DEFENDAMOS LA VIDA

DEFENDAMOS LA VIDA

Apenas tocó tierra el avión el sábado 8 de octubre, procedente de México, a donde viajé a participar en el Primer Congreso Internacional de Bioética, ya me llovieron los comentarios sobre el escándalo que levantó mi columna de ese domingo 2 de octubre que llevaba por título: Señor Presidente, cumpla la Constitución . Como en ocasiones semejantes, se dejaron oír comentarios a favor y en contra. Recojo tan solo dos comentarios en contra que merecen atención. El primero es el de mi respetable vecino de columna, Enrique Santos Calderón, quien aconseja el domingo pasado no exasperarse. Démosle tiempo al señor Presidente . Y me pregunto: Si ha tenido tiempo para hacer no ya planes, sino para tomar medidas eficaces sobre vivienda, educación y otros problemas más, que son secundarios, puesto que suponen la vida, por qué no ha tomado ninguna medida para proteger la vida de los colombianos? La segunda objeción vino en una carta del Correo de EL TIEMPO, en la que se me pide que presente mi

16 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Pero bien, hoy me encuentro en ánimo de conciliación y de participación en la búsqueda de soluciones a tamaño problema. Me permito sugerir una vía de solución que está haciendo milagros en el resto del mundo, y en Colombia no los ha hecho, porque ni siquiera sabemos que existe quién los hace: La Bioética.

Permítanme que se la presente tanto al señor Presidente, a las demás autoridades, como a la opinión pública. Los colombianos no sabemos qué es la Bioética. La confundimos con bioenergética, dianética, ética médica, genética o algo por el estilo. Y no es nada de eso. Precisamente me encontraba en México participando en el Primer Congreso Internacional de Bioética, auspiciado por el gobierno mexicano. Ahora es cuando vine a darme cuenta de que la Bioética, que brotó como callado manantial hace unos 30 años en laboratorios norteamericanos, hoy desembocó en el océano mundial de gobiernos, universidades, instituciones internacionales como la Unesco y otras 30 entidades más, Amnistía Internacional, bancos mundiales, institutos de investigación...

Empiezo por ofrecer cuatro aproximaciones conceptuales a la Bioética para que se expliquen por qué el gobierno mexicano invirtió la respetable suma de casi medio millón de dólares en la realización de este Congreso.

Por Bioética se entiende a diverso nivel: Primero que todo, un cuerpo de doctrina, principios, valores y derechos humanos, que a manera de fermento, tienden a impregnar toda la masa humana, amenazada hoy por el positivismo científico y la biotecnología.

Segundo: de allí ha pasado a convertirse en una disciplina académica, con contenidos y método propios, que se enseña en universidades.

Tercero: se entiende por Bioética, también, una especie de movimiento mundial, por parte de una gran minoría responsable, que busca la humanización de la tecnología y, en general, de la vida moderna.

Cuarto: finalmente, se entiende por Bioética, según lo dijo en este Congreso la doctora Noélle Lenoir, presidenta del Comité Internacional de Bioética de la Unesco, una especie de lenguaje internacional que facilita el diálogo entre todos los pueblos, en pro de la defensa de la dignidad de toda vida humana, sin distingos de ninguna clase.

Es probable que estos grandes significados y horizontes de la Bioética le expliquen y justifiquen el hecho de que el gobierno mexicano, por medio de su Comisión Nacional de Bioética, haya convocado a cien bioeticistas de todo el mundo, entre ellos el profesor Jean Dausset, Nobel de medicina, a participar en este Congreso, que se abrió en el Palacio de Gobierno Los Pinos, con discurso del señor Presidente de la República, la asistencia de mil quinientas personas del gobierno, rectores de universidades, directores de instituciones de salud, educación y otras más.

Durante cuatro días de intensas reuniones desfilaron ante nosotros, temas, por citar unos cuantos de los cien que se desarrollaron, como: Fundamentos de la Bioética, Dilemas éticos de la Biopolítica, la Bioética en la experimentación científica, el Proyecto Genoma Humano y el futuro de la humanidad, la Emergencia de la Bioética global, Vulnerabilidad del ambiente y la Bioética, el Programa de Bioética de la Unesco, Bioética y Derechos Humanos, el Futuro de la Bioética, y otros más.

Por qué en tan pocos años cautivó la Bioética la atención de la humanidad?\ Nos parece que la respuesta es fácil y clara: porque se ocupa del valor fundamental de la humanidad, que es la vida y su contexto ecológico, puestos en peligro por la tecnología moderna y por la ingeniería genética. La Bioética le ofrece al hombre contemporáneo valores morales y derechos humanos para orientar su destino.

Para terminar, preguntémonos: cuál sería la aplicación de la Bioética en Colombia? Cada país crea su propia Bioética, según sus necesidades. Colombia necesita la cultura de la vida, la reeducación de todo colombiano para que amanse su agresividad, valore su vida propia y la de todos sus semejantes, y encauce sus potencialidades, en forma desciplinada y responsable, hacia el desarrollo integral de todo colombiano, dentro del concierto de las naciones civilizadas.

Concretamente, sugiero dos pasos: organizar un Congreso Internacional, semejante al que acaba de celebrar el gobierno mexicano, para convocar a un selecto grupo de bioeticistas del mundo que nos vengan a decir qué es Bioética y cuáles son sus principales problemas.

De dicho Congreso tiene que salir, como en la mayoría de los países del mundo, la Comisión Nacional de Bioética que, en colaboración con el Centro Nacional de Bioética elabore proyectos de ley, organice congresos, haga programas de educación en defensa de la vida.

La hora de la Bioética es precisamente hoy! (Lema del Congreso de México).

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.