ALTA TENSIÓN EN EL DEBATE CAPITAL

ALTA TENSIÓN EN EL DEBATE CAPITAL

Uno siente que si hubiera tenido más tiempo, se hubieran podido contestar mejor las preguntas : Enrique Peñalosa Londoño. Yo quisiera que hubiera un taxímetro al lado de cada uno para saber cuánto cuestan las maravillas que prometimos , Antanas Mockus.

14 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Así hablaron los dos candidatos minutos después de concluir el debate en el auditorio Alberto Lleras de la Universidad de Los Andes.

Una hora antes, cuando se encontraron, apenas hubo un apretón de manos, un tanto frío, entre Enrique Peñalosa y Antanas Mockus. Los nervios estaban de punta y comenzaron a beber el primero de los casi tres vasos de agua que se tomó cada uno.

A las 7:10 p.m. ingresó al salón Mockus y saludó al auditorio con las manos juntas, al estilo oriental. El auditorio aplaudió. Minutos después ingresó Peñalosa con su amplia sonrisa y también se escucharon aplausos.

A esa hora todavía no había comenzado el debate sino que un periodista de televisión iba a transmitir en directo la entrevista con los dos candidatos.

Durante largos minutos los dos estuvieron sentados al lado del comunicador. En silencio y casi sin mirarse.

Antes de que comenzara el debate, en el fondo del auditorio, un hombre ingresó con escándalo de por medio y gritando que no lo querían dejar entrar. Era el mismo hombre que después saldría en defensa del candidato Carlos Moreno de Caro.

Y por fin comenzó. Al lado derecho del auditorio se sentía la presencia de los seguidores de Peñalosa y a la izquierda (como si se hubieran puesto de acuerdo) se hallaban los seguidores de Mockus.

La primera parte fue tensionante. En los intermedios se le daban indicaciones a Mockus para que no se moviera tanto y para que mirara a la Cámara y en Peñalosa se evidenciaba un manejo casi profesional de las cámaras.

Mientras tanto, en las afueras del recinto un grupo de estudiantes que no pudo ingresar golpeaba las puertas y los vidrios y gritaba consignas hasta que se llamó a la policía para desalojarlos.

Al final ninguno de los dos quiso decir cuál ganó, Ambos se quejaron de que la presencia de las cámaras los hacía ser más fríos pero estaban agotados, hasta el punto de que ninguno de los dos accedió a las peticiones de los estudiantes de continuar el debate fuera de cámaras.

Cómo vio el debate Clara Helena Parra, estudiante de economía: Peñalosa fue mucho más directo. Antanas Mockus es mucho más ingenioso y por eso la gente le tiene más simpatía. Para mí los programas de Peñalosa son mucho más serios .

Iván Cifuentes, profesor: Peñalosa demostró que conoce mejor la ciudad porque ha pensado en soluciones prácticas, mientras Antanas Mockus tiene muy buenas intenciones pero carece de conocimiento sobre Bogotá .

Victoria Eugenia Duque, estudiante de lenguas modernas: Ambos estuvieron muy bien. El uno como académico y el otro como político. Los dos son muy buenos. Los dos podrían realizar una buena labor por la ciudad .

Margarita Reyes, estudiante de lenguas modernas: Antanas Mockus demostró que con educación se puede hacer mucho. No necesitó hacer teatro para impresionar a los presentes .

Arturo Sánchez, asesor regional de Ecofondo: Antanas Mockus no solo es un buen académico, sino que demostró que es un buen administrador. Ha expresado hasta las últimas palabras que todos los ciudadanos participarán en su administración. Como lo indica su perinola, todos ponen, todos toman .

Mauricio Salcedo, estudiante de derecho: Antanas estuvo superior porque no necesitó acudir a cuestiones bajas para vencer a su contendor. Sería conveniente que trabajaran los dos porque son una excelente combinación .

Derisha Fernández, estudiante de antropología: Antanas Mockus tiene más facilidad para acercarse a los problemas y fue muy claro en sus respuestas .

Juan Guillermo Arias, estudiante de especialización de medios de comunicación: Parece que todo se hubiera dado. Fue un factor de ganancia que Mockus hubiera arrancado primero. Fue evidente que Mockus despertó los aplausos más grandes del público. Tal vez sus respuestas no fueron tan concretas como las de Peñalosa, pero ganó en simpatía .

María Virginia Rodríguez, estudiante de ciencias políticas: Me gustó Peñalosa porque fue más concreto y conoce más la ciudad. En cuanto a Mockus, creo que no es lo mismo ser rector de una universidad que manejar una capital con más de seis millones de habitantes .

Claudia González, estudiante de ciencias políticas: Me gusta más Mockus porque es diferente. Es una oportunidad para el cambio. Nosotros estamos desesperados y tal vez lo que necesita la ciudad es un antialcalde .

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.