CONTRABANDO DE CAFÉ, UN NUEVO SACO ROTO

CONTRABANDO DE CAFÉ, UN NUEVO SACO ROTO

Por las trochas, ríos y esteros de Nariño que llegan hasta la frontera con Ecuador, se ha ido abriendo paso la ruta de contrabando del café. Más de tres mil toneladas mensuales del producto, tipo exportación, salen a los mercados internacionales, evadiendo todos los controles. Por eso muchos la llaman: la nueva ruta del café. A lo largo de esta frontera, que tiene una extensión de 640 kilómetros y limita, además, con Perú y Brasil, el contrabando se ha convertido en un negocio muy atractivo y con menos riesgos . Según los organismos del Estado, hasta la guerrilla ya está haciendo parte del lucrativo negocio , por el cual recibe millonarias sumas de dinero como reconocimiento a su escolta de los vehículos que llevan la carga.

16 de octubre 1994 , 12:00 a. m.

Aunque no se presentan denuncias concretas, ni se habla abiertamente sobre el tema, lo cierto es que este comercio ilegal genera pérdidas a la Federación Colombiana de Cafeteros y a los municipios dedicados a su cultivo, al dejar de recibir los aportes por la comercialización del grano en el exterior.

La carga de 125 kilos está a 206.250 pesos. De ahí se descuentan 17.000 correspondientes al Título de Ahorro Cafetero (TAC). Así mismo, los exportadores deben realizar un reintegro a la Federación, a través del Banco de la República. Ese proceso se evita mediante la salida clandestina del café.

La actividad resulta atractiva para algunos cultivadores, pues los contrabandistas pagan entre 10.000 y 20.000 pesos más por carga que la misma Federación. Islan Espinosa, alcalde de Sevilla, en el norte del Valle del Cauca, dice que conoce comentarios sobre el asunto pero no hay denuncias oficiales.

En Risaralda se conoce de la visita de compradores provenientes de Ecuador y Venezuela.

Actualmente, la carga de dos bultos de cinco arrobas es comprada legalmente a 206.000, mientras que la arroba se adquiere a 20.600 pesos. La Federación exporta un saco de 70 kilos de café Almendra a un precio de 297.000 pesos.

Un vocero del gremio cafetero dijo que el problema se refleja en que el Comité de Sevilla, por ejemplo, adquirió este año 12.000 millones de sacos, lo que representa unos 1 500.000 sacos menos que el año pasado. Esta reducción se debe a la broca y a que una parte se desvía al contrabando.

Las autoridades apenas empiezan a indagar sobre este tema, pero los caminos del contrabando se extienden. Las rutas más utilizadas en la frontera con el Ecuador son las trochas de los municipios nariñenses de Cumbal y Carlosama, el Puente Internacional de Rumichaca, al igual que los ríos Putumayo y Mirá.

Los mecanismos de control para impedir la salida del café en los últimos tres meses, han arrojado la inmovilización de 27 tractomulas y el decomiso de 7.665 sacos de 60 kilos cada uno, unas 460 toneladas, solo en Nariño.

Además, después de los primeros decomisos, se restringió inicialmente el despacho de café a los tostadores de Pasto e Ipiales.

Se sabe que el valor del producto contrabandeado se multiplica al pasar a Ecuador. El precio de cada cargamento es de unos 78 millones de pesos, cifra que se duplica al otro lado de la frontera y puesto en Guayaquil, se quintuplica. Luego toma rumbo por vía marítima a Estados Unidos y Europa.\ Este no es un dolor de cabeza exclusivo de Nariñense , afirman voceros del Comité Departamental que señalaron que se trata de un problema nacional y hay contrabando por otras fronteras.

Pero los nariñenses dicen que su drama sí es doble pues estamos dejando de recibir 1.600 mil millones de pesos debido a que no se reconoce plenamente el 3.7 que corresponde a ese departamento por las exportaciones del grano. Este planteamiento hace parte de una diferencia con las autoridades cafeteras del país.

Control a medias El transporte de café por carreteras nacionales está regulado por el Decreto 1538 del 15 de mayo de 1.986 y para la Policía, ese no es un delito. Quienes lo hacen se exponen a una simple contravención a la legislación aduanera. Nosotros nos limitamos a que demuestren que esos cargamentos estén amparados con las respectivas guías . Por ejemplo, los carros que llevan el producto en las vías del Cauca disponen de ese registro y las autoridades no pueden inmovilizarlos.

Un vocero del Comité de Cafeteros del Cauca, dijo que se han hecho esfuerzos para controlar la situación, inclusive se ha ofrecido una recompensa de cuatro a siete millones de pesos, por cada tractomula, que se pare con carga ilegal, pero hasta ahora no se ha hecho ningún pago por ese concepto.

Todo pasa en forma aparentemente legal, pero el contrabando está afectando notablemente al Fondo Nacional del Café, por la elevada cantidad de divisas que deja de recibir, en perjuicio del gremio cafetero , señala un dirigente de la región.

Al Putumayo, el café de contrabando llega por la carretera Bogotá-Neiva- Pitalito-Mocoa-Puerto Asís, y luego es transportado en lanchas o barcazas por los ríos Putumayo y San Miguel. Por cada 200 sacos que pasan el río se están pagando 500 mil pesos.

Un negocio bastante técnico? A caballo o en las mismas espaldas se mueven las cargas de contrabando por las vías rurales de los municipios de Carlosama y Cumbal La ruta inicial era a través de la carretera Panamericana y el Puente Internacional de Rumichaca. Como los cargamentos llegaban a Nariño supuestamente para ser utilizados por las tostadoras regionales, nadie creía que se trataba de un negocio organizado.

Incluso, a este contrabando algunos le dieron el nombre de técnico . Mediante este sistema, los organismos de control establecieron que el número de tractomulas que llegaba a la frontera semanalmente era entre 30 y 35.

Cuando las autoridades descubrieron que la cantidad de café que se despachaba a las empresas nariñenses superaba su capacidad de trabajo, se redoblaron los mecanismos de vigilancia y control.

Esto hizo que los contrabandistas desviaran sus rutas por otros sectores de la geografía regional y nacional.

En Nariño se encuentran establecidas y registradas un total de diez empresas tostadoras con capacidad para procesar no más de once mil sacos mes.

Sin embargo, entre octubre y diciembre del año pasado, esas mismas empresas recibieron 54.875 sacos, y entre enero y mayo de este año, les fueron despachados 138.760 sacos, lo que sirvió para que se tejiera toda clase de comentarios a su alrededor.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.