Secciones
Síguenos en:
Policías regresan por fin a casa

Policías regresan por fin a casa

Ayer, sobre la 5 de la tarde, 24 horas después de haber sido liberados por un reducto del Eln en una vereda de Samaniego, el intendente Carlos Calderón y el auxiliar regular Vladimir Meza salieron de Pasto para reunirse con sus familias en Ibagué y Medellín.

Los uniformados permanecieron encerrados en el comando central de la Policía de Pasto, en el centro de la capital nariñense, bajo una estricta vigilancia y no se les permitió hablar con nadie.

Lo único que se supo de su primer día después de recuperar la libertad es que su condición de salud es buena. Los uniformados ayer terminaron los trámites de un traslado de sede que quedaron pendientes el 2 de diciembre, cuando fueron plagiados mientras se desplazaban en una canoa en inmediaciones de Barbacoas (Nariño).

Calderón, comandante de la Estación de Roberto Payán, debía, además, protocolizar la entrega a quien asumirá ese cargo.

Veinticinco días de cautiverio Mientras iniciaban el recorrido de regreso a sus hogares, los policías se recuperaron de los 25 días de cautiverio que vivieron en medio de la incertidumbre y que terminaron el miércoles a las 5 de la tarde en la vereda El Decio, tras un día de camino.

Allí, sus 80 habitantes, que desde hace apenas cuatro meses disfrutan de la energía, que no cuentan con agua potable y viven de la cría de ganado, fueron testigos de la entrega en la capilla del lugar.

Una delegación del Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) y la Gobernación los recibió al filo de la tarde y bajo 7 grados de temperatura.

“Son libres. Me dicen cuáles son sus documentos”, fue el último diálogo con los comandantes ‘elenos’, que con un abrazo sellaron su compromiso de devolverlos.

MARÍA AUXILIADORA ME HIZO EL MILAGRO MEDELLÍN “Mami, te quiero mucho” fue lo único que alcanzó a decir el auxiliar Vladimir Meza antes de romper en llanto al escuchar al otro lado de la línea a su madre, María Isabel García, que tampoco pudo contener las lágrimas.

El diálogo solo duró unos minutos el miércoles en la noche, después de que el joven de 20 años llegó a Samaniego , tras ser liberado por el Eln.

“Mijito, María Auxiliadora nos hizo el milagrito”, dijo entre lágrimas María Isabel y se arrodilló al frente de una imagen de casi un metro de la virgen María, en su casa en San Antonio de Prado (Medellín).

Allí, ella, su esposo, Ramón Meza, y vecinos, lo esperaban anoche con un sancocho.

‘FUE UNA NAVIDAD MUY TRISTE’ IBAGUÉ “El secuestro de mi hijo nos cambió la vida, tuvimos una Navidad muy triste”, dice entre sollozos Zoila Calderón. Ella y su hija Diana Zapata se fundieron en un abrazo cuando un delegado del Comité Internacional de la Cruz Roja (Cicr) las llamó al atardecer del miércoles y les dijo que el intendente Carlos Guillermo Calderón estaba al fin libre.

“Dios mío, gracias”, dijo Zoila, madre del suboficial, que ayer esperaba su regreso en su casa del barrio Santodomingo Sabio.

Desde el 19 de diciembre sabían la intención del Eln de liberarlo y por eso, desde ese día, aumentó su incertidumbre. “Él está muy bien y nosotras ansiosas de verlo”, dijo Zoila, que el mismo día de la liberación habló con él

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.