CRECE EL CONSUMO... SE ESFUMA EL AHORRO

CRECE EL CONSUMO... SE ESFUMA EL AHORRO

Los colombianos se han dedicado a gastar a manos llenas durante los últimos dos años. La apertura de la economía generó nuevas alternativas de gasto en bienes de consumo e inversión y aparentemente la gente se endeudó más de la cuenta para financiar la compra de bienes lujosos. Esto ha incidido en un menor nivel de ahorro de la economía.

16 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

En efecto, el ahorro privado, que se entiende como lo que le queda a los hogares y a las empresas después de cubrir sus requerimientos de consumo, está actualmente en 6,2 por ciento del Producto Interno Bruto mientras que en 1990 era del 14 por ciento.

En otras palabras, en promedio cada colombiano en 1990 tenía 14 pesos ahorrados de cada cien que ganaba y hoy sólo tiene un poco más de seis pesos.\ En qué se gastan la plata? Muchos colombianos de ingresos medios y altos han decidido destinar sus recursos a la compra de vehículos.

Este es uno de los sectores que, junto con la construcción, ha registrado un auge en los últimos tres años. Mientras en 1991 el número de vehículos vendidos no superaba las 48.000 unidades, en 1993 la cifra llegó a las 142.000 unidades y para este año se espera un volumen similar de ventas.

Esto implica que en 1991 se producía un vehículo al año para cada 600 habitantes y hoy sale al mercado un carro para cada 233 colombianos.

Con una dinámica similar se ha comportado el mercado de la vivienda. Mientras en 1990 se construían 6,7 millones de metros cuadrados en 1993 la cifra llegó a 11,4 millones de metros cuadrados.

La diferencia de fondo es que la vivienda es inversión y constituye una de las principales formas de ahorro de los colombianos. Al fin y al cabo se estima que la vivienda tiene una valorización anual superior al 30 por ciento.\ En cambio, la compra de un vehículo es puro consumo: se trata de un bien que pierde su valor y se deteriora muy rápidamente.

El gran crecimiento de las importaciones también es una muestra clara del aumento del gasto de los colombianos. En 1993 entraron al país productos por 9.841 millones de dólares, es decir, 51 por ciento más de lo que se compró en 1992.

No obstante, el 38 por ciento de estas importaciones fueron bienes de capital que han contribuido a aumentar el nivel de inversión, pueden generar valor agregado y, por ende, impulsan el aumento del ahorro en el futuro.

El desahorro El problema es que los colombianos se están gastando más de lo que tienen ahorrado.

De acuerdo con la Unidad de Análisis Macroeconómico del Departamento Nacional de Planeación (DNP), mientras el ahorro privado representará este año el 6,2 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) el gasto en inversión será equivalente al 12,5 por ciento.

La conclusión es clara: los hogares y las empresas han tenido que salir a buscar recursos en los bancos y otras fuentes de financiación para cubrir la diferencia (6,3 por ciento del PIB) que según el Ministerio de Hacienda vale cerca de 4.000 millones de dólares (3,3 billones de pesos).

Por ello se explica el excesivo endeudamiento con bancos y otras entidades financieras, que en los últimos doce meses ha crecido más del 47 por ciento. Los colombianos tienen préstamos del sistema financiero por unos 16,6 billones de pesos, o lo que es lo mismo: cada colombiano le debe en promedio 474.000 pesos a las entidades crediticias.

Sin embargo, estos recursos no han sido suficientes. Los colombianos han adquirido deudas en el exterior que al finalizar este año podría superar los 7.500 millones de dólares, cifra que es casi igual a las reservas internacionales o saldo que le queda al país entre lo que tiene que pagar y lo que le ingresa del resto del mundo.

Ahorro en bancos Mientras el ahorro general de la economía muestra una tendencia decreciente, la plata que tiene la gente guardada en los bancos y otras entidades ha crecido como espuma.

Cuál es la diferencia entre las dos clases de ahorro? El ahorro en bancos equivale a los excedentes monetarios de las empresas y las familias que se depositan en cuentas o se invierten en papeles de renta fija. Teóricamente, esta plata debe servir para financiar el consumo y la inversión de la economía.

En cambio, el ahorro general de un país equivale a la inversión de los sectores público y privado. Es decir, todos los bienes de capital, industrias o infraestructura nueva.

Lo cierto es que, como resultado del proceso de internacionalización de la economía el país empezó a experimentar un ingreso acelerado de capitales en parte atraídos por las tasas de interés.

Por ello hoy cada colombiano tiene en promedio cerca de 400.000 pesos en cuentas de ahorro y papeles a término fijo. es decir, el sistema financiero maneja unos 13.7 billones de pesos. Esta cifra creció 40 por ciento en los últimos doce meses.

Pero la cifra es muy pequeña frente al tamaño de la economía y existe un enorme margen de crecimiento. Se estima que el dinero en poder del público y el que está ahorrado equivale al 36 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB).

De acuerdo con un estudio del Fondo Garantías de Instituciones Financieras (Fogafin) se necesitarían siete años para acercarse a los niveles de países desarrollados donde esa proporción es superior al 60 por ciento .

Guardar para mañana Todas las personas necesitan ahorrar para tener su futuro asegurado durante su vejez. Lo mismo le sucede a un país. En la medida en que la población se hace más vieja, una economía necesita un mayor acervo de ahorro para financiar a aquellas personas que ya no producen.

Por ello debe preocuparse por mejorar sus inversiones para evitar problemas económicos a mediano y largo plazo.

En el caso de Colombia, la inquietud por los bajos niveles de ahorro, ha hecho que se estudien alternativas para aumentarlo.

Una de ellas es el sistema de pensiones, que en el largo plazo se constituirá en una de las principales bases de ahorro del país.

Las evaluaciones iniciales sobre la evolución del sistema de pensiones indicaban que en el primer año de operación del sistema, los fondos acumularían recursos por 70.000 millones de 1992 y unos 208.000 millones en el segundo año. Estos cálculos se hicieron bajo el supuesto de que cada año se trasladaría al nuevo sistema el 20 por ciento de los afiliados al Instituto de Seguros Sociales.

La realidad es menos optimista. En los primeros cinco meses de operación, los fondos apenas han logrado acumular un ahorro por unos 6.423 millones de pesos.\ De todas formas, las esperanzas de desarrollo del mercado de capitales colombiano y de aumento de los niveles de ahorro están puestas en el naciente sistema de pensiones, que en países como Chile, ha acumulado más de 14.000 millones de dólares en 13 años.

Otra de las herramientas de que dispone el Gobierno para incrementar el ahorro es la bonanza petrolera. Se estima que la producción de Cusiana le dejará al país ingresos netos hasta el año 2015 por cerca de 17.000 millones de dólares (el equivalente a el total de la deuda externa colombiana).

Una buena parte de estos recursos se ahorrarán en el exterior, para gastarlos paulatinamente. Ese será el objetivo del Fondo de Estabilización Petrolera.

El nivel de ahorro determina el crecimiento de una economía. En la medida en que Colombia logre mejorar su capacidad de guardar para el futuro, será posible una mayor inversión y ello significa más empleo, mejores ingresos y un aumento en el nivel de vida.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.