CAMPAÑA PREESCOLAR

CAMPAÑA PREESCOLAR

Aunque Enrique Peñalosa es candidato a la Alcaldía de Bogotá, y no a la rectoría del Gimnasio Moderno, sus declaraciones de hace unos días -que le valieron la frase de la semana en Semana- deberían asegurarle el derecho a ocupar la silla en la que hoy se sienta Jaime Castro. Por supuesto, si la silla ha corrido con mejor suerte que las calles bogotanas.

13 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Peñalosa dijo: Que los electores piensen, si tuvieran que dejar a sus niños una semana, con quién los dejarían, conmigo o con Mockus .

La verdad es que yo, a mi hijo, trataría de evitarle la experiencia poco grata (y, quizás, traumática) de dejarlo en manos de un político.

Imagino lo aburrido que debe pasarla un niño con Peñalosa. Excepto su hija, claro está. Pero aún así, no dudaría un segundo en dejarlo a su cuidado, si la otra opción es el candidato Antanas Mockus. Porque una cosa es someter a un hijo a aburrirse: situación, al fin y al cabo, por la que pasan todos los mortales, y otra cosa es someterlo a riesgos mayores.

Con Mockus, un niño no sólo debe terminar profundamente aburrido, sino que además es posible que resulte con la teja corrida. O, lo que es peor, que se exponga a espectáculos para mayores de 18, como los que Antanas protagonizó, cuando era rector de la Universidad Nacional, primero en Manizales (de frente) y luego en Bogotá, en el León de Greiff (de espaldas).

No hay duda: Peñalosa se anotó un punto a su favor con esta declaración. Lo que no dejó en claro es si piensa montar un jardín de infantes en caso de resultar derrotado en las urnas capitalinas.

De cualquier manera, preferiría ver a Peñalosa y a Mockus en acción, como alcaldes, antes de encomendarles la difícil tarea de educar a un niño.

Su desempeño en el Palacio Liévano arrojaría luces que facilitarían una toma de decisión al respecto. Porque, por ejemplo, después de ver a Jaime Castro con las riendas de Bogotá, no se me ocurriría, ni por equivocación, pedirle el favor de cuidar a mi hijo. Ni mucho menos la misión de educarlo.

Estaré pendiente, en todo caso, de la jornada electoral que se avecina, precisamente en vísperas del día de los niños. Por fortuna sólo pueden votar los mayores de 18.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.