Secciones
Síguenos en:
EXPERTOS DICEN QUE LA IGLESIA PERDIÓ INFLUENCIA Y OBISPO ADVIERTE QUE UNOS QUIEREN VOLVERLA PA

EXPERTOS DICEN QUE LA IGLESIA PERDIÓ INFLUENCIA Y OBISPO ADVIERTE QUE UNOS QUIEREN VOLVERLA PA

En la Santa Sede sienten que la Navidad está en peligro. Desde la casa del Papa de Roma se advierte que la principal fiesta religiosa del mundo cristiano, en la que se celebra el nacimiento de Jesús, está siendo amenazada por el “consumismo ” y la “indiferencia”.

La voz de protesta y preocupación es oficial. En su edición del pasado domingo, el diario del Vaticano, L’Osservatore Romano, expresó que hay una “guerra contra la Navidad”, que intenta “borrar todas sus tradiciones” y convertirla en “una simple fiesta de placeres y despreocupación”.

En este conflicto espiritual, la pérdida paulatina de los símbolos cristianos es la principal queja.

“Lo que más perplejidad produce es la desaparición definitiva de toda referencia religiosa en las tarjetas, las estampillas y las postales impresas especialmente para Navidad, y que ahora muestran muñecos de nieve y renos, y no la estrella de Belén, los Reyes Magos u otras imágenes de este tipo”, lamentó el diario.

Lo que alimenta esta “guerra”, según el periódico, es la excusa de muchos de no referirse al sentido religioso para no ofender a los que no creen.

“Cuando se rompe el silencio circunspecto que rodea esta guerra de Navidad, se dice que todo está justificado por la necesidad de no ofender la sensibilidad de los no creyentes y de los fieles de otras religiones”, subrayó el diario.

Este llamado de atención se hace en una época en la que los niños esperan que llegue la medianoche para abrir sus regalos. Para muchos, han quedado atrás las visitas a las iglesias e, incluso, no es tan común rezar la Novena, tradición que, quizás, en próximos años será una rareza.

‘Quieren ocultar lo religioso’ Entonces, ¿qué está pasando con el viejo espíritu de la Navidad? Monseñor Libardo Ramírez, presidente del Tribunal Nacional Eclesiástico, coincide con la tesis del diario romano en que hay “sectores que quieren ocultar el sentido religioso de la fiesta para convertirla en algo pagano”.

El obispo –quien pone de ejemplo el alumbrado de Bogotá que “dejó a un lado los símbolos cristianos”– se queja de que hay sectores que venden la idea de que “lo religioso está pasado de moda y que hablar de eso implica imponer ideas, injustificado para un país laico”.

Otra visión tienen algunos teólogos. El padre Luis Alberto Roballo, rector de la Universidad San Alfonso, de Bogotá, sostiene que los países cristianos han sufrido fuertes cambios.

“Yo veo esto como una evolución social muy normal –explica el padre Roballo–. Estos países han experimentado fuertes avances en comunicaciones, economías y en las mismas apariciones de alternativas religiosas”.

‘Ha perdido influencia ’ Por otro lado, Fabián Sanabria, director del Instituto de Estudio de las Religiones (Icer), explica que hoy las fiestas religiosas tienen mezcla de diferentes movimientos, como las fiestas nacionales.

“El espacio y el tiempo fueron controlados por las religiones. Hoy, las instituciones que administraban lo simbólico y lo imaginario no tienen la misma credibilidad de antes”, afirma.

Sobre el llamado de “guerra” del Vaticano, Sanabria sostiene que no hay tal, lo que pasa es que hay un desencantamiento. “Las religiones entraron a la democracia”, dice.

Fabián Salazar, coordinador del Centro de Estudios Teológicos y de las Religiones, sostiene que el problema radica en la familia. “Todos esos valores se fueron trabajando con la familia y hoy las personas están cada vez más solas. Lo importante es que la Iglesia entienda los cambios y se adapte al hombre contemporáneo”, dice.

Los que viven la celebración diferente .

En el país, algunos no van a celebrar la Navidad como lo hacen los católicos.

