Secciones
Síguenos en:
Un acto revolucionario

Un acto revolucionario

Dirijo esta carta abierta al Comando Central del Eln, en cabeza de sus comandantes y voceros Antonio García, Francisco Galán, Juan Carlos Cuéllar y Pablo Beltrán; a sus frentes, sus bases y sus comunidades de apoyo, apenas pasado el 25 de diciembre, día en el que celebramos la Natividad de Jesús, y conociendo de antemano su profunda devoción religiosa y su genuino deseo de avanzar con determinación en el camino de la paz y la dejación definitiva de las armas.

Señores: se puede decir más alto, pero no más claro: el Eln no puede seguir usando escudos humanos para defender sus ideales.

El Eln no puede seguir valiéndose de la vida de miles de personas como moneda de cambio en una negociación. El Eln no necesita del terror para denunciar la injusticia.

El secuestro es la peor forma de tortura, de terrorismo y desaparición forzada y la más degradante de las humillaciones.

El secuestro no es nada distinto que un nefasto mercado de la libertad, es una práctica esclavista y la esclavitud no puede ser un medio para la liberación. Por eso se ha tipificado como un crimen de la mayor gravedad, bajo la jurisdicción universal, pues lesiona la conciencia de la humanidad entera.

La esclavitud y la tortura son crímenes que no prescriben y que, si el Eln no resuelve ahora en el marco de un acuerdo político, les aseguro que con la misma voluntad con la que hemos impedido la impunidad sobre las violaciones cometidas por los paramilitares, impediremos la impunidad sobre los crímenes cometidos por ustedes.

El Eln no puede seguir haciendo parte de esta mercadería del terror. Esto tiene que acabarse. Sin más excusas, sin más dilaciones, sin más dudas.

El país exige la liberación inmediata y unilateral de TODOS los secuestrados aún en su poder. Ese es el único símbolo de paz admisible, es el único gesto que puede reunir a la nación en torno al deseo de la paz y es la única forma en que la comunidad internacional y quienes servimos humildemente las causas de la paz podemos apoyar, garantizar y verificar este proceso.

La libertad es un principio innegociable.

El proceso de desminado humanitario, anunciado unilateralmente por ustedes, contiene una serie de complicaciones que lo hacen inviable a corto plazo, en tanto necesitaría de una verificación militar, de un despeje de facto y, paradójicamente, de la manipulación de una cantidad importante de explosivos para la desactivación de estos campos minados.

Todo esto tomará tiempo, la creación de confianza y una suma de voluntades que aún no existen. El Eln no puede seguir ilusionando al país con sueños baldíos y tampoco se pueden formular soluciones por fuera de los pobrísimos acuerdos hasta ahora anunciados en esa mesa sin agenda y sin destino, en la que no se ha negociado nada porque tanto ustedes como el Gobierno perdieron hace rato la iniciativa.

Es igualmente cierto que este tipo de procesos de reparación y rehabilitación, como el desminado, no deben agotarse tempranamente, en cuanto podrían convertirse en la clave de una fórmula de justicia que permita resolver parte de las deudas que el Eln ha adquirido con sus víctimas directas, con la naturaleza, con la nación, con sus propios principios ideológicos y con la humanidad.

La liberación inmediata de los secuestrados es el mayor de los actos revolucionarios con los que el Eln podrá apoyar el actual proceso de verdad y justicia en el país.

Es un acto de liberación para el país, que necesita emanciparse del miedo, y sobre todo para ustedes, que, libres por fin de esa vergüenza, podrán iniciar así el camino de regreso a casa.

Escríbame a desurasur@gmail.com

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.