de los ataques sobre su relación con medios ultraderechistas.

Los amigos de la guerra Pero siguiendo con el libro, otro de los temas difíciles tiene que ver con una manifestación antiextranjeros, con connotación racista que se hizo en París en 1935.

De acuerdo a documentos fotográficos, Mitterrand habría participado en ella, pero él lo desmiente: no recuerdo haber estado allí, y si estuve seria por otras razones. Mis relaciones con el antisemitismo y el racismo se resumen en una anécdota. Un día en que, sentado en un café, vi que un grupo de ultraderechistas golpeaba a un joven judío. Mi reacción natural fue levantarme y ponerme del lado del joven judío en la pelea .

Cuando comienza la guerra, Mitterrand frecuenta sobre todo a los amigos de su familia en París. Es el caso de la familia Bouvyer, monarquistas convencidos, cuyo hijo será procesado 2 años después por el asesinato del antifascista Carlos Rosseli. Y para sembrar más la duda, Bouvyer padre obtendrá un cargo de responsabilidad en el Comisariado General de Asuntos Judíos instaurado por Vichy.

Esos eran los amigos de Mitterrand en su época estudiantil, y al terminar la ocupación en 1944, Mitterrand firmará un falso certificado de resistente para Bouvyer salvándolo de la cárcel. Es comprensible esta actitud? Su paso a la historia Pero volviendo a 1939, el libro llega al momento en que Mitterrand cae prisionero en Alemania movilizado por la guerra como sargento de tropa.

En la cárcel los presos tienen un periódico, el Ephémére, y muy pronto Mitterrand pasa a ser el director y escribe artículos en los que expresa su confianza al mariscal Petain, al igual que la inmensa mayoría de sus camaradas. Por qué? Mitterrand escribe: es el único que simboliza la unidad del país y su grandeza, sobreviviendo al caos de la miseria y la derrota .

Pero la vida en la cárcel termina para Mitterrand en 1941, el 10 de diciembre, cuando en su tercer intento de evasión logra volver a Francia. Regresando a París, al ya instaurado régimen de Vichy, Mitterrand encuentra trabajo en el centro de documentación de la Legión de Combatientes, puesto que le consigue el suegro de su hermano Robert Mitterrand.

Cómo era su trabajo? Mitterrand le dice a Pean: yo era un pequeño escribiente. Hacia fichas sobre los comunistas, los gaullistas, en general sobre todos los que fueran considerados antinacionalistas... Lo divertido es que todo estaba falseado . Es en ese servicio en donde Mitterrand se encuentra con los primeros resistentes, muchos de los cuales estaban colocados en diferentes cargos del régimen de Vichy. Al necesitarse papeles falsos, falsas fichas policiales, fui encontrando a la gente de la Resistencia .

Algunos meses después Mitterrand dimite y se emplea en el comisariado para la Clasificación de Prisioneros. Es ahí, a mediados de 1942, cuando realmente Mitterrand entra en actividades clandestinas. En octubre de ese mismo año Mitterrand se reúne con Petain, y a medida que pasa el tiempo su convicción por la Resistencia es cada vez más fuerte.

En junio de 1943, por ejemplo, Mitterrand ya está en la cumbre al punto de que, en una manifestación de prisioneros de guerra en París, el temerario Francois sube a la tribuna, se apodera del micrófono y dirigiéndose a su jefe en el comisariado de prisioneros, dice: No aceptamos la vergonzosa transacción que ustedes llaman relevo, y que utiliza a nuestros camaradas presos en Alemania como una forma de chantaje para justificar la deportación de franceses (sobre todo judíos y resistentes) .

Este acto le vale a Mitterrand la entrada en la Historia, pues hasta la BBC, desde Londres, felicita el coraje de ese valeroso patriota .

El precio es la clandestinidad total. Se convierte en persona non grata para el régimen de Vichy y la Gestapo lo busca, por lo que debe escapar a Londres en un pequeño biplano.

Cara a cara con De Gaulle De Londres va a Argel, en donde estaba el gobierno francés del exilio , y por primera vez se encuentra con el general De Gaulle. Según el libro de Pean, los dos hombres no se llevaron bien desde el principio. Mitterrand no estaba de acuerdo con algunas de las lineas directivas dadas por De Gaulle a los resistentes afirmando que el general no tenía experiencia de campo en la clandestinidad.

De Gaulle lo tolera, le perdona su pasado petainista pero no sus actos de simpatía (en 1945) con los comunistas. Pero De Gaulle debe tomarlo en cuenta, y el 22 de septiembre de 1947 el joven Francois, con apenas 30 años, se convierte en ministro de Ex Combatientes.

En este recorrido, que Pean sigue con rigurosidad y minucia a lo largo del libro, se pueden comprender las circunstancias y los matices de la época que hacen que un joven tuviera dudas, y saltara como un delfín de uno a otro de los bandos políticos para construir su identidad política.

Mitterrand no es, pues, el producto de una generación espontánea. Su compromiso socialista fue el resultado de varias ideas, de circunstancias a veces fortuitas y de momentos en los que la decisión debió prevalecer a la razón.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.