Secciones
Síguenos en:
FORO DEL LECTOR

FORO DEL LECTOR

- La indignante corrupción Señor Director: En relación con el desfalco a Cajanal, denunciado por la Unidad Investigativa de EL TIEMPO el pasado domingo, es indignante continuar viendo cómo unos pocos se enriquecen desfalcando al país, mientras que por el otro lado muchos compatriotas mueren por causa de la miseria. Sin embargo, y a pesar del reconocimiento a toda su labor periodística, considero que debería existir algún tipo de filtro que impida que “personajes” como Cabrera Polanco, haciendo uso de su mal habido poder económico, publiquen avisos millonarios denunciando el supuesto “maltrato” que las autoridades les están dando. Este tipo de publicaciones se convierten en ridículas luego de las pruebas presentadas por su periódico.

Javier Guevara .

- No pudo renovar la cédula Señor Director: Este lunes 18 de diciembre me acerqué a la Registraduría Civil de la 7 con 17 (pasaje Santander), pues correspondía mi número de cédula de ciudadanía según el pico y placa y dentro del horario de 8:00 a 16:00 horas. Al preguntar por el trámite, el celador afirmó que las máquinas estaban dañadas y el auxiliar de policía dijo que ya no había servicio. Y al observar a los funcionarios encargados de dicho trámite, se encontraban sin hacer nada.

¿Será que no se cumplen las órdenes de doña Alma-Beatriz? ¿En dónde puedo renovar mi cédula? ¿Ampliarán el plazo del 31 de diciembre? Javier Fula Avella.

- Corazón a Corazón Señor Director: Como noticia positiva finalizando el año, es bueno destacar la celebración de los 25 años del programa “Corazón a Corazón”, fundado por el cardiólogo sangileño, Franklin Roberto Quiroz. Programa de salud que ha salvado la vida a miles de niños de Colombia y otros países del continente, operados en el país y en Estados Unidos.

Las bodas de plata, el pasado mes de noviembre, fue todo un acontecimiento en San Gil y Bucaramanga, con la asistencia de galenos colombianos y norteamericanos.

Tulio Prada García San Gil, Santander.

- Las víctimas van a pie Señor Director: Increíble que, según se informa, mientras los victimarios llegan en Toyota y parafernalia incluida, las víctimas no tienen dinero para asistir a las audiencias. ¡Qué horror! Si ese es el inicio de los juicios de reparación y verdad, apaga y vámonos.

Emel Mosquera Rivas Garzón, Huila.

- El ‘destape’ de los ganaderos Señor Director: De acuerdo con su editorial (19-12-06), sobre la reacción de los ganaderos de formar un grupo armado para defenderse. Pero no dice nada sobre quienes conforman los grupos supuestamente afectados. Muchos desde hace años eran los mismos narcotraficantes, ahora convertidos en los mayores terratenientes del país.

Tampoco menciona los intereses de los militares, quienes para su lucha antiguerrillera han preferido que otro grupo haga el trabajo sucio.

Le recomiendo ahondar en el tema Alex Bastidas * * * * Señor Director: Ahora resulta que las nuevas realidades imponen que aceptemos que los señores terratenientes se ampararon o se convirtieron en grupos paramilitares para defenderse de los atropellos de la guerrilla ante la “ausencia del Estado”, aunque eso sí, es inaceptable que pensemos siquiera que campesinos y colonos se pudieron haber amparado en los grupos guerrilleros o unido a ellos para defenderse de los atropellos de los terratenientes y otros poderosos intereses, ante la “ausencia del Estado”.

¿En qué andaban el Estado y sus instituciones mientras ricos y pobres se lamentaban de su ausencia y actuaban en conformidad? Patricia Ardila * * * * Señor Director: El paramilitarismo es una respuesta social a la desprotección del Estado por mucho tiempo, en diferentes zonas del país, solo que después, como en toda familia, comenzaron a aparecer las ovejas negras y a cambiar el rumbo, en donde el narcotráfico también aportó.

Es conveniente que no solo se destapen los ganaderos, sino toda la sociedad en sus diversas instituciones y agremiaciones. Seguimos siendo una sociedad hipócrita, que se escandaliza cuando alguien dice la verdad y no tenemos en cuenta la verdad que cada uno lleva por dentro, por conocimiento directo o indirecto.

Moisés Palma Palma Bogotá.

- La coca en la frontera Señor Director: Para sembrar diez mil hectáreas de coca en la frontera con Ecuador se requirió destruir igual número de hectáreas de bosque en una zona, patrimonio no sólo de Colombia sino de la humanidad. Nadie protestó por este monstruoso delito, ni aun por quienes manifiestan hacer “presencia permanente” en el sitio. ¿Quién se percató y benefició de la enorme cantidad de madera obtenida? ¿Por dónde y cómo salió? Si a esto se suma el descomunal beneficio del narcotráfico para nuestro peor enemigo y el perjuicio para todos los países, ¿qué significado puede tener el uso temporal de un componente de herbicidas similares a los que se utilizan para erradicar plagas en cultivos lícitos? José M. Victoria Bogotá * * * * Señor Director: Resultó ridículo el espectáculo del Comandante de la Policía Nacional, general Castro, cuando dizque permitió que lo fumigaran con glifosato, en momentos en que se desarrollaba esta operación en un área del sur del país.

¿Esto quiere decir entonces que los campesinos que han denunciado ante los medios los efectos nocivos de dicha sustancia, son unos mentirosos? Yo considero que son quienes viven en la zona los que tienen la razón. El oficial no ha perdido cultivos lícitos, que también son fumigados; ni sus hijos sufren de enfermedades de la piel, como se ha demostrado en los lugareños. Nuevamente se engaña a la opinión pública. Hay que ver la cantidad de glifosato con que se fumigaría el general.

Edilberto Torres Baquero Bogotá * * * * Señor Director: Colombia está en todo su derecho de preservar el orden y combatir el terrorismo, acabando con sus fuentes de financiación como lo es la coca sembrada a lo largo de la frontera con Ecuador. ¿Tienen miedo Ecuador de enfrentar al terrorismo en su frontera? El gobierno colombiano no se debe amilanar ante las amenazas del vecino país de que va a pedir visas, a deportar, etc. De otro lado, el pueblo ecuatoriano es el que pierde al permitir que utilicen su territorio como guarida.

Hans Alberto Basto R.

Bogotá

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.