Secciones
Síguenos en:
Los ‘paras’ se arrepienten, lloran y hasta piden perdón

Los ‘paras’ se arrepienten, lloran y hasta piden perdón

Lo que ningún otro medio había podido revelar durante los últimos años, lo conoció EL TROMPO en exclusiva. Por algo es el más leído.

Los ‘paras’ concentrados en La Ceja, Itagüí, Melgar, Piscilago y otros centros recreacionales contaron toda la verdad sobre el escándalo de la ‘parapolítica’.

Dicen que durante los últimos años han sido mártires de la clase política y de un grupo desarmado que se autodenominan ‘Víctimas’.

En entrevista exclusiva con EL TROMPO los comandantes ‘Giorgio o Jorge 40’ y ‘Ernesto Báez’ revelaron cómo fueron infiltrados por congresistas, gobernadores y alcaldes.

También hablaron de la persecución a la que se han visto sometidos, de cómo los medios los han cuestionado de manera incompasiva y de cómo el grupo ‘Víctimas’ quieren quitarles lo poco que se ganaron con el sudor de sus Frentes (Nutibara, Metro, Central Bolívar...), “tras años de lucha...

armada”.

El primero en tomar la palabra fue Báez, quien, con los ojos en llanto, relató como han sido usados de manera ¡infame! por la clase política.

Arrancó por decir que en la pasada campaña electoral, un grupo de políticos, la mayoría de la Costa Caribe, los llamó para una reunión a fin de definir un proyecto conjunto para brindarles apoyo a las comunidades de la región.

“Fuimos todos confiados. Pero mire cómo son las cosas, por tratar de ayudar, ahora en lo que estamos involucrados. No es justo”, dijo el ex ‘para’ mientras se sonaba con un pañuelo Yves Saint Laurent.

Hice tamales para tener fondos Añadió que esos políticos les dijeron que si eran reelegidos, esa gente pobre se beneficiaría: “Les creímos y les ayudamos hablando con las comunidades, prestando nuestro buen nombre y prestigio. Hasta yo hice unos tamales para recoger fondos para las campañas”, dice Báez.

Pero, explica, los políticos les incumplieron, dejándolos ‘engrampados’ con los campesinos de la región.

“Los llamábamos y no nos pasaban al teléfono. Y cuando nos contestaban, decían que si contábamos algo, nos hacían quedar más mal con los campesinos.

Fue duro”, relató el ex ‘para’, que ahora tiene una humilde oficina de bienes raíces en Medellín.

También dice que el año pasado los citaron a Bogotá para una reunión en la que ellos esperaban que todo se aclarara.

“Nos hicieron comprar trajes carísimos y corbatas de seda. Ahora están arrumados y ya las polillas se los comieron. Ni siquiera nos sirvieron para el entierro de Carlitos Castaño, porque no hubo”.

‘Nada que ver’ Dice que a eso se suma el tiempo que los tuvieron en Ralito. “Aquí venían dizque a visitarnos. Nos hacían matar gallinas –lo único que hemos matado por aquí– y después decían que nunca estuvieron aquí. ¿Ve como son?”, dice con resignación.

‘Jorge 40’, toma la palabra: “Y cómo ve lo que me hicieron a mí. Me pidieron prestado el cuaderno Norma en el que tenía las letras de unos vallenatos y después apareció que dizque el portátil mío lleno de cochinadas, cuando yo no tengo ni para comprarme un CD original, sino que todo me toca pirata”.

Sobre los políticos dice que poco los conoce. “Uich… eso es lo que más duele, que a uno lo metan en esas cosas sin tener nada que ver. Por ejemplo, yo lo más cerca que estuve de los Arraújos fue a través de un afiche de ellos que tuve que poner”.

Los dos ex comandantes también se quejaron por la persecución que les han hecho personas que han llegado al extremo de pedirles que les devuelvan tierras o que digan dónde enterraron los muertos. “Ninguno de los que estamos aquí ha trabajado en funeraria para que nos pregunten eso”, dice.

“¡No tiene presentación! Primero nos jodieron los políticos, y ahora esta gente con ganas de quedarse con lo nuestro. Ni porque hubiéramos sido unos delincuentes. ¡Qué tal! Todo el mundo a aprovecharse de nosotros”, señaló con rabia ‘Jorge 40’, mientras se abrazaba a ‘Báez’.

‘NOS USARON’ Hasta yo hice unos tamales para recoger fondos para las campañas, pero nos inclumplieron. Los políticos nos usaron” Dice ‘Báez’ secándose las lágrimas con un pañuelo Yves Saint Laurent.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.