NUESTROS MÉDICOS

15 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

La íntima relación entre la ciudadanía común y corriente y el cuerpo médico es muy comprensible. No hay ciudadano alguno que no haya tenido la necesidad de asistencia médica para curar sus dolencias. El médico representa en muchas ocasiones la figura de un pastor que si no se podría llamar espiritual, sí material. Médico y paciente forman un binomio no colombiano sino mundial. Por eso el acuerdo salarial a que se ha llegado satisface plenamente a la opinión pública. Nada más triste y doloroso que esas huelgas declaradas por algunas asociaciones médicas y cuyas motivaciones suelen compartir quienes tanto admiran a sus compatriotas que han aceptado la misión de curar al enfermo, aliviarlo en los momentos de dificultad física y sacarlo al otro lado cuando lo aquejan grandes dolencias.

Las relaciones médico-paciente son el eje de una vida tranquila y protegida de los males que tanto afectan a una humanidad doliente. Bien por nuestros médicos al conseguirse la solución acordada.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.