Secciones
Síguenos en:
Colombia está ahí...esperando(nos)

Colombia está ahí...esperando(nos)

Ya está (casi) comprobado que nos va a tocar a nosotros, a los de abajo, a los de salarios normales, a los que nos toca pagar los viajes en avión porque no nos dan unos tiquetes mensuales, a los que nos suben en salario una pírrica cantidad, a los que no nos da lujoso carro con escoltas el Estado, a los que cuando viajamos no nos dan 300 o más dólares diarios para gastar en tinto, galguerías (como dicen los bogotanos), mecato (como dicen los paisas), cigarrillos y chicles...

.

En fin, nos va a tocar a los honestos del montón, en definitiva a los que no somos Honorables por título rimbombante, salvar el país. Porque con ellos, con los aludidos Honorables, no solo no lo salvamos sino que lo hundimos más.

Hay muchas forma de trabajar por el país. Quiero hoy, en vísperas de vacaciones navideñas y de fin de año, proponer una: conocer el país, para así poder amarlo y saber lo que (¡Dios no lo quiera!) perdimos, cuando lo perdamos.

Obviamente, mientras unos pueden salir a conocer el país, otros, muchos millones de colombianos, salen diariamente, no a conocerlo, sino obligados por la situación a buscar el sustento diario.

Acaba de publicar Villegas Editores el libro de lujo Los parques nacionales.

Es un buen regalo de navidad y, con él en mano, propongo salir a visitarlos.

Algunos tienen ahora magnífica infraestructura. El Gobierno Nacional pidió ayuda a particulares para dotar a algunos parques de excelentes instalaciones. Allí están Amacayacu, Tayrona y el Parque de los Nevados.

El primero ofrece la lujuria tropical del paisaje de la selva amazónica.

El segundo, la inmensidad del mar y de las playas. Caminar descalzo por ellas, en silencio, por ese límite entre la alta ola que muere y las arenas puras, es un ejercicio de filosofía. Se piensa mucho.

Y el tercero ofrece el mundo de la alta montaña. Caminar desde las cabañas de El Cisne hasta la Laguna Verde Encantada, con los debidos permisos del Parque de los Nevados, recorriendo ese que yo he llamado ‘caminito al cielo’, es gozar del más bello, colorido, silencioso y solemne camino del país.

Quedan muchos Parques Nacionales Naturales que se pueden visitar: el Puracé, con sus caminos perfectamente señalizados hasta el cráter del volcán; la laguna de La Cocha en el siempre sorprendente departamento de Nariño; allí se encuentra la isla Corota, que es santuario de flora y fauna.

Igualmente, los Estoraques, en Norte de Santander, ofrece la espectacularidad de las torres que la erosión ha fabricado a lo largo de los siglos.

La alta Guajira es un destino soñado por todos los colombianos. Las islas del Rosario, el Parque Nacional Tuparro en el Orinoco.

En fin, por donde se la mire, Colombia es un paraíso, quizás el paraíso del planeta.

* * * * Nada y mucho que ver con lo anterior. Desde hace meses circula por Internet una serie de fotos mías de Colombia. Algunas personas, sin mi autorización, montaron casi una veintena y las han enviado por todo el mundo con diferentes finalidades. Unas de tipo derechista, otras de tipo izquierdista.

Desapruebo el abuso. Mis fotos no son para atacar a nadie, al que sea, a los que sean. Mis fotos son para hacer amar el país

Llegaste al límite de contenidos del mes

Disfruta al máximo el contenido de EL TIEMPO DIGITAL de forma ilimitada. ¡Suscríbete ya!

Si ya eres suscriptor del impreso

actívate

* COP $900 / mes durante los dos primeros meses

Sabemos que te gusta estar siempre informado.

Crea una cuenta y podrás disfrutar de:

  • Acceso a boletines con las mejores noticias de actualidad.
  • Comentar las noticias que te interesan.
  • Guardar tus artículos favoritos.

Crea una cuenta y podrás disfrutar nuestro contenido desde cualquier dispositivo.