ECOCIDIO

ECOCIDIO

Señor Director: Desde el municipio de Puerto Rico, al norte del Caquetá, hacemos saber que en el verano pasado (diciembre-enero) y como es ya tradicional se viene cometiendo el más terrible ecocidio cuando miles de hectáreas de bosque natural sucumben bajo el catastrófico poder de las hachas y motosierras, para posteriormente convertirlo en cenizas. Y qué decir de la fauna silvestre, que una vez arrasado su hábitat natural algunos animales son calcinados en los incendios forestales producidos por el colono; otros mueren de hambre y los pocos que sobreviven son presa fácil del cazador.

16 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Los caudalosos ríos con sus aguas cristalinas y puras, también sufren las consecuencias, porque en el verano se convierten en riachuelos de color lejioso, y en el invierno turbulentas aguas llenas de lodo.

Las pocas personas que aman el medio ambiente no pasan de asombrarse y mirar con tristeza semejante barbarie ya que se sienten impotentes por falta de autoridad y poderío.

Nos preguntamos: Por qué personas con situación económica definida vienen al Caquetá a convertir las selva en potreros? Qué opina el Estado ante esta situación? Qué pasa con la educación ambiental? Por qué no se está dando esta cátedra en los centros educativos? Qué función cumple la Umata ? Por qué la tala y la quema del bosque no se controlan? Cuándo y dónde el Estado colombiano va a responder a estos interrogantes? Amazonia Colombiana, Grupo Ecológico Amigos de la Naturaleza.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.