Secciones
Síguenos en:
El poder de uno

El poder de uno

En su más reciente edición, la revista Time escogió como personaje del 2006 sus lectores. “Ustedes son los personajes porque controlan la era de la información”, afirma. Los nuevos productos de la Internet, bautizada como Web 2.0 por los expertos en computadores, como los videos de YouTube, los blogs y el software libre, le dan al usuario un mayor poder en un nuevo entorno de “democracia digital”.

La idea de la red como un instrumento tan liberador y pedagógico que intrínsecamente profundiza los sistemas democráticos ha estado revoloteando en la mente de sociólogos, educadores y analistas políticos. La posibilidad de construir espacios personales, como los de MySpace, y de relatar y transmitir en video el acontecer diario en blogs es un avance en la expresión individual y en la capacidad del usuario de moldear los productos que consume.

Sin embargo, Internet es más un placer de pocos que una democracia. En el mundo, solo 16 de cada 100 habitantes tiene acceso a la red, cuyo uso está fuertemente concentrado en Norteamérica y Europa.

Mientras que en Estados Unidos la penetración alcanza el 70 por ciento, en Colombia –que ha crecido los últimos años a buen ritmo– llega al 13,2, según el más reciente informe de la Comisión Reguladora de Telecomunicaciones (CRT). Aun en Estados Unidos, las tasas de uso de Internet caen casi diez puntos de las zonas urbanas y suburbanas de mayor ingreso a las zonas rurales, con menos.

Esta ‘brecha digital’ no puede ser fácilmente ignorada cuando de analizar el fenómeno de la red se trata. En todas las sociedades del globo, pobres y ricas, el acceso a Internet se ha convertido en una llave fundamental para obtener información, servicios y ventajas.

Por ende, su distribución tiene que ser medida con los lentes de la equidad.

Los debates sobre pobreza ya están incluyendo medidas de promoción del uso de tecnologías de información y de la masificación del acceso a la red.

La tecnología no puede seguir siendo vista como un servicio de ‘lujo’, al que los pobres acceden después de garantizar otras necesidades.

Poco a poco, los proyectos para el desarrollo vienen amarrando componentes tecnológicos de manejo de datos y acceso a la red para resolver problemáticas de educación, salud, microfinanzas y capacitación. Un ejemplo de esto es el proyecto del computador portátil de 100 dólares del Laboratorio de Medios del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT).

Esta es buena muestra de cómo educación y tecnología constituyen aspectos inseparables para el avance de las sociedades subdesarrolladas. Una inversión en educación secundaria o primaria que no esté acompañada de un componente tecnológico y de Internet es una silla con tres patas.

Dentro de las críticas más fuertes a este concepto de la red como un ambiente de ‘democracia digital’ están las que apuntan contra el auge del consumismo, el fanatismo y hasta la pornografía. Sin restarles importancia a esas desventajas, la masificación del acceso a la red debe continuar en nuestros países. A pesar de que los precios siguen bajando por la competencia entre proveedores, las tarifas siguen siendo elevadas para muchos colombianos.

Superar los retos asociados a proveer acceso a la tecnología de Internet y los computadores a la mayor cantidad de ciudadanos de los países pobres es mayor transformación que los cambios en la red identificados por Time.

Mientras la brecha digital no se reduzca, YouTube y los blogs serán expresiones “democráticas” para un club privilegiado que disfruta de los beneficios de la era de la información.

pachomiranda@yahoo.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.