JEAN BERTRAND ARISTIDE: TODOS ESTAMOS SEDIENTOS DE PAZ .

JEAN BERTRAND ARISTIDE: TODOS ESTAMOS SEDIENTOS DE PAZ .

Hoy es el día en que el sol de la democracia ha salido para nunca ponerse. He venido aquí a traerles la paz , fueron las palabras del presidente constitucional de Haití, Jean Bertrand Aristide, ante la jubilosa multitud que lo recibió en su retorno después de tres años de exilio. Un avión del gobierno estadounidense donde viajaron Aristide, el secretario norteamericano de Estado Warren Christopher, el canciller argentino Guido di Tella, el presidente de la Organización de Estados Americanos (OEA), César Gaviria, y otros funcionarios, aterrizó a las 1p.m. (hora colombiana) en el aeropuerto de Puerto Príncipe.

16 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Aristide salió del avión usando la banda presidencial roja y azul y saludó a al público al son de los vítores de las multitudes de haitianos que se agolparan en las afueras del aeropuerto para recibir al campeón de los pobres.

He estado muerto durante tres años... sólo que no me han enterrado todavía , expresó George Ernst, de 20 años, quien agitaba una bandera haitiana y coreaba el apodo afectuoso del presidente, Titid .

Aristide fue recibido por 11 de los ministros de su gabinete; el primer ministro interino, Robert Malval; el nuevo comandante en jefe de las fuerzas armadas haitianas, general de división Jean-Claude Duperval; el embajador estadounidense, William Swing, y el comandante en jefe de las fuerzas estadounidenses en Haití, teniente general Hugh Shelton.

Tras una breve ceremonia, Aristide se trasladó en helicóptero al Palacio Nacional en el corazón de la capital para pronunciar un discurso dirigido a los miles de partidarios suyos agolpados en las calles afuera del edificio.

Antes que el presidente hablara, tres mujeres cantaron el himno nacional mientras centenares de emocionados partidarios de Aristide se agolpaban contra la verja que rodea los terrenos de palacio.

Reconciliación nacional Aristide soltó una paloma blanca como emblema de paz, y reiteradamente instó a sus compatriotas a no tomar venganza contra sus adversarios sino aunar esfuerzos en espíritu de perdón y cooperación.

Todos estamos sedientos de paz , dijo Aristide entre los vítores de la muchedumbre. El presidente habló en creole, francés, inglés y español.

En su mensaje, Aristide urgió a que no se derrame una gota de sangre más en su país. Nunca, nunca, nunca más debe derramarse una gota de sangre , dijo Aristide en un discurso de reconciliación.

Las medidas de seguridad tomadas para la llegada de Aristide fueron intensas. Tanques estadounidenses con cañones de 152 milímetros se encontraban en los cruces de las calles y miles de soldados haitianos y estadounidenses estaban desplegados.

Efectivos estadounidenses vigilaban la muchedumbre desde el techo del palacio presidencial, mientras Aristide pronunció su discurso protegido por una pantalla antibalas.

Por su parte, el presidente estadounidense Bill Clinton declaró en un mitín político en Connecticut; Hoy es un día de celebración en Estados Unidos, ya que nuestro país ayudó a traer la paz y la democracia y la restauración del presidente democrático de Haití, ya que el presidente Aristide vuelve a su patria .

Ese retorno se consiguió gracias a un acuerdo logrado por Estados Unidos en septiembre para que los gobernantes militares haitianos que derrocaron a Aristide en 1991 dejaran el poder y permitieran su regreso.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.