INSTRUCCIONES PARA JUGAR AL MONOPOLIO

INSTRUCCIONES PARA JUGAR AL MONOPOLIO

Había que prepararse para jornadas extenuantes y agotadoras. Se construían casas y hoteles, se compraba el Paseo Bolívar, la Calle Pichincha, el Ferrocarril de Oriente. Al final, el más sagaz de todos, aquel a quienes las tías le pronosticaban un futuro más promisorio y radiante se quedaba con todo incluyendo desde los bancos hasta la paciencia de los perdedores. Era el juego del monopolio. Leyendo informes secretos, escuchando comunicados radiales o estudiando memorandos a congresistas se pueden proponer algunas instrucciones para los nuevos practicantes del monopolio. 1. Sea juez... y parte: Como no se entiende muy bien qué quiere decir aquello de interés general de la nación haga todo lo posible porque los miembros de la Comisión Nacional de Televisión o sean sus amigos o puedan serlo. Mucho mejor si representan sus propios intereses.

16 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

2. Viga en ojo ajeno: Sostenga con los argumentos más peregrinos y las ideas más descabelladas que tener operadores zonales es mantener el monopolio de Inravisión. No lea las sentencias de la Corte Constitucional donde queda claro que el derecho de fundar medios masivos requiere de la intervención estatal en razón de la naturaleza pública del espectro electromagnético.

3. Todo para uno: Siga al pie de la letra (pero al revés) el famoso lema de los Tres Mosqueteros: Todos para uno y uno para todos . Por lo tanto, rómpase sus vestiduras de marca porque la ley opina que usted no puede ser dueño de todo un canal sino que debe compartirlo con otros accionistas que además no pueden ser (que palabra tan horrible), testaferros . Pero irrítese si algún resentido le prohíbe estar en una o en otra parte. Por qué será que a los que juegan monopolio los llaman los pulpos ? 4. Ejercite la soberbia: como ya los siete pecados capitales están tan superados como el padre Astete piense que se pueden dar órdenes a ministros, congresistas y hasta presidentes.

5. Añore las subastas: ojo, no las aburridoras subastas de caridad con que tanto lo molestan sino las enjundiosas, las de miles de millones de pesos. Esas que van dejando el país en manos del mejor postor que, para el colmo de las coincidencias, casi siempre es el mismo. Qué suerte tienen algunos! 6. Los ambiguos son otros: Coja la escoba y trate por todos los medios de limpiar el espectro. Sobre todo si este se empieza a llenar de advenedizos y mucho más si son televisiones locales. Porque con ustedes, nada de gaminería! 7. Practique el fuera de zona: No se trata de una estrategia del profe Maturana. Que no le vengan con el cuento de los canales zonales. Lo que usted quiere es el país entero y si es posible ya.

8. En boca cerrada: Sí. No entra mosco. Sobre todo si se trata de rectificar. A quienes siguen al pie de la letra la instrucción 4 no les gusta aceptar públicamente que se equivocan, aunque lo hagan a menudo.

Nota final: Si sigue todas las instrucciones, usted ganará seguro. El que perderá para siempre será el país entero.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.