Entre ellos está la comunidad judía.

Sin embargo, desde el pasado viernes y por ocho días celebran una fiesta milenaria llamada Januca, en la que todas las noches se encienden las velas de un candelabro de nueve brazos en el hogar judío.

Por su parte, los musulmanes, que son cerca de 30.000 en el país, tienen diferentes formas de vivir esta fecha importante para los cristianos.

“Hacemos una cena y hacemos una oración. Ese día recordamos a María, Jesús, Juan Bautista y el ángel Gabriel y leemos la sura 19 del Corán, que está dedicada a María”, explica Julián Zapata, director del Centro Cultural Islámico, en Bogotá.

Otro musulmán colombiano, Nelson Ordóñez, de la Asociación Benéfica Islámica, de Bogotá, dice que si están con católicos comparten la celebración.

Incluso, en algunos casos se les compran regalos a los niños, especialmente si son matrimonios mixtos (católico y musulmán).

.

LA NAVIDAD EN TRES GENERACIONES Dora Cadavid En lo que más ha cambiado la Navidad es en los regalos. “En mi época eran cositas de poco valor que se daban para recordar que uno quería a una persona. Hoy en día el regalo menos costoso es una ancheta de 200 mil pesos, y los niños le piden al Niño Dios un ‘iPod’ de 600 mil pesos”. Por eso, para esta mujer de televisión “lo que toca es quitarles desde chiquitos eso de que pidan tanto”. También considera que el amor entre los padres y los hijos es diferente y que la Novena se ha cambiado por el “trago y la pachanga”.

Moisés Cadavid A sus 42 años recuerda las Navidades en las que les escondían los juguetes por toda la casa y las fiestas en Medellín, cuando jugaba en la calle con sus vecinos, sus padres cocinaban y amanecía hasta las 6 de la mañana.

“Ahora eso se ve muy poco, la sociedad ha cambiado tanto que dejamos que nuestras costumbres se perdieran. Los niños ya no se conforman con un detalle”.

Daniela Cadavid La última de la generación Cadavid, de 13 años, confiesa que espera la Navidad especialmente para recibir regalos. “Ahora se pide lo último en tecnología, yo quiero un ‘iPod’, ropa o música”. Sin embargo, también admite que lo más importante es reunirse con la familia, preparar la cena y cantar villancicos. “Creo que todavía conservo las tradiciones de mi familia”.

¿De dónde viene la fiesta religiosa?.

Las dudas sobre la verdadera fecha de nacimiento de Jesús siempre han existido. De hecho, la conmemoración de la Natividad se festejó por primera vez con el sentido que tiene hoy, el 25 de diciembre del año 336, en Roma.

Hasta el siglo V la Iglesia de Oriente conmemoró, todos los 6 de enero, el nacimiento y bautismo del Niño Dios de los cristianos.

Con el tiempo las diócesis orientales, con excepción de la Iglesia Armenia, fueron adoptando el 25 de diciembre y dejando de lado el 6 de enero.

Las razones del porqué se conmemora la llegada de Cristo el 25 de diciembre no se conocen del todo, pero se considera probable que los cristianos de aquella época hubieran propuesto reemplazar con el nacimiento de Cristo la fiesta pagana conocida como ‘natalis solis invicti’ (fiesta del nacimiento del sol invicto), que correspondía al sol de invierno en el Hemisferio Norte.

Con el cambio de fechas, finalmente en Roma se escogió el 6 de enero para celebrar la llegada a Belén de los Reyes Magos, con sus presentes de oro, incienso y mirra.

LAS DOS CARAS DEL FENÓMENO.

Las columnas de especialistas en religión en el blog Confesiones. Todos los días hay nuevas opiniones.

" Hoy las instituciones que administraban lo simbólico y lo imaginario no tienen la misma credibilidad de antes”.

Fabián Sanabria, experto en sociología de las religiones.

" Se vende que lo religioso está pasado de moda y que hablar de eso implica imponer ideas, injustificado para un país laico”.

Monseñor Libardo Ramírez, presidente del Tribunal Nacional Eclesiástico.

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.