Secciones
Síguenos en:
Chofer reveló dónde enterró a su jefe

Chofer reveló dónde enterró a su jefe

El reloj en la mano izquierda fue el primer indicio de que el cuerpo enterrado sí era el del empresario manizaleño Hernando Jaramillo Estrada, de 81 años, quien desapareció el pasado primero de abril en misteriosas circunstancias. Para confirmarlo totalmente ayer se practicaron pruebas de ADN que todavía son analizadas.

Los investigadores del CTI de la Fiscalía y efectivos del Gaula viajaron el pasado miércoles hasta Chinchiná, a la finca Santa María, de propiedad de Jaramillo. Escarbaron entre los cafetales en el lugar indicado por Hernán Arias Gaviria, quien fue el chofer y hombre de confianza del octogenario durante 16 años.

A cambio de aligerar parte de los cargos por los que es acusado, Arias decidió confesar su participación en el crimen y reveló que Jaramillo fue enterrado en un lugar apartado del predio rural, al que ambos viajaban con frecuencia.

Al cabo de varios minutos de labores en el terreno, los investigadores hallaron el cuerpo. Jaramillo había sido enterrado con unos pantaloncillos boxer y una camiseta de esqueleto, y con el reloj que ayudó a confirmar la identidad.

“Se trató de un crimen por motivos económicos en el que Arias no actuó solo”, explicó ayer el director seccional de Fiscalías de Caldas, Gonzalo Pérez Torres.

Sin embargo, el conductor aún no ha dicho quiénes más participaron en el asesinato de su patrón.

Nuevas revelaciones acerca de cómo ocurrieron los hechos y los motivos que tuvo Arias para atentar contra su jefe se conocerán durante el juicio que se adelantará en su contra por los delitos de secuestro, asesinato y hurto.

Una extraña desaparición De Jaramillo Estrada no se tenían noticias desde hace nueve meses, luego de que Arias lo llevó a su finca Santa María el pasado primero de abril.

El conductor, que estuvo en Manizales durante los días siguientes, les dijo a los allegados del empresario que en la mañana de ese sábado lo dejó en la puerta del predio rural. Añadió que cuando se devolvió, porque tenía orden de recogerlo al final de la tarde, no lo encontró.

Ese día, como casi siempre, la única compañía de Jaramillo era Arias.

El conductor estuvo dos días en la oficina de su jefe, en el noveno piso del edificio de Casa Lúker, en el centro de Manizales, y poco después también desapareció con parte de su familia.

A mediados de abril, tras las investigaciones preliminares, un juez de garantías dictó orden de captura en su contra como principal sospechoso de la desaparición de Jaramillo.

“Arias estuvo en la silla que utilizaba desde hacía 16 años, cuando comenzó a trabajar con mi tío. Después se fue y no volvió”, afirmó en ese momento Jorge Jaramillo, sobrino del hombre de negocios.

Los familiares del empresario y la Gobernación de Caldas comenzaron desde esa época una intensa campaña a través de carteles y por el canal regional Telecafé, ofreciendo recompensas por información sobre el anciano.

‘Aprovechó la confianza’ Según las investigaciones, Arias aprovechó la confianza de Jaramillo para robarle durante los últimos años. El chofer se habría quedado con 105 mil dólares (unos 245 millones de pesos) que él y su familia le ayudaron a cobrar.

El 21 de octubre agentes del Gaula de Caldas hallaron al sospechoso en Bucaramanga, luego de siete meses de seguimientos e interceptaciones telefónicas.

Se identificaba como Jaime Eduardo Rincón Carmona y exhibió una cédula falsa. También había cambiado su apariencia física: estaba calvo y se había dejado crecer la barba en forma de candado.

Al parecer, el chofer tiene millonarias inversiones a nombre de testaferros y entre estos habría varios de sus familiares.

Arias permanece en la cárcel La Blanca, de Manizales, a la espera de la sentencia del juez.

JARAMILLO FUE LÍDER CÍVICO DE CALDAS.

Hernando Jaramillo Estrada, quien murió a los 81 años, fue reconocido en Manizales y Caldas, desde muy joven, como un activo líder cívico y cultural.

Su última participación en este tipo de actividades fue el año pasado, como miembro de la junta directiva para la celebración del centenario del departamento de Caldas, en junio del 2005.

Era el propietario de la llamada ‘Casa Estrada’, una de las joyas arquitectónicas republicanas y Art Deco, situada en el centro de la capital caldense.

Fue conocido en el mundo de los negocios como comerciante, constructor y propietario de empresas dedicadas a la finca raíz.

En sus ratos libres, Jaramillo Estrada disfrutaba de su amplia colección de arte, sus cultivos de orquídeas, del jazz y la música clásica.

No tuvo hijos y nunca estuvo casado. Según un familiar del señor Jaramillo, el conductor, que luego lo traicionó hasta llevarlo a la muerte, se convirtió en su hombre de confianza y la persona más cercana.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